El día que el pop indie y el flamenco se juntaron, nació Fuerza Nueva

Por Cervezas Alhambra

Todo el mundo que sienta pasión por el flamenco tiene una opinión sobre Paco Contreras (Elche, 1985), más conocido como El Niño de Elche. A lo largo de una carrera que ya supera una década de experiencia, el cantaor ha sabido romper con las tradiciones, los purismos y los géneros estancos para fluir por donde su quejío le ha querido llevar: de grabar mano a mano con el gran Refree hasta hacer una colaboración con C. Tangana. Todo vale para un artista sin complejos y sin pelos en la lengua.

A principios de año, un nuevo proyecto de este enfant terrible del flamenco vio la luz, esta vez firmado al alimón con nada menos que Los Planetas, la banda granaína estandarte del indie patrio. Y con una finalidad muy concreta, que marca también parte de la línea del proyecto, decidieron llamarse Fuerza Nueva. No hacen falta explicaciones.

El ánimo provocador llegó con sus primeros sencillos, Los Campanilleros (publicado en Año Nuevo), Santo Dios (una versión del himno de Andalucía lanzado, precisamente, el Día de Andalucía) y La Cruz, un tema que vio la luz —como ya habréis adivinado— el Viernes de Dolores.

Fuerza Nueva

El primer EP llegará 6 de septiembre

Su primer EP, titulado «Una, grande y libre» (no nos hemos equivocado, aquí está escrito correctamente), llegará al mercado después de verano, con dos temas. Uno cuasi homónimo, con Jota y El Niño de Elche cantando juntos, será la cara A de esta obra (que se publicará el próximo 6 de septiembre). La cara B lleva por título La canción de los gitanos, adaptación del himno del pueblo gitano Gelem, Gelem.

Será también en septiembre cuando podamos ver a El Niño de Elche en concierto dentro del Ciclo de Música Momentos Alhambra. El cantaor dejará su huella en el Palacio del Baílio,  Córdoba, el 21 de septiembre. 

No hay que ser adivinos para saber que a Fuerza Nueva le van a seguir lloviendo las críticas, buenas y malas. Decía Salvador Dalí que «el que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos». No sabemos hasta qué punto Los Planetas y El Niño de Elche necesitan provocar para resultar interesantes, pero lo que es cierto es que sus obras (por separado, juntos o revueltos) consiguen trascender la barrera de lo común y conseguir ser lo insólito en un mundo de tópicos.

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La tradición musical hecha instrumento para juglares del siglo XXI

La tradición musical hecha instrumento para juglares del siglo XXI

17 octubre, 2017
El taller del luthier catalán Jordi Aixalà i Basora es una cápsula del tiempo. Entrar en él es como recrear la baja Edad Media y sus sonidos más característicos: los de las dolçainas o dulzainas, los laudes, las flautas o las gaitas; todos esos instrumentos con los que los juglares líricos entretenían a las gentes de los pueblos y a reyes y nobles.
Los Hermanos Cubero, o cómo dibujar la tristeza (y también la alegría)

Los Hermanos Cubero, o cómo dibujar la tristeza (y también la alegría)

24 junio, 2019
Hay tantas excusas como queramos imaginar: “no suena habitualmente en la radio”, “no la conozco”, “me suena antigua…”, pero lo cierto es que la música popular, el folk, esos sonidos que, durante siglos, han empapado de música las calles y plazas de nuestras ciudades, es un género hoy para irreductibles que no se dejan llevar por modas, para paladares musicales con criterio propio, para exploradores de experiencias originales, sin descafeinar, auténticas.