Festival Internacional de Jazz de Madrid: cuando la capital suena a piano y saxofón

Por Nerea Campos Godoy

Cada pieza de jazz es tan única como el momento en el que se escucha. Irrepetible, salvaje, rebelde, distinta y, sin embargo, a veces puede acercarse tanto a escuchar el hogar, algo que conocemos tan bien. Cuando hace hueco y a la vez es refugio porque, al prestarle atención, se establece el vínculo.

Ese lazo surge desde los propios orígenes del jazz, ya que, como explica Sebastian, el protagonista masculino de la oscarizada película La La Land: “el jazz nació en una pequeña pensión de Nueva Orleans y, dado que la gente que vivía ahí hablaba cinco idiomas diferentes, no podían hablar entre ellos. La única forma que tenían de comunicarse era el jazz”.

Los sentidos que se afinan y la sinestesia ocupa el lugar reinante entre todos ellos: mezcla y unión, intensidad y sabores. Desde la elegancia del jazz clásico hasta las formas más vanguardistas, atractivas y llenas de misterio y seducción. El jazz es un ser de deseo, busca conmoverse, a la vez que divertirse y evoca el experimento, la novedad y el presagio. Notas de piano que reclaman el origen, rebuscan en la raíz y se fusionan con otros géneros musicales y el resto de los instrumentos.

Madrid es otro ser de deseo que da cobijo a una nueva edición de JazzMadrid, el Festival Internacional de Jazz de Madrid, desde el 6 al 30 de noviembre. Conciertos que abren sus puertas a una manera de concebir la música desde la invención, el momento presente y la interpretación más creativa.

JazzMadrid 2018: la cita de los amantes del jazz

Dedos que se dejan llevar por el instante en el que se encuentran, pulmones que manejan saxofones y trompetas. Vuelve la cita europea ineludible de los amantes de un género que siempre propone, en su tradición, algo diferente.

La ciudad se convierte en escenario de todos los conciertos que tienen lugar durante el mes de noviembre en Madrid, como si se tratase de un festival itinerante. Tanto el Centro Cultural de la Villa, CentroCentro, Conde Duque, el Teatro Fernán Gómez o, incluso, el Círculo de Bellas Artes y el Instituto Francés abren sus espacios a los protagonistas del festival.

Ese vínculo que crea el jazz lo acompaña, refuerza y reafirma también Cervezas Alhambra con su invitación a parar el tiempo para escuchar cada una de las piezas que se proponen en esta edición del festival. La invitación, a través de los Momentos Alhambra Música, a Parar más, Sentir más. A detenerse para dejar que los sentidos fluyan, empezando por el oído. Cervezas Alhambra nos anima a descubrir esa dedicación de los músicos, que se refleja desde el momento en que cierran los ojos o los movimientos de sus cuerpos acompañan los ritmos que flotan y se perciben en el ambiente. Una dedicación y un amor por el oficio que recuerda a la entrega de los maestros cerveceros que elaboran Alhambra Especial, Alhambra Reserva 1925 y Alhambra Reserva Roja.

Explorar el alma de cada artista y de todos ellos cuando comienzan a interpretar una canción en armonía. Una unión tan compleja de vislumbrar, como sencilla de sentir. Cada instrumento plantea una alianza con su músico y es el público el que tiene que indagar dónde empieza uno y acaba el otro.

Un caleidoscopio musical: aventura y abundancia de sensaciones

La legendaria banda Art Ensemble of Chicago fue la encargada de inaugurar el festival y trajo consigo una tradición musical de casi más de 50 años encima de los escenarios. Stacey Kent, Mulatu Astatke o Regina Carter son algunos de los platos fuertes que acompañan al desarrollo del festival.

Entre las nuevas propuestas destaca Raúl Márquez, las dos bandas en residencia de Conde Duque (Monodrama y AgusFulka), la Brigada Bravo-Díaz o el Ensemble Calliopée. Recientes proposiciones musicales que año tras año se van añadiendo al repertorio de un festival que espera tanto sorprender como gustar.

El apunte español lo ponen los conciertos del contrabajista Pablo Martín Caminero y del guitarrista Ximo Tébar, además de la muy sugerente pista de baile que presenta el grupo de swing O Sister!

De manera paralela a los conciertos, el festival presenta una programación de actividades muy diversas relacionadas con este género musical. El ciclo El jazz en el cine dedica a Woody Allen la proyección de seis películas con entrada libre. Pablo Martín Caminero dará una masterclass sobre una fusión que últimamente va sumando más adeptos, como es la del jazz con el flamenco.

La autenticidad de un género que une culturas y tendencias en el siglo XXI se disfruta y saborea de la mano de Cervezas Alhambra, que apuesta por promover los mejores talentos del jazz y contribuir a que el espectador experimente unas sensaciones únicas. Unas sensaciones que se perciben a la vez que paramos, observamos y escuchamos con calma para extraer cada matiz del momento en el que estamos.

Imágenes | Pexels (1), (2), Pixabay (1), (2)

En Momentos Alhambra | International Jazz Day Madrid: cuando los saxofones conquistan el corazón de la capital

En Momentos Alhambra | Cuatro maneras de entender la fusión musical capaces de erizarnos la piel

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Pamies Guitars, la manera tradicional de hacer guitarras contemporáneas

Pamies Guitars, la manera tradicional de hacer guitarras contemporáneas

16 mayo, 2018
En las manos de un luthier como Paco Martínez Pamies, la madera está al servicio del arte; el sonido encuentra en la forma la manera de expresarse. Conocer la materia prima, modelarla, mimarla y trabajarla durante todas las fases de construcción permite a este maestro artesano crear guitarras únicas y, por ese mismo motivo, fácilmente identificables. Un experto solo necesita escuchar unos acordes para reconocer en las Pamies Guitars la firma de un artesano.
Granada Distrito sonoro: 13 conciertos para llevar la música a la calle

Granada Distrito sonoro: 13 conciertos para llevar la música a la calle

5 abril, 2018
El mundo se torna mágico cuando nos detenemos a experimentarlo con todos nuestros sentidos, cuando nos paramos para sentir más. Más aún en primavera, cuando el sol se aletarga y el día se alarga, como los planes. Es el momento perfecto para tomar y sentir una ciudad como Granada; para maravillarse ante el lienzo rosa que conforman los almendros florecidos y embriagarse con su perfume.