Pájaro Sunrise o cómo experimentar con el sonido en busca de nuevas sensaciones

Por Marieta Zubeldia

Nadie puede imaginar dónde y cuándo nace el talento. Es imposible mirar a un bebé y saber cuál será su forma de estar en el mundo cuando crezca. No podemos averiguar si el llanto o la risa de un niño se transformarán con el tiempo en algún tipo de creación artística. Y hace 40 años, en León, el nacimiento de Yuri Méndez siguió la línea que cabía esperar. Nadie detectó la estrella del crío que acababa de llegar.

Con los años Yuri creció y la música marcó sus días. A los 16 empezó a escribir letras y a los 17 añadió las melodías. Todo fue cuestión de identificarlo y, cuando a uno le sale de dentro, pocas señales más hacen falta. La personalidad comenzó a definirse hasta que hubo otro alumbramiento. De Yuri nació Pájaro Sunrise. Un alter ego que, sin ninguna pretensión, terminaría convirtiéndose en revulsivo para todos aquellos que lo descubrieron.

Miles de fans y ocho álbumes después, el artista sostiene que “hacer canciones era un deseo de cuerpo entero”. Y en su concierto de Jardín Cervezas Alhambra comprobamos que esa honestidad, esa presentación sin aditivos y completamente natural se mantiene también ante el público. Verlo actuar es imbuirse en una burbuja de estímulos ante los que no podemos hacer otra cosa que dejarnos llevar.

Sus inquietudes musicales despertaron con estilos bastante diferentes entre sí: «el country primitivo, la electrónica africana o la música de cámara», aunque él es más de canciones que de géneros. En este sentido, hay cinco títulos a los que vuelve a menudo, pero nunca ha tocado: Down to the Sound, de Bibio; A Silver Song, de Conspiracy of Owls; She looks just like you, de Sean Nicholas Savage; Natural Acts de Sonny & The Sunsets o Jamelia, de Caribou. Le gustan todas y cada una a su manera con aquello particular que las distingue. «El dramatismo ochentero de Sean Nicholas Savage, el bajo y la batería de A Silver Song o el vitalismo de Natural Acts», añade.

Volviendo al concierto, donde es capaz de generar atmósferas en las que la emoción y las sensaciones fluyen en una corriente ininterrumpida, Yuri es claro y humilde cuando le preguntamos qué busca despertar en su público. Así, asegura que más que intentar despertar en alguien una sensación concreta, a la hora de crear busca «conmoverse a sí mismo».

«Me cuesta mucho terminar una canción, por buena que sea, si las primeras veces que la toco no me remueve algo por dentro. Sólo puedo esperar que lo que me conmueve a mí conmueva también a otros, pero eso es algo que escapa a mi control y no siento la necesidad de tenerlo en cuenta», asegura.

De lo que más disfruta es de escuchar y componer música. De hecho, cuando crea, es como si fuera un juego. Un juego que practica con cariño y esmero, igual que el proceso de elaboración que siguen los maestros artesanos de Cervezas Alhambra. A Yuri le gusta experimentar y recrearse con calma en todas las posibilidades que le ofrece la materia prima con que cuenta, sus instrumentos.

Esto se refleja bien en la grabación de Hopefully, incluida en su disco Kulturkatzenjammer. «Dediqué mucho tiempo a esta canción en la que básicamente todos los sonidos están hechos con instrumentos que normalmente se emplean con una función distinta», explica Yuri y recalca «el sonido me interesa mucho y experimentar con él es una parte fundamental de lo que hago».

Evita definir su estilo, pero es claro con su trabajo. «Escribo canciones y las grabo con los instrumentos que tengo a mano; después intento que suenen lo mejor posible y que digan exactamente lo que quiero decir, aunque no sepa exactamente qué es hasta que no están terminadas: podría decirse que tiene algo de psicoterapia DIY». Pájaro Sunrise hace que lo complicado parezca sencillo.

Acaso porque él es un artista puro que hace lo que hace por amor al proceso tanto como al resultado. Sincero, respetuoso con las referencias y reflexivo en sus declaraciones. Él hace «sin pensar» pero, al mismo tiempo, después piensa mucho en lo que ha hecho. Hay un poco de ambas cosas en él. No es amigo de definirse a sí mismo como artista y, sin embargo, nos da la mejor respuesta al preguntarle por las claves que lo dibujan: «deben de ser las mismas que me definen como ser humano».

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Conciertos Momentos Alhambra

Conciertos Momentos Alhambra

17 septiembre, 2019
Para un momento y siente las buenas vibraciones de los Conciertos Momentos Alhambra. Descubre talentos emergentes y disfruta de artistas consagrados a través de los 8 conciertos que se darán cita en espacios singulares de todo el país.