Palomitas Pop It o cómo hasta lo más clásico puede reinventarse

Por Laura Elena Vivas

Que el paladar te traslade a momentos agradables, al cine de dibujos de la niñez, cuando te compraban aquel cubo de palomitas enorme que querías comer entero sin mucho éxito. A la película de adolescentes y adultos con amigos o esa persona especial en el sofá de casa, bebida en una mano y palomitas en la otra mientras comentabais lo que veíais, os reíais o conmovíais.

palomitas de colores pop it

Que el sabor de unas palomitas te transporte a aquellos pequeños grandes instantes que te han hecho feliz… pero que también te sorprenda y marque un nuevo momento con sabores que aportan algo nuevo. Matices inesperados en un grano de maíz estallado, sensaciones únicas porque están hechos a mano, con mimo. Y con tiempo, el que siempre se necesita para las cosas bien hechas.

Un día una empresa zaragozana llamada Pop It trajo a España una idea: la de crear un producto tan de siempre en nuestras vidas como las palomitas de maíz con sabores sorprendentes.

Con productos naturales.

Con elaboración manual.

Hechas de forma artesana, como las iniciativas que nos gusta tanto ir conociendo y mostrando en Cervezas Alhambra porque creemos en lo realizado con calma para redescubrir los sentidos.

Palomitas que son delicatesen

En Pop It importaron un negocio que en el mercado norteamericano es un éxito. Se fueron para allá y aprendieron la técnica, los procesos, adquirieron la maquinaria  y se vinieron con la cabeza bullendo de ideas a Zaragoza. Formaron entonces una empresa donde el resultado tiene el toque que solo da la producción artesanal.

En sus palomitas emplean un maíz especial para que cuando estalle quede más redondo y amplio; y los sabores que le dan esa diferencia se producen con ingredientes naturales, que se aplican de forma manual. También se envasan en cantidades no muy grandes porque las palomitas de Pop It son para saborear despacio y en cualquier momento: como aperitivo o almuerzo las que son saladas, como postre las dulces, o para brindar las especiales. Sí, no te hablamos de cualquier palomita.

En Pop It el maíz estalla libre de aceite, con la temperatura justa y dándole el reposo suficiente. Quienes las hacen aseguran que no hay dos palomitas iguales por la forma de elaborarlas, y todo ello es un gusto para los sentidos: verlas es un goce para los ojos con sus formas y colores vibrantes, al tocarlas se constata que son crujientes y ligeras, y saborearlas es lo mejor.

Sabores gourmet para palomitas gourmet

Porque puedes escoger para cualquier instante.

El momento goloso para ti o para tus hijos con las palomitas Pantera Rosa, Pitufo o doble chocolate; incluso otras sensaciones dulces como la canela, el tofe o el plátano. Si prefieres el gusto salado tienes de trufa, queso azul y hasta de bacón y queso. Son tan singulares que puedes emplearlas para una celebración especial y maridarlas con una bebida. Una bebida como una Alhambra Reserva Roja, su gusto tostado irá muy bien con las palomitas de aceitunas negras o la de manzana, o la Alhambra Reserva 1925, que combinará genial con unas palomitas de chistorra. Sorprende, ¿verdad?

Más de 20 sabores escondidos en un grano de maíz, un grano reconvertido para hacernos niños de nuevo y divertirnos más allá de un momento de cine, bien sea desde su tienda online o en los puntos de venta que puedes ubicar en su web.  Las palomitas de maíz se vuelven un producto gourmet que invitan a detenerse para Parar más, Sentir más, y saborear con todos los sentidos puestos en tu lengua, como al beber un trago de Alhambra.

Imágenes | iStock/Arnoldo Robert, Facebook Pop It.

En Momentos Alhambra | The Pâtissier, un lugar de encuentro efímero para los eternos amantes del dulce

En Momentos Alhambra | Azada, cuando el aceite de oliva es solo el comienzo

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Panod, la meca del pan artesano en Madrid

Panod, la meca del pan artesano en Madrid

10 enero, 2018
La felicidad no depende únicamente de la valentía para perseguirla y la suerte del que la alcanza. También está condicionada a la capacidad de cada uno para reparar en ella. Para descubrirla en los detalles, en los pequeños placeres. La gastronomía responde al mismo principio: en ocasiones son los placeres simples, los sabores de toda la vida, los que más se gozan. Como el de un buen pan recién horneado, elaborado al modo tradicional: con tiempo, con respeto por el producto. Con dedicación y vocación.
Karlos Bernal

Karlos Bernal

5 junio, 2017
Descubre la propuesta gastronómica de Noches Alhambra Barcelona, un viaje por los sabores, olores y paisajes de la ciudad de Granada para dejarse llevar y descubrir sin prisas, ideado por el chef Karlos Bernal.