Tiempo, paciencia y mucha mano: así se prepara una buena masa de pizza

Por Yolanda Hernández Amezcua

Es difícil resistirse a una buena pizza. Imposible no caer rendido a sus aromas tan evocadores, tan de casa. A esa conjunción de ingredientes, sin más aderezo y adorno que su frescura, sus propiedades y su sabor, donde menos es más. ¿Cómo no caer rendido a la magia de sus salsas tradicionales y la riqueza de matices de sus quesos? Pero, sobre todo, el mayor de los placeres de una auténtica pizza tradicional reside en su masa: crujiente, sabrosa, fina y con su punto justo de cocción.

Un deleite en el que se ven involucrados los cinco sentidos, al igual que en la degustación de cualquiera de las variedades de Cervezas Alhambra. Y es que, precisamente, en la masa de este plato tradicional italiano es donde se encuentra buena parte del secreto de su perfección.

La masa de pizza, por lo tanto, es una parte esencial en la elaboración de este plato icónico de la cocina italiana. Y, al igual que sucede con una Alhambra Reserva Roja, necesita de una maestría, del respeto de unos tiempos de elaboración que no se pueden reducir ni un ápice. Pero, sobre todo, una base de pizza tradicional y una Alhambra Reserva Roja comparten el respeto y la devoción por dar perpetuidad a una tradición artesana y ancestral.Una pizza y esta interpretación de los maestros cerveceros granadinos de las Bock centroeuropeas son la excusa perfecta para disfrutarlas en compañía, en torno a una conversación amena, distendida, llena de risas. Pero disfrutando cada segundo, cada minuto, cada sorbo, cada mordisco. Dedicando a saborearlas el mismo mimo, el mismo tiempo que ha sido necesaria en su elaboración. Dejar que cada bocado, que cada trago nos despierte esa emoción que sentimos cada vez que hacemos algo que nos encanta. En definitiva, Parar más, Sentir más.

Alhambra Reserva Roja y Pizza: tradición y elaboración pausada

En este sentido, podría decirse que una Alhambra Reserva Roja es a la cerveza lo que la base de una pizza a la cocina italiana. Ambas requieren un proceso de elaboración donde no solo es fundamental la selección de una buena materia prima, sino sobre todo, un absoluto respeto de los pausados procesos de elaboración para obtener un excelente resultado. Un pausado proceso de fermentación que, en el caso de la cerveza le otorga un punto extra de intensidad y sabor con personalidad propia y lleno de intensos matices.Para que una masa de pizza sea sabrosa, crujiente, ligera y delgada es importante escoger una harina de trigo refinada y con un alto contenido proteico. Por otro lado, tal y como ya decíamos, es importante llevar a cabo un proceso de fermentación largo y pausado. En este sentido, es indispensable levarla durante un mínimo de 24 horas, a baja temperatura —en el frigorífico— ayudando así a que las levaduras trabajen lo mínimo indispensable hasta que la masa madure completamente. De ahí también la importancia de utilizar una harina de alto contenido proteico.

Elaborar una buena masa de pizza también requiere mucha mano, tal y como ya avanzábamos al principio. Y es que buena parte de la responsabilidad de ese crujir y ligereza que llegan a embriagar los cinco sentidos, es el amasado lento, suave y pausado. Para que este sea lo más óptimo posible, es recomendable que la masa contenga entre un 70% y un 80% de agua. Es decir, entre 70 y 80 gramos de agua, por cada 100 gramos de harina.

Tres locales donde degustar la mejor masa de pizza

Realmente, el elaborar una pizza en casa es un auténtico ritual donde la mejor parte reside en ir disponiendo los ingredientes, al gusto, siguiendo la intuición y atreviéndonos a lo diferente. Es mágico y, a la vez, embriagador el ver la masa subir, poco a poco, en el horno mientras nuestro gusto y olfato se van impregnando de ese olor inconfundible a tradición, a casa, a las cosas bien hechas.

Sin embargo, existen también momentos en los que lo que nos apetece es dejar que otras manos, expertas, conocedoras y respetuosas con esos tiempos y ritmos de los que hemos hablado, sean las que hagan la magia en la cocina. Por eso, te recomendamos algunos de los restaurantes italianos donde poder disfrutar de una auténtica pizza tradicional italiana, acompañada de tu Cerveza Alhambra favorita.Al Solito Posto, en Sevilla, ha sabido traer lo mejor de la cocina italiana a la capital hispalense. Solo hay que echar un vistazo a su carta, donde no faltan clásicos como la pizza Quattro Stagioni o propuestas que permiten disfrutar de lo mejor de la cocina italiana, concretamente de la región de Milán. Además, Al Solito Posto también cuenta con especialidades sin gluten.

Ya en Granada, cuna de Cervezas Alhambra e impronta que se puede saborear en cada una de sus creaciones, el restaurante Il Gondoliere es un referente en lo que a cocina italiana se refiere. Lo más destacado y, sin lugar a duda, sus pizzas que les han hecho ganar premios a nivel nacional e internacional. Y es que sus masas conservan el auténtico sabor de Italia: sencillez, buenas prácticas en su elaboración y, sobre todo, sabor.En Barcelona, la Parolaccia di Argento conserva el encanto y el sabor de una trattoria napolitana. Ubicado en Hospitalet de Llobregat, a tan solo unos pocos kilómetros de la Ciudad Condal, ofrece propuestas donde prima la sencillez —máxima de la cocina italiana—, donde los ingredientes se muestran tal y como los ofrece la naturaleza. En definitiva, simplicidad y sabor elevados a la enésima potencia.

Imágenes: Pexels | Life of Pix, Unsplash | Iván Torres, iStock | Evrim Ertik, iStock | Svariophoto

En Momentos Alhambra | Cinco pizzerías en las que rendirse a la deliciosa (y reinventada) tradición italiana 

En Momentos Alhambra | Un maridaje perfecto: el caso de Salsas Barba y cómo se ha colado en la gastronomía

 

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Luis Veira, la perfección de la técnica con alma

Luis Veira, la perfección de la técnica con alma

2 enero, 2018
Como un experto contador de historias que maneja el lenguaje a su antojo, capaz de concentrar en una sola frase una idea de infinita belleza y verdad. También Luis Veira conoce a la perfección la naturaleza de cada ingrediente—las palabras en sus platos—y cómo combinarlos para lograr la reacción que busca; la primera, la que enamora a la vista. La estética de sus creaciones gastronómicas no es más que la introducción porque Luis Veira no emplata: relata una historia en la que cada ingrediente tiene su papel. La trama que propone, ofrece su desarrollo ya en boca, al percibir cada elaboración presente en sus propuestas culinarias.
La Albufera de ‘Cañas y barro’, una región mágica en su gastronomía más tradicional

La Albufera de ‘Cañas y barro’, una región mágica en su gastronomía más tradicional

20 noviembre, 2017
Atardece sobre los humedales, los pinares y las dunas y más allá, sobre el mar mediterráneo. La tranquila y prístina superficie del lago de La Albufera refleja la paleta de colores que va tiñendo el cielo a medida que el ocaso se acerca. Es ese momento único, justo antes de que el sol se funda con el horizonte, cuando la luz experimenta una transición casi mágica del rojo al naranja y al rosa, hasta fundirse en negro.
¿Ya no se hacen quesos como los de antes? Cantagrullas, o cómo recuperar el sabor y el tiempo perdidos

¿Ya no se hacen quesos como los de antes? Cantagrullas, o cómo recuperar el sabor y el tiempo perdidos

31 agosto, 2017
El queso embriaga todos nuestros sentidos. El amante del queso lo es, ante todo, por la enorme variedad que ofrece este rico alimento: desde los casi neutros, como el requesón, hasta ese cabrales asturiano capaz de despertar una auténtica odisea en nuestra boca —y olfato— con su potencia o un queso curado de oveja que permanece en las papilas con su regusto umami.