Nueve restaurantes donde llevarse a Granada al paladar

Por Marieta Zubeldia

Entre los aires aromáticos que recorren las calles y jardines de Granada escapan por ciertos balcones algunos que no solo se disfrutan al respirarlos. Hay olores de la tierra andalusí que se transforman en bocados sabrosos y maleducan nuestro exquisito paladar. Ahora, no podemos dejar de seguir su rastro, averiguar de qué restaurantes granadinos proceden y hasta qué arcanos rincones del placer gastronómico nos conducen.

1. Mirador de Morayma: en el interior de la ciudad, en pleno centro del barrio de Sacromonte y oculta a la vista de los que pasan, pervive una casa de campo. Dice la leyenda que, supuestamente, entre sus paredes residió y resistió la princesa la Morayma durante el cautiverio de Boabdil a finales del siglo XV. Según la temporada, podrás degustar platos típicos de cocina albaycinera como el choto al ajillo o la carne de membrillo.

2. Huerto de Juan Ranas: situado en el Mirador de San Nicolás, la cocina andaluza y los vinos de la tierra dominan este restaurante con vistas a la Alhambra. En sus propias palabras: “es el lugar ideal para deleitar todos sus sentidos”. Destacan su conservas y su tratamiento de los tomates, que cultivan en su propia huyendo de cualquier aditamento químico.

tomates, zanahorias y nabos

3. Taberna Prado Negro: para alejarse un poco del centro. Conocida por sus comidas de la comarca, elaboradas con productos de temporada de la zona. Se encuentra a los pies de la Sierra de Arana, en el parque natural de la Sierra de Huétor. Por un precio medio de 16-25€ podremos deleitarnos en el sabor de platos típicos como los cogollos con ajos fritos o el lomo de orza. Cuenta con el certificado de excelencia de TripAdvisor y es además un lugar de encuentro para todos aquellos amantes de las rutas en bici.

4. La Fábula: la cocina de Ismael Delgado ya ha sido premiada con un Sol Repsol, lo que hace que cualquier degustación que deseemos hacer en su local suba a un precio medio 60 €. Aquí se une la cocina de autor con la de la tierra, la tradición y el futuro de la gastronomía: ensalada nazarí con menta, cochinillo granadino con tocino de manzana, naranja de valle de Lecrín con aceite y chocolate. Ah, y no dejes de probar sus aceites.

quesos

5. Bar Los Diamantes: puede que esta sea la cita imprescindible de nuestra lista. Desde 1942, su estilo nada impostado, el sabor y los productos de sus tapas y raciones lo convirtieron en un clásico de la ciudad al que iban las estrellas de Hollywood cuando visitaban Granada. Hoy mantiene la calidad de sus platos y la gente que abarrota sus barras. Tienen especial arte para freír el pescaíto.

6. La Tana: otro clásico: 100% taberna andaluza y un dueño que te guía por todos los sabores de su cocina. Tapas típicas y raciones abundantes y de calidad: paté casero, calabaza frita, morcilla picante. Como dicen sus propios clientes, “un muy buen lugar para ir con los amigos y disfrutar.”

7. Bar Aliatar: desde 1947, el bar Aliatar es el típico sitio muy barato y un poco tradicional que todo el mundo conoce por un plato y forma parte de la ruta habitual de bares: el jamón y los caracoles con caldito picante de almendras y guindillas. También destaca su jamón.

8. Casa Torcuato: en el barrio del Albaicín, desde 1932, la cocina tradicional se calienta en sus fogones, que han dado toda una reputación al nombre de este restaurante. En un ambiente familiar, se puede disfrutar de su solomillo al caramelo de higo, el entrecot al Torcuato, el rape Al-Andalus, los lenguados al pistacho o el pastel de castaña… El cuidado por el detalle es máximo.

9. El Agua: situado también en el Albaicín, hay que recorrer todo un laberinto de calles para llegar hasta él. Está envuelto por jardines y sus ventanales dan al paisaje urbano medieval de La Alhambra. Están especializados en la “cocina de comunicación”, cuyos secretos no vamos a desvelar a la espera de que tú mismo te sorprendas al probarla.

Imágenes | Facebook Huerto de Juan Ranas, Facebook La Fábula, Pexels

En Momentos Alhambra |Tortilla del Sacromonte, olla de San Antón, moraga de sardinas… Así se come en Granada
En Momentos Alhambra | Santa Teresa: donde lo tradicional y lo gourmet se funden en un solo sabor

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Llamada a aventureros: descubriendo las mejores patatas bravas

Llamada a aventureros: descubriendo las mejores patatas bravas

3 abril, 2019
Probablemente sea uno de los recuerdos más recurrentes que tenemos muchos: ver a nuestros padres un domingo de terraza, cerveza en mano y plato de patatas bravas al centro, mientras nosotros jugábamos alrededor. Con los años se intercambian los papeles y llega la reunión con los amigos un viernes al salir del trabajo, compartiendo unas cañas y contándonos la semana acompañados de las mismas patatas.
Los guisos de nuestras abuelas a fuego lento: una tradición reinterpretada

Los guisos de nuestras abuelas a fuego lento: una tradición reinterpretada

19 diciembre, 2017
Percibir el mundo a través de los sentidos. Saber que el olfato es el más importante en la tarea, el más sensible a nuestra historia de vida. Esos aromas que hacen recordar, rememorar momentos inolvidables, de aquellos gratos y otros no tanto. La primera cita en la que usaste ese perfume recién comprado; el viaje de la adolescencia comprendiendo la inmensidad del mundo sentado frente al mar aspirando su olor.