Los secretos gastronómicos de los mercados de Madrid

Por Laura Elena Vivas

Es el gran encanto de Madrid: hay tanto para hacer que puedes escoger, y de entre todo aquello que la ciudad ofrece para ver, respirar y recorrer sin prisas, sus mercados no son la excepción. Lugares con historia, con hechuras de otros siglos y puestos con décadas a cuestas, que hablan del barrio en el que están emplazados y dicen de qué van con el caminar de sus gentes. Los mercados de Madrid son una radiografía de ella.

Desde hace unos años han vivido toda una renovación. Muchos se han transformado por completo, otros han conservado parte de su esencia, lo  que está claro es que han pasado a ser uno de los atractivos gastronómicos para foráneos y habitantes.

Y es que en los mercados de Madrid se mira, se toca, se huele y saborea; se establece una conversación animada con el vecino de la barra o con el vendedor de toda la vida, se conocen las últimas tendencias culinarias mientras se descubre alguna gastronomía totalmente ajena. Se habla, se  escucha, se camina y se saluda. Se vive.

Y aunque hay unos cuantos más, en esta lista puedes conocer algunos de los mejores exponentes de los mercados de Madrid:

Mercado de Vallehermoso

Un mercado renovado que está dando mucho que hablar. Su historia comienza en 1933; a principios del siglo actual vivió un periodo difícil, y en el año 2015 los comerciantes de siempre se unieron a jóvenes que buscaban establecer nuevas propuestas gastronómicas para configurar lo que es ahora el mercado de Vallehermoso, un lugar desenfadado, para ir sin apuros, donde los puestos de productos de toda la vida se han unido a otros hechos para comer, tapear y beber sin posturas, solo para dedicar un tiempo del día a disfrutar sin mirar mucho el reloj.

En Vallehermoso igual puedes comprar un buen pescado para cocinar en casa, que parar a tomar una cerveza Alhambra bien fría en Vermut y Amén para ir abriendo boca de cara a probar las especialidades gastronómicas del resto del mercado, muchas caracterizadas por el concepto de cocina fusión que tan bien casa con este tipo de iniciativas. El objetivo es ofrecer disfrute, de hecho, ya lo proclaman en su sitio web: entra, compra, come, ama.

Mercado de la Paz

Nacido en 1882, en el Mercado de la Paz se mezcla la estructura clásica de hierro de los mercados de Madrid con los modernos diseños de sus locales. Está ubicado en el selecto barrio de Salamanca, y en su interior se respira el ambiente tradicional de un mercado de productos de alta calidad con puestos que poco a poco han ido renovándose para ofrecer propuestas gastronómicas distintas.

Se trata de un lugar para ver y recorrer, disfrutar una buena cerveza sin apuros al salir del trabajo en algunos de sus puestos interiores o en las terrazas que ofrece y vivir el Madrid más clásico y gourmet.

Mercado de Antón Martín

Otro mercado que se ha sabido renovar, con una ubicación envidiable, en pleno centro de Madrid, y el encanto de una clientela variopinta como sus puestos. En la planta baja y el primer piso se puede comprar una carne o unas frutas tropicales mientras se observa al señor mayor del barrio que va con su carrito y a los turistas haciendo fotos con su cámara; se ve al joven sibarita seleccionando productos y a las chicas con falda de media capa y zapatos de tacón que bajan desde la tercera planta, donde está la escuela de flamenco Amor de Dios, a comprar alguna fruta de merienda.

En Antón Martín se vive el ambiente de un barrio de siempre situado en una zona turística, se pueden probar cocinas del mundo entero en varios de sus puestos y mientras tanto brindar con los amigos y una cerveza.

fachada mercado anton martin

 Mercado de San Miguel

Es el mercado turístico por excelencia en la ciudad. Situado al lado de la Plaza Mayor,  su preciosa construcción externa es de principios del siglo XX. En 1916 fue inaugurado como mercado de abastos, y en el año 2009 vivió una renovación interna al completo, convirtiéndose en un lugar con puestos de productos gourmet para llevar o tapear allí mismo.

Y aunque es cierto que no han quedado ninguno de los puestos de toda la vida, aquí se encuentra materia prima de calidad, un ambiente multicultural y animado por su permanente trasiego de gente y mucha vida para pasar un buen momento foodie.

Mercado de los Mostenses

El menos renovado de la lista pero el más multicultural de todos, de ahí su atractivo. Este mercado está junto a la Gran Vía, en la plaza del mismo nombre, y conserva sus puestos con la fisionomía de siempre pero con una oferta que va desde  productos españoles y mediterráneos de la mejor calidad, pasando por otros de origen árabe o asiático, hasta frutas de origen sudamericano que no verás en otro mercado.

Es un lugar en el que se encuentran locales para comer, cada uno con cocinas distintas y un ambiente animado de personas que exploran experiencias novedosas. Los Mostenses es el favorito de cocineros y cocinillas para encontrar ingredientes de procedencias lejanas y verlos juntos en un solo lugar.

Fotos | Facebook del Mercado Antón Martín, Mercado de Vallehermoso, Mercado de San Miguel

En Momentos Alhambra | Descubriendo el Madrid de los Austrias: los sabores más castizos

En Momentos Alhambra |  Los guisos de nuestras abuelas a fuego lento: una tradición reinterpretada

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Los quesos de Praizal, sabor y tradición leonesa

Los quesos de Praizal, sabor y tradición leonesa

13 junio, 2018
Se trata del ciclo vital. Aquel donde se descubre la esencia de las cosas, la vuelta a los orígenes; donde se detiene la carrera para parar más, sentir más —como nos anima a hacer Cervezas Alhambra— y descubrir que aquello que siempre habías buscado estaba en el sitio de donde vienes.