Manual de instrucciones para un aperitivo muy especial: de la mesa perfecta a la cerveza ideal

Por Laura Elena Vivas

Se trata de ser felices. Por un rato, por un lapso en el que además el tiempo está terminando de transcurrir con una vuelta alrededor del sol y brindamos por lo que vendrá en el nuevo periodo. Es fin de año y hay que celebrarlo.

Se trata de ser felices y se busca crear un ambiente que propicie ese buen momento, que los sentidos se embriaguen a través de lo que ven, escuchan, tocan, huelen y saborean. Se decora la casa, la mesa se viste de gala y planificas la gran cena así como lo previo, el rato en el que van llegando de a poco los invitados. Hay abrazos y sonrisas, sacas las Cervezas Alhambra frías de la nevera y las abres para decir salud. Los aperitivos acompañan para que el estómago y el paladar sonrían contigo. Con vosotros.

Ser felices y recordarlo después, porque la vida se compone de esos ratos en los que nos detenemos y nos centramos en Parar más, Sentir más.

Hoy queremos ayudarte a crear ese momento.

cerveza alhambra especial maridada con tapas

Del snack a la preparación

El objetivo es que aquello que está bien sea aún mejor. Y no hace falta eternizarse en la cocina para lograrlo.

Porque con pequeños grandes detalles obtendrás lo que buscas. Un plato de jamón es un plato de jamón. Uno, bien cortado, puedes acompañarlo, para embellecerlo más, de un tartar de tomate que hayas encontrado en tu mercado; un tomate que te garantice un sabor de los de verdad, aliñado con un aceite de oliva virgen extra. Sabores que vienen del sur como esa Alhambra Reserva 1925 con la que redondear tu plato, que dejará que el gusto del embutido se expanda en tu boca mientras el lúpulo también hace su efecto en tus papilas gustativas.

Otra apuesta segura para tu aperitivo son unos buenos encurtidos como esas aceitunas, tan nuestras y tan variadas. La manzanilla y la gordal combinan a la perfección con una Alhambra Especial, de sabor suave y con el punto exacto de cereales, caramelo y frutos verdes o de su hermana Alhambra Especial Sin, una cerveza sin alcohol equilibrada y sorprendente. Ellas completarán la charla de quienes se están poniendo al día después de mucho tiempo.

aceitunas de aperitivo

Puedes acudir también a las preparaciones sencillas y sabrosas, como un hummus de remolacha, que con tostadas o palitos crudos de verduras le encantará tanto a vegetarianos como a carnívoros. O un carpaccio de bacalao, al que con solo añadirle un buen aceite de oliva con romero y limón, y el gusto maridado de esas Cervezas Alhambra frías que hemos mencionado, te regalará comentarios de tus invitados.

Pero ellas no están solas, tienen una compañera de vidrio oscuro y sabor único, la Alhambra Reserva Roja. Puedes jugar con las tres en ese aperitivo donde se trata de ser felices. Porque cualquiera encajará muy bien con unos mejillones en salsa de curry rojo, que aporta un toque especiado y un poco picante. O con un rollo de salchicha como el que prepara Carolina Ferrer, que siempre triunfa entre los comensales y que ella marida con esta exquisita y singular cerveza, aunque también puedes acompañarlo con una de Las Numeradas, la edición especial de cervezas con la que Cervezas Alhambra desafía los límites de esta bebida.

rollo de salchicha y alhambra reserva roja

Maridando las Numeradas

Lo hemos dicho antes, se trata de mejorar, aún más, el momento y Las Numeradas, cervezas de edición especial, están hechas para eso. Para detenerse un instante a percibir su sabor, el de unas bebidas desarrolladas con un proceso especial, criadas en barricas donde antes estuvo reposando un vino de Jerez. Una forma de crear pensada por nuestros maestros cerveceros y que ha resultado en líquidos que brillan por sí mismos.

numerada pedro xinemez con tapa

Enfría esas Numeradas y marídalas. Solo tienes que dejarlas hacer su magia junto a unas tapas en el paladar de tus comensales. La Amontillado puede combinar con un plato de mojama y almendras tostadas, o con una tapa de esa burrata que tanto gusta y láminas de bresaola. A la Palo Cortado la puedes acompañar con esos langostinos que nunca faltan en una mesa navideña, o preparar un tartar de gamba roja si quieres algo todavía más especial. La Pedro Ximénez es amiga de los quesos, procura juntarla con uno manchego o un brie relleno de trufa para disfrutar de un abanico de sensaciones.

Te aseguramos que esa charla que teníais contándoos vuestros últimos meses se detendrá un segundo para preguntar de dónde viene todo aquello. Entonces verás que se ha consumado el momento de felicidad.

Tras el aperitivo vendrá la mesa de la cena, la que debes cuidar con detalle para seguir con lo que se inició en lo previo y que está compuesta de infinitos elementos, como bien sabe Carolina Ferrer. Mira, respira, compón tu mesa y disfruta de cada instante. El año concluye, pero las emociones y las sensaciones escribirán una nueva página.

Imágenes | iStock/VitalinaRibakova, iStock/vaksmanv, Carolina Ferrer, Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Una cena de Navidad diferente: sabores perfectos para maridar con cerveza

En Momentos Alhambra | Tres planes navideños para disfrutar y saborear esta mágica época del año

 

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Qava, el templo del queso que aguarda en Madrid

Qava, el templo del queso que aguarda en Madrid

28 enero, 2019
Esta es la historia de un artesano. Un hombre que le dio un vuelco a su vida para volver al origen. Al suyo propio en su Extremadura natal, adonde se fue hace muchos años a pastorear cabras para crear quesos que fueron premiados durante mucho tiempo. Al de la técnica, la de caminar bajo el sol, observar y cuidar esos animales que proveen la leche, que luego será procesada y que necesita de manos, conocimientos y el resto de los sentidos para transformar.
Humilde pero llena de carácter: la mejor pringá se come en Sevilla

Humilde pero llena de carácter: la mejor pringá se come en Sevilla

19 julio, 2019
Sevilla tiene un sabor especial. Sevilla sabe a huevos a la flamenca, a cazón en adobo, a gazpacho, a (exquisito) jamón y sabe, especialmente, a pringá. Esta elaboración, de origen humilde y de gusto delicioso, es una suculenta expresión de cómo el tiempo y la paciencia, con una buena materia prima, pueden hacer maravillas.