La guitarra española: la comunidad de luthiers andaluces que no han perdido sus raíces

Por Águeda A. Llorca

Observa embelesado el abrir y cerrar de sus manos, ásperas y labradas por el trabajo. Y sigue con atención el palmoteo cargado de pasión. El puntear de una guitarra española empieza a sonar a lo lejos y, cautivado, sigue con la mirada el sabio deslizar de los dedos sobre el mástil. Y se pregunta en silencio cómo es posible lograr un sonido tan embriagador.

A pesar de que la música es un arte capaz de hacernos evocar los recuerdos más mágicos y viajar al pasado, lo cierto es que contamos con pocos instrumentos tan auténticos y que transmitan la emoción y sentimientos de la guitarra española. Uno de los más venerados en Andalucía, donde los luthiers la llevan a cabo con sus propias manos y un mimo exquisito.

De hecho, la comunidad se ha convertido en lugar de culto y referencia internacional para cualquier amante del género, pues allí se encuentran algunas de las mejores guitarras del mundo. El saber hacer, la pasión, la dedicación y la entrega de estos artesanos lo han hecho posible.

Así, la tradición ha marcado el trabajo de un gremio que empezó a crecer en el siglo XIX, cuando el flamenco empezó a erigirse como una de las principales señas de identidad de Andalucía, que acabó convertida en la cuna de grandes luthiers, disgregados por toda la comunidad y que han sabido labrarse una merecida fama. Recorremos algunos de los mejores talleres andaluces para conocer a sus maestros.

Cuando la guitarra tiene alma: Guitarras José Rodríguez

Artesano luthier guitarra

Es el caso de José Rodríguez, luthier desde 1972 y capaz de dar lugar a guitarras con alma. Lograrlos requiere de todo su arte. Un profesional que barniza a muñequilla sus instrumentos y apuesta por técnicas como el pegado con cola de conejo, que pone en marcha con cariño y cuidado. La apropiada elección de la madera —tanto aquellas que formarán las partes internas como las que se usarán en las barras armónicas—, y el uso de palosanto de Brasil, ciprés real español y ébano, guardan, junto a él, el secreto de su técnica.

Paco de Lucía, Vicente Amigo, y hasta Los Panchos han sabido apreciar su labor, cargada de pasión y esmero. Incluso tiene guitarras expuestas en la Fundación Andaluza de Flamenco de Jerez y ha participado en exposiciones y ferias mundiales de arraigo internacional. Un clásico y un referente especialista en guitarras de artesanía flamencas y también clásicas.

Daniel Gil de Avalle, amante de la música y la artesanía

Conocido popularmente como el “guitarrero”, Daniel Gil de Avalle es otro de los grandes maestros artesanos. Su pasión por la música, en la que fue determinante la influencia de su hermana mayor, soprano, le llevaron a estudiar violín; de la madera caoba de este instrumento de cuerda frotada a la dorada de la guitarra dio el salto allá por los 80, iniciándose en su construcción en un taller de Granada donde trabajó durante más de 15 años. A mediados de los 90 decidió abrir el suyo propio y, desde entonces, se ha convertido en un reconocido constructor de guitarras, que participa en proyectos nacionales e internacionales.

Sus guitarras, entre las mejor consideradas por los profesionales de la música, se inician con una cuidada elección de maderas procedentes de distintas partes del mundo y cuyo proceso de secado se alarga entre 10 y 30 años. Algo que requiere de esmero y paciencia y una labor que garantizará el esplendor armónico del instrumento. El barnizado también se realiza a mano con goma laca, una aplicación que se lleva a cabo a mano, con una delicadeza y suavidad que la madera, agradecida, acabará plasmando en un sonido precioso, profundo y lleno de carácter.

José Ángel Chacón, un auténtico maestro

Guitarra española Pero si hablamos de tradición, de cariño y de auténticos maestros artesanos, no podíamos dejar de hablar de Chacón Luthiers, encargados de transformar con su magia la madera en sonido desde 1964. Una casa especializada en la construcción y restauración de instrumentos con una larga trayectoria a sus espaldas que ha logrado crear su propia escuela.

Su historia, sin embargo, cuenta con mucho de casualidad; un relato con tintes de nostalgia y cargado de mitos que llevaron a Chacón a iniciarse en esta curiosa profesión. Los misteriosos componentes del barniz que, al parecer, elaboraba un droguero de entonces y otros elementos frutados de encanto, fueron clave a la hora de despertar su curiosidad.

Susana Martín, una apasionada discípula

Luthier guitarra española “Aprende con orgullo un oficio gratificante y no te sientas satisfecho con el último trabajo realizado”. Este es el lema de Susana Martín, una de alumnas que estrenaron la Primera Escuela Malagueña de Luthería y una joven que, fascinada por el maestro José Ángel Chacón, no ha dejado de ejercer su pasión y oficio desde 1993.

Enamorada de la guitarra flamenca y clásica, dedica sus esfuerzos en dominar las técnicas necesarias para su restauración y se detiene a estudiar con detalle a los grandes constructores españoles. ¿Su objetivo? Llegar a reproducir esos matices sonoros de las primeras guitarras españolas. Su determinación y su trabajo detallista forman parte de sus señas de identidad.

Imágenes | iStock: diego_cervo, exsodus, swilmor, masterfot y asayenko, Reggie Alvey

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Cómo se fabrica una guitarra española artesanalmente

Cómo se fabrica una guitarra española artesanalmente

20 febrero, 2018
Madera; siempre de primera calidad y bien seca. Y cola, para unir las numerosas piezas que formarán un todo duradero, imperecedero. Son los dos elementos principales en la construcción de una guitarra española artesanal. Pero aún hay un tercero igualmente imprescindible: el tiempo. Se pueden emplear hasta dos meses —según el modelo— en terminar de confeccionar una guitarra a mano. Es un proceso largo y complejo, desde que se dibuja la silueta de la tapa sobre la pieza de madera hasta el encordado final. Un trabajo complicado, que requiere paciencia, destreza, arte y mimo en cada fase.