Cervezas Alhambra y la música, una conexión que se escribe en pentagramas

Por Nerea Campos Godoy

Cuando la electricidad se introduce en el cuerpo, un pequeño contacto hace clic y nos conecta con el momento presente. Cuando esa energía recorre cada rincón de nuestro organismo, como si del contacto entre desprevenido, agradecido y finalmente suave de una ola de mar rebelde se tratase, ese instante de gratitud se transforma en un recuerdo duradero incapaz de disolverse en el amplio océano de nuestra memoria.

La canción que nos llenó, la melodía que nos tocó por dentro y las sensaciones que provocó en nosotros se vuelven parte de nuestra historia y el bienestar se toma como un masaje cerebral que nos tranquiliza y nos devuelve a la vida.

Triángulo de Amor Bizarro

La música es una amiga con la que siempre se puede contar, a la que se vuelve y que cuenta contigo de igual forma que un pajarillo acude a la rama de su árbol de confianza cada día. Un lugar tangible, un asidero que da confort cuando en otros lugares la seguridad se hace pasar por un peldaño falso entre las escaleras. La poeta Alicia Fernández dice “I wish moments were places” y es posible que la música sea uno de esos lugares que se vuelven jardines con banco para sentarse a echar la tarde rodeados de belleza.

De cada especial instante, se destaca la compañía en la que estábamos y Cervezas Alhambra se mantiene muy presente en la escena musical del país con diversas iniciativas que van desde Momentos Alhambra y pasan por festivales de música tan asentados como el DCODE y las Noches del Botánico en Madrid o Momentos Alhambra En Flamenco, que se celebra en 8 ciudades de España.

Experiencias que mueven los sentidos

Fomentar la música, que el oído sea cómplice de Cervezas Alhambra es algo que solo se consigue con una trayectoria dedicada a la música como una pasión que late desde lo más profundo del ser.

noches del botanico zona club alhambra

La primavera fue propicia para hablar el lenguaje universal del jazz, un género cargado de vanguardia e historia, tradición e improvisación, unión en el escenario y una ciudad que se paseó por el International Jazz Day Madrid. El sonido del jazz balanceó el corazón de la capital.

El verano comenzó en Madrid con las Noches del Botánico, esas jornadas musicales que, repartidas entre varias tardes y noches, se conviertieron en un conjunto de conciertos de los que se pudo disfrutar junto a la tranquilidad de la naturaleza del jardín botánico de la Universidad Complutense de Madrid.

El aroma del jazmín y de las plantas medicinales que allí se asientan conversaron con la melodías de las divas del jazz, como Norah Jones, o las sobrecogedoras notas del pianista James Rhodes, dos momentazos musicales que nos hacen decir “ojalá estar allí”. La Zona Club Alhambra se hizo eco de las voces femeninas en un pequeño y carismático rincón que hace de entrada al resto de los conciertos de las Noches del Botánico.

Septiembre dio comienzo al nuevo curso y con él llegó la cita ineludible del DCODE. Grupos asentados se combinaron con nuevos sonidos. Mezcla de ritmos que alcanzaron un equilibrio con sensaciones con las que se puede vibrar junto a una Alhambra Especial.

El futuro musical en Madrid se cristaliza con Momentos Alhambra Música. Se prolonga durante todo el otoño, con artistas como Unknown Mortal Orchestra, Club del Río o Jacobo Serra, entre tantos otros.

Reinterpretar la música, coronar los espacios

Momentos Alhambra En Flamenco coronará 8 ciudades desde el 22 de junio al 29 de noviembre. Una oportunidad de expresarse, Parar más, Sentir más, momentos y cervezas que convierten a los sentidos en protagonistas. Este género es único para exponer los puntos de vista más tradicionales hasta los más heterodoxos. Llenarse del quejío, disfrutar del verso. Estrella Morente dio el pistoletazo de salida desde el castillo de Gibralfaro en Málaga.

La ciudad de Granada, unida de forma natural y orgánica con Cervezas Alhambra, escuchó conciertos con los cinco sentidos, mientras la Alhambra Especial erizaba la piel junto a las notas de Kiko Veneno, Triángulo de Amor Bizarro y Pájaro Jack.

Valencia se inundó de música y buen tiempo con el Valencia Distrito Sonoro entre abril y junio. Un maridaje muy especial entre la ciudad levantina y Cervezas Alhambra, hermanadas por el embriagador perfume de los naranjos en flor con el objetivo principal de conquistar todos los sentidos. Soul, RnB, jazz y funk se dieron la mano entre emociones que desbordaban a los asistentes.

El Proyecto 10 sobre 10 está conquistando desde hace unos meses diez ciudades que se enlazan por un objetivo en común: disfrutar de la música y de la cerveza de calidad. Cervezas Alhambra y Radio 3 se hermanaron para traer a Granada, Valencia, Málaga, Barcelona, Bilbao, Murcia, Córdoba, Santiago de Compostela, Zaragoza y Madrid distintas citas nocturnas con la mejor música.

Los conciertos del proyecto comenzaron en Granada en abril con Kiko Veneno, Pájaro Jack y Triángulo de Amor Bizarro; continuó en Zaragoza, que dio comienzo al verano junto a Mujeres, Tachenko, Ricardo Vicente y Calavera. Valencia y Santiago de Compostela inauguraron el nuevo curso en septiembre con Joe Crepúsculo, Carolina Durante y Los Pilotos la primera y Las Palmeras, Cala Vento y, de nuevo, Carolina Durante, la segunda. El otoño se estrena con La Plata, Trajano y Kokoshca en Murcia, pero aún queda mucho por delante para disfrutar de veladas musicales con Cervezas Alhambra.

Escenarios repletos de sensaciones, música que mueve y una invitación a sentir con toda la fuerza de los asistentes y de los músicos. Cervezas Alhambra, una vez más, estimula al público y a sus artistas para que disfruten.

Imágenes | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Momentos Alhambra Música en Madrid, conciertos en los que sentir cada matiz

En Momentos Alhambra | Distrito Sonoro Valencia

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
La tradición musical hecha instrumento para juglares del siglo XXI

La tradición musical hecha instrumento para juglares del siglo XXI

17 octubre, 2017
El taller del luthier catalán Jordi Aixalà i Basora es una cápsula del tiempo. Entrar en él es como recrear la baja Edad Media y sus sonidos más característicos: los de las dolçainas o dulzainas, los laudes, las flautas o las gaitas; todos esos instrumentos con los que los juglares líricos entretenían a las gentes de los pueblos y a reyes y nobles.