Origo Bakery, transformando variedades de trigo olvidadas en esponjosos panes

Por Laura Elena Vivas

No todos son capaces de apostar por sus sueños. Y es curioso cómo puede mejorar un poco más el mundo que nos rodea cuando lo hacemos.  Como ocurre cuando alguien cree firmemente en lo que anhela. Como ocurrió en esta historia.

François un día decidió que también era suya la responsabilidad de contribuir con el planeta. Volver a los orígenes, separarse del camino trazado para regresar a lo natural y animar a otros a que también lo hagan para juntos formar un proyecto. De esa forma dejó un trabajo que otros quisieran para sí, 10 años de trayectoria en una multinacional como Google, para apostar por una idea: la de poner un granito de arena en el cuidado de la Tierra creando alimentos ecológicos provenientes de ingredientes cultivados de forma natural.

Porque a veces conviene detenerse a respirar, a Parar Más, Sentir Más —filosofía a la que nos invita a acercarnos Cervezas Alhambra— para tomar las mejores decisiones. Así nació Origo Bakery.

Recuperando trigos y nutrientes

pan de origo bakery

François abrió entonces el obrador en la calle Milà y Fontanals de Barcelona con una convicción: la de generar una forma diferente de cultivar alimentos y demostrar que  la comida que se riega, alimenta y recoge de forma consciente es mucho más sabrosa y saludable. 

El trabajo artesanal de Origo Bakery comienza en el campo. Los trigos que emplean para elaborar sus panes son variedades antiguas de Cataluña y el Mediterráneo provenientes de diferentes lugares que están siendo recuperadas por algunos agricultores; variedades con sabores únicos que no son solo deliciosos, sino mucho más nutritivos por la ausencia de químicos.

Harinas de la mejor calidad procesadas en molinos de piedra para preservar el germen del trigo, el que contiene la mayor parte de las vitaminas y minerales. Una apuesta por transformar la materia prima en alimento sin prisas, empleando los cinco sentidos en cada paso del proceso. El trigo Khorasan, por ejemplo, crece a una hora de Barcelona, se trata de un trigo antiguo, amarillo, con hasta 40 por ciento más de proteínas que el trigo moderno. No es un capricho esto de volver a los orígenes. Ni algo del pasado. Paradójicamente, retornar al comienzo y a la naturaleza es una apuesta firme de la contemporaneidad.

Transformando en sabores únicos

Con estos trigos de los que hablamos, el equipo de Origo trabaja mano a mano para hacer la alquimia. Es un obrador abierto, donde quien entra puede ver cómo François y Arthur emplean los dedos, agudizan todos sus sentidos —incluyendo el sexto, que es el tiempo— para que aquello que ha sido cultivado de forma única tenga un sabor único. Es casi un deber con aquel tesoro de materia prima que se ha conseguido.

ingredientes pan origo bakeryEn los panes de este obrador hay tres ingredientes: harina, agua filtrada y sal marina del parque natural de Delta del Ebro. No más, a menos que sean otros alimentos naturales. Los aditivos, los conservantes o la grasa aquí no tienen cabida.

Amasan a mano, a la antigua. Amasan y esperan, amasan y fermentan, amasan y siguen amasando. Es la única forma de que el acto y su consecuencia tengan el mejor resultado. Luego, la masa se cocina en un horno con nombre propio, pues incluso en esos pequeños actos se nota el cariño.

Goliath —el horno— termina la alquimia y ofrece después de un rato los panes esponjosos de Origo. Son panes hechos con tiempo —igual que las elaboraciones de Cervezas Alhambra— como el de 100 % escaña, el de 100% centeno, el Conpenhague (avena, semillas de girasol, lino y chia, sésamo, almendras, polvo de psyllium, miel, aceite de oliva virgen extra, agua filtrada y sal), o el de aceitunas, hierbas provenzales y cáscara de limón.

Son panes intensos estos, con sabores que perduran en las papilas después de un bocado, como cuando se bebe un trago de Alhambra Reserva Roja y el gusto queda en el paladar y la garganta.

Hay sueños a los que más vale hacerles caso. François quiso cambiar su mundo contribuyendo a mejorar el nuestro con sus panes, y a nosotros nos pareció tan delicioso este sueño que cómo no hablar de él.

Fotos | web Origo Bakery, Facebook Origo Bakery

En Momentos Alhambra | Azada, cuando el aceite de oliva es solo el comienzo

En Momentos Alhambra | El pan que nos enamora

 

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Un caramelo del siglo XIX, toda una delicia artesanal en el corazón de Mérida

Un caramelo del siglo XIX, toda una delicia artesanal en el corazón de Mérida

31 enero, 2018
Así como las columnas del teatro romano de Mérida se mantienen firmes, atestiguando que hubo un tiempo en el que la Colonia de Emerita Augusta era parte de aquel gran Imperio. Con el mismo afán de perpetuidad, la Confitería Gutiérrez sigue hoy, casi doscientos años después de su apertura, ocupando un privilegiado lugar en el corazón de la ciudad. También en de los que la habitan, que los consideran parte de la identidad de ese lugar. Gracias a su esfuerzo, los años de trabajo y el respeto por la tradición, sus caramelos son hoy un referente. La Confitería Gutiérrez, parte de la historia de Mérida.
Pastafresca, o cómo puedes traer lo mejor de Italia a tu cocina

Pastafresca, o cómo puedes traer lo mejor de Italia a tu cocina

10 octubre, 2019
No hay un producto en la cocina más versátil que la pasta. Puede ser cotidiana y puede ser elegante. Tradicional y creativa. Todo depende del “traje” —la salsa, el relleno, los ingredientes— con el que se vista. En los obradores de Pastafresca conocen a la perfección las posibilidades culinarias que ofrece el trabajar con el producto desde el inicio —infinitas, como las de un lienzo en blanco— y por eso crean artesanalmente sus propias pastas. Lisas o con un relleno en el que se concentra todo un mundo de sabores que han importado desde el epicentro de la cultura de la pasta: Italia.