International Jazz Day Madrid: cuando los saxofones conquistan el corazón de la capital

Por Eva Gracia

Podemos no entender las palabras de un idioma que nos es extraño o los gestos de una cultura que desconocemos, pero siempre entenderemos, allá donde vayamos, el lenguaje universal del jazz. Este género musical, desprejuiciado y cargado de historia y tradición, nos habla de pueblos unidos por la música, de propuestas vanguardistas que caminan de la mano de un legado centenario y de sonidos que tienen el poder de llevarnos de viaje a las calles de Nueva Orleans en apenas unos segundos.

International Jazz Day Madrid

Porque el jazz, sea la primera o la enésima vez que se escucha, cautiva nuestros sentidos.

Los movimientos de los dedos de los saxofonistas marcando el ritmo hipnotizan nuestra mirada; las notas que emanan de las trompetas como un torrente de creatividad encandilan a nuestros oídos; el aroma a autenticidad atraviesa nuestra nariz hasta recalar en nuestro cerebro y el tiempo, ese sexto sentido que orquesta a los demás, se detiene en instantes mágicos que nos erizan la piel.

En esos momentos somos capaces de parar más y sentir más, como nos invita a hacer Cervezas Alhambra. Abandonarnos al deleite, dejar que nos gobierne una experiencia sensorial como es acudir a un concierto de este género y notar cómo nuestro cuerpo se rinde a los encantos de la música negra por excelencia se antoja como el mejor plan de la primavera.

Y mucho más si el jazz conquista cada rincón de Madrid y cada alma que pasea por la ciudad.

¿Utopía? Más bien un sueño hecho realidad, pues la capital española baila al son de trombones, bajos y órganos Hammond hasta el próximo dos de mayo y, especialmente, hoy, 30 de abril. La efeméride es la celebración del Día Internacional del Jazz este lunes, aunque nunca hacen falta excusas para escuchar y sentir lo sublime de esta música.

Madrid era una fiesta… del jazz

Cervezas Alhambra, formando un canon organizativo con la asociación La Noche en Vivo y The World Jam, da forma a la primera edición de International Jazz Day Madrid. Este festival urbano, que comenzó el pasado 23 de abril, ofrece hasta su cierre más de 80 conciertos y actividades por las que merece la pena olvidar el reloj y regalarse unas horas en las que lo importante sea dejarse llevar por el siempre agradable sonido del jazz.

Y, claro, acompañar esa felicidad que nos invade al disfrutar plenamente de la belleza y sonoridad de un instrumento hablándonos directamente al corazón con una Alhambra Especial. Su discurrir por nuestra garganta, tan suave como el roce del aire con el cuerpo de un clarinete, es una de esas sensaciones que no se pueden explicar, pero sí sentir. Como ocurre con cualquiera de las referencias de Cervezas Alhambra. Y con cualquier canción de jazz.

Abrazar la diversidad musical

El jazz es riesgo, mezcla y fuerza. Pero es todo eso y más: un género musical imbuido de diversidad; un abanico de posibilidades que despliega sus encantos en la ciudad en cada jornada del International Jazz Day Madrid.

Sin ir más lejos, durante todo este lunes 30, los saxofones, pianos y trombones van a llenar la madrileña plaza de Colón para poner banda sonora a la jornada y para contagiar por cada rincón el espíritu vitalista y alegre que caracteriza a esta música. Quienes anden buscando una apuesta más íntima podrán cerrar los ojos y rendirse al jazz más puro y cercano en la sala Bogui Jazz con el concierto del cuarteto Huellas.

International Jazz Day Madrid

La sala Clamores, durante los días 1 y 2 de mayo, será otro de los escenarios clave de este festival urbano. El primer día del mes, el swing y el jazz rozarán las yemas de sus dedos en el recital de Lady&The Tramps.

Unas horas después, en una propuesta especialmente indicada para los amantes de las mezclas sorprendentes —es decir, para aquellos que disfrutan sobremanera notando cómo las burbujas de una Alhambra Reserva Roja vuelan por su paladar— el recinto recibirá al guitarrista y compositor Marc Ribot.

Su experiencia en proyectos eclécticos en los que fusiona —con la misma maestría que un artesano cervecero mezcla malta y lúpulo— géneros y estilos es un valor seguro para cerrar el día. Y para dar paso al soul de Elizabeth Sheperd, que conquistará la sala la siguiente jornada.

El mismo día 2, fecha de cierre del festival, la improvisación, tan en el ADN del jazz, se adueñará de la sala Moe. Mientras, la fusión de blues, pop y jazz del trío Lucía Rey acariciará a los que encaminen sus pasos hacia el espacio Rock Palace hambrientos de notas musicales que les recuerden por qué este género cautiva a melómanos de todas las naciones y edades.

Y estas son solo algunas de las aristas del diamante llamado International Jazz Day Madrid. Una cita que, como ocurre con cualquier botella de Alhambra Reserva 1925, nos deja muy buen sabor de boca. Y ganas de repetir.

Imágenes | Unsplash – Jens ThekkeveettilCésar Guadarrama Cantú

En Momentos Alhambra | Proyecto 10 sobre 10: la banda sonora a la primavera de tu vida

En Momentos Alhambra | Granada Distrito sonoro: 13 conciertos para llevar la música a la calle

Comparte con nosotros

  • raul

    Hola, cómo podría conseguir un código para entrar en la preventa de Masego en el Boggi? Gracias!

Artículos Relacionados
Música para sentir más o cuando las divas del jazz toman las Noches del Botánico

Música para sentir más o cuando las divas del jazz toman las Noches del Botánico

16 julio, 2018
Cuando probamos algo que nos encaja, que llena de paz, de tranquilidad y nos hace sentir plenos de felicidad, ese momento se convierte en una costumbre. Cuando encontramos un espacio que invita a desarrollar los sentidos, cerrar los ojos y disfrutar. Cuando se conjuga la brisa que anuncia las horas finales del día en el verano y lo que apetece es pararse a sentir la música.
Proyecto 10 sobre 10: la banda sonora a la primavera de tu vida

Proyecto 10 sobre 10: la banda sonora a la primavera de tu vida

26 abril, 2018
La capacidad evocadora de la música no tiene parangón. Unas pocas notas pueden llevarnos de viaje a los instantes que quedaron grabados a fuego en nuestra memoria y hacer que volvamos a recordar —entendiendo este verbo como marca su significado etimológico: volver a pasar por el corazón— la dulzura del primer amor, la alegría de un verano al sol o la intensidad de la adolescencia.