Sabores de otoño para llevarse esta estación al paladar

Por Laura Elena Vivas

No sucede de inmediato, pero se puede imaginar…

Porque las temperaturas van bajando de a poco, sin prisas. Los días empiezan a acortarse, la luz con sus tonos naranjas y amarillos aparece más pronto para avisar de que la jornada termina. Y esos mismos colores comienzan a verse en la naturaleza que nos rodea.

El otoño va apareciendo. Y con él las apetencias cambian.

sabores de otoño

Porque la nueva estación trae nuevos alimentos que entran en su fase de esplendor. El cuerpo lo sabe y lo pide. Nos demanda recetas con temperaturas más elevadas, sabores que son propios de este tiempo, matices cargados de potencia.

Y cervezas con más cuerpo e intensidad al paladar, como Alhambra Reserva Roja, inspirada en las recetas del estilo Bock tradicional. Una cerveza que nos regala un amargor fino, con notas de cereal tostado. Un líquido que esconde, bajo su intensidad, una sutileza y delicadeza que nos sorprenden y que se saborean sin prisa.

Esta estación se trata de un nuevo comienzo. La excusa perfecta para entregarnos a sensaciones nuevas. A sabores nuevos.

Sabores intensos, texturas que acarician el paladar. El otoño puede empezar con el crujir de las hojas debajo de los pies en el campo, con caminatas para avistar esas setas que comienzan a aparecer, observar su tipología, cortar y seguir recogiendo.

Las setas son unos de los ingredientes estrella del otoño. Los chefs lo saben, y por eso crean y recrean platos que van más allá de la tradición y elaboran sus deliciosas recetas con este alimento como elemento principal.

Solas o formando parte de un grupo, ellas constituyen un sabor único que no necesita de mucho más, como cuando se presentan salteadas simplemente con aceite de oliva virgen y sal. Cuando las tomas con esa Alhambra Especial que, si bien redondea un día sencillo con amigos y familia, no empaña el potente y característico sabor de este alimento.

Tiempo de matices, tiempo de intensidad

sabores de otoño

Es una época de intensidades. Y de vegetales deliciosos. La berenjena está en su apogeo, igual que las acelgas, los pimientos y las zanahorias, verduras que despiertan  ese deseo de comer caliente y que se prestan gustosas a recetas reconfortantes. El pisto, tan nuestro, el ratatouille francés, las berenjenas rellenas y horneadas.

Alimentos que pasamos por el fuego para tomar después con bebidas que los acompañen y que hagan destacar su sabor, como una Alhambra Reserva 1925. Rubia y ligera, con una receta fruto del saber hacer de los maestros cerveceros, que saben sacar el máximo partido y todos los matices al singular lúpulo Saaz.

Pero el otoño es más aún. Es ir caminando por la calle y oler ese aroma que recuerda a niñez, a historia, a vida. Es querer acercarse hasta la fuente de ese olor, al puesto en la acera, que permanece inasequible al paso del tiempo, y al hombre o la mujer que se encuentra junto al fuego salteando las castañas. Y ese sonido. El del fruto seco brincando al compás del movimiento de la mano; el de la bolsa de papel crujiendo cuando caen los tostados frutos.

Es un viaje a la infancia a través de los sentidos, un momento indescriptible. Tan inenarrable como el de tomar la primera Alhambra Reserva Roja del otoño, la que combina con los colores de los árboles, pues hay cervezas que no se pueden explicar, hay que sentirlas.

Las castañas son otoño, frío y sabor… Y también el ingrediente especial de una salsa que has aprendido a preparar de adulto, cuando has experimentado la gratitud de consagrar una mañana a la calma, a escuchar el tiempo, a disfrutar de las pequeñas cosas que hacen grandes los días, como un par de horas entre fogones. A Parar más, Sentir más para disfrutar de la vida en su plenitud.

Y esta estación también destaca en la parte dulce. El postre recién hecho, calentito o a temperatura ambiente. El sabor de los bizcochos horneados, de zanahoria, de calabaza, de frutos secos, esos que forman parte de un desayuno o merienda tranquilos para conversar y saborear. Las tartas con peras y manzanas, el higo natural. Puro otoño.

sabores de otoño

El otoño es muchas cosas. Una gama de sabores que surgen con él, unas recetas que son recetas pero también momentos. Momentos para compartir una nueva etapa —el otoño siempre lo es—, el instante perfecto para olvidar las prisas y dedicarse a sentir. A tener conversaciones tranquilas, oler aromas nuevos, ver colores nuevos, escuchar sonidos nuevos. Y acompañar todo eso con los sabores que nos definen y que forman parte de nuestra vida y nuestras historias. Como los de las Cervezas Alhambra.

Imágenes | Unsplash – Alex Loup, Peter OslanecSébastien Marchand, iStock/TorriPhoto

En Momentos Alhambra | Origen, materia prima y creación contemporánea: los tres pilares fundamentales para disfrutar los Momentos Alhambra Gastro

En Momentos Alhambra | Origo Bakery, transformando variedades de trigo olvidadas en esponjosos panes

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Más de 140 años elaborando chocolate a la piedra: las creaciones artesanales de Chocolates Comes

Más de 140 años elaborando chocolate a la piedra: las creaciones artesanales de Chocolates Comes

13 febrero, 2018
La infancia está llena de momentos que con el paso del tiempo adquieren una dimensión casi mágica. Es rememorándolos después cuando se tornan entrañables y traen consigo la sensación de nostalgia, de añoranza por lo vivido; a veces, también, por lo perdido. Para los vecinos de la pequeña localidad de Sueca (Valencia), que han crecido junto a la fábrica de Chocolates Comes durante más de un siglo y medio, muchos de esos instantes sabían y saben a este delicioso, antiquísimo y dulce manjar: el chocolate.
Así se crea el turrón artesano: con tiempo y buena materia prima

Así se crea el turrón artesano: con tiempo y buena materia prima

14 diciembre, 2017
Es febrero y los campos de almendros de la región de Jijona visten ya su traje de flores, rosas y blancas. Con la floración, da comienzo un nuevo ciclo que culminará con la recolección de los frutos, cuando el sol estival empiece a calentar estas tierras montañosas. Justo a tiempo para abastecer de almendra marcona a las fábricas de turrón, manteniendo vivo un oficio que comenzó hace más de cinco siglos.