Artesanía tex

DePicnic, un mundo pop envuelto en hilos

DePicnic, un mundo pop envuelto en hilos

23 diciembre, 2019
El arte del bordado ha sido considerado durante mucho tiempo como algo menor, algo a lo que las mujeres debían dedicarse por las tardes, cuando no tenían nada que hacer. Quizá por eso hoy en día lo hemos terminado por asociar con nuestras abuelas, las meriendas y las tardes de invierno que nunca acaban alrededor de la mesa. De hecho, en 1984 la historiadora del arte Rozsika Parker sacó a la luz un artículo sobre La puntada subversiva: el bordado y la construcción de lo femenino en el que se sumergía en la historia de este arte para comprobar su relación con las mujeres. Sí, al bordado se dedicaban y dedican ahora las mujeres, pero también lo hacían como una manera de evadirse y juntarse: un espacio que era propio.