Llevas escuchando Farfisas desde mucho antes de Beirut: la historia de un órgano mítico

Por Cervezas Alhambra

Una imagen de BeirutAnoche, la ciudad de Madrid iba a escuchar por primera vez en directo a Beirut gracias a su actuación en Noches del Botánico. Sin embargo, una laringitis dejaba fuera de combate a Zach Condon, para desazón de todo el mundo. La banda del norteamericano se disponía a estrenar su quinto disco; un trabajo cuya gestación partía de un órgano casi tan mítico como la mezcolanza de folk e indie que factura Beirut: el Farfisa.

Los órganos Farfisa reciben el nombre de las siglas de su fabricante italiano: Fabriche Riunite di Fisarmoniche. Dedicada a la fabricación de acordeones y viendo el éxito que comenzaban a tener los modelos de Vox, en 1964 ponían en circulación su propio modelo.

Un año más tarde, el característico sonido del Farfisa ya retumbaba en hogares y guateques de la mano de una de esas canciones cuyo ritmo ha trascendido generaciones, “Wooly Bully” de los tejanos Sam The Sham and the Pharaohs.

“Wooly Bully” y, en general, el sonido garagero de los años 60 fueron la primera piedra de esta historia de amor entre los órganos Farfisa y algunos de los músicos, bandas y géneros musicales más excitantes de la historia moderna. A continuación, algunos ejemplos:

Philip Glass

El norteamericano Philip Glass es una de las mentes más influyentes en la música del siglo XX y XXI -desde Aphex Twin a Brian Eno, cuesta encontrar artistas que no lo mencionen como una gran influencia musical en sus carreras-. Sus composiciones, basadas en la repetición de estructuras, y su temprano contacto con las nuevas tecnologías musicales (sintetizadores polifónicos, samplers, controladores midi…) siempre han situado a Glass en la vanguardia de la composición. Ya a finales de los años 60, cuando el Farfisa era una novedad, Glass contó con él para las composiciones ideadas para su Philip Glass Ensemble.

 

África Cósmica – Highlife, Etiojazz, Afrobeat…

La influencia que tuvieron los órganos Farfisa y de otras marcas en la música africana en los años 60 y 70 es innegable. Imaginad mezclar la amplia variedad creativa de todo un continente con el abaratamiento de los instrumentos; el resultado, huelga decirlo, fue una explosión creativa -en calidad y cantidad- sin precedentes. No es de extrañar que a este punto de inflexión le siguieran los periodos más prolijos de grandes nombres como Fela Kuti, Mulatu Astatke o Ebo Taylor. En la discografía de todos ellos podemos escuchar el sonido del Farfisa:

Fela Kuti

 

Ebo Taylor – Appia Kwa Bridge

 

Mulatu Astatke – “Mulatu of Ethiopia”

 

Stereolab

La banda de Tim Gane y Laetitia Sadier fue uno de los puntales del sonido alternativo de los noventa; en ella mezclaban influencias tan dispares como el pop luminoso de los años 60 con el kraut-rock alemán, las bandas sonoras o la bossa nova. En su primera etapa como banda, en la década de los 80, el sonido del Farfisa se convirtió en habitual en sus canciones. Como ellos mismos reconocían en una entrevista en 2013: “El Farfisa creó el sonido básico de Stereolab”, haciendo referencia al viejo Farfisa Bravo que adquirieron en una tienda de segunda mano. No es de extrañar la banda franco-británica le dedicara una canción al instrumento:

 

Fotos | Facebook/@nochesbotanico, Facebook/@beirutmusic

En Momentos Alhambra | Ver a John Grvy en directo es una experiencia que querrás vivir y compartir

En Momentos Alhambra | Pájaro Sunrise o cómo experimentar con el sonido en busca de nuevas sensaciones

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
10 sobre 10

10 sobre 10

20 abril, 2018
Diez ciudades. Diez conciertos. Diez Momentos Alhambra con un objetivo común: disfrutar al detalle de la música y de tu cerveza favorita. #10sobre10