Los mejores platos para saborear Las Numeradas en su máximo esplendor

Por Laura Elena Vivas

Hay encuentros que valen la pena. Como cuando se acude a una reunión social y se conoce a alguien con quien se establece una empatía inmediata. Y te alegras de haber ido al evento porque conocer a esa persona ha sido quizá lo más interesante. Hay encuentros gustativos que son lo mismo. Conocer un sabor que no esperabas, que hasta ahora era desconocido. Que ha resultado tan interesante que ha valido la pena atreverse a cambiar y probar.

Porque hay cervezas que no se pueden explicar, hay que sentirlas. Eso es conocer Las Numeradas.

las numeradas de cervezasalhambra

Una serie muy especial: Las Numeradas de Cervezas Alhambra

Si ya te has encontrado con ellas, sabrás de lo qué se trata. Palo Cortado, Amontillado y Pedro Ximénez, una serie única, la número 3; unas cervezas únicas, creadas por los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra para ofrecer un universo que va más allá de beber para calmar la sed. Las Numeradas se envejecieron en barricas en las que antes reposó un vino de Jerez.

Por eso llevarlas a tu boca es una experiencia sensorial diferente.

Se trata de tres bebidas que se iniciaron con el mismo proceso de cualquier Cerveza Alhambra, ese que se realiza con cuidado y con los cinco sentidos, y que comienza extrayendo todas las virtudes de la cebada para convertirla en malta, la malta que luego se transformará en mosto y a la que se le añadirá el lúpulo para fermentar, madurar, pasteurizar.

El tiempo es oro en este proceso, porque después el líquido se deposita en las maderas de las barricas a fin de convertirlo en una Numerada, y ella dejará impresa su impronta de vainilla y coco. Un aroma a caramelo que en cada una se expresa de una forma y da paso a notas gustativas que obligan a tomar un momento parar degustarlas. Parar más, Sentir más en toda su esencia.

Hoy estás invitado a combinarlas con algunos platos para que esa experiencia sea todavía mejor.

Las Numeradas y sus maridajes

Maridar es hacer que en tu boca ocurra un festival de sensaciones. Todo un arte, el de combinar comida y bebida de forma que cada uno se exprese con lo mejor que ofrece, lo mejor que tiene.

Maridar es un acto muy personal, depende también de tus gustos. Pero puede ayudarse con algunas recomendaciones.

Amontillado es una lager con los tonos ajerezados que le ha dejado la barrica, aromas a caramelo y coco y sabor intenso de uvas pasas. Es una cerveza con acabado seco, combínala con ese risotto de setas y jamón; la textura melosa y el gusto intenso del queso que tiene el arroz jugará a compás con el sabor final de la bebida. También puedes cocinar esos cortes de cerdo ibérico como la presa o el secreto en una salsa de jerez, se encontrarán con el tono de las barricas en la cerveza y le darán un gusto a tu paladar.

tataki de atun, cervezas alhambra

 

A la Palo Cortado la barrica le ha impregnado un aroma único, que ha ido en evolución y que ha hecho que vino y lúpulos encuentren armonía. Es una lager con cuerpo moderado y gusto final seco y dulce al mismo tiempo. Imagina una pieza de atún simplemente sellada en la plancha, cocida ligeramente por fuera para dejar que la carnosidad del pescado quede intacta por dentro, a ese tataki una vez hecho  añádele un chorrito del mejor aceite de oliva virgen extra con unas almendras cortadas de forma muy fina. Cuando pruebes un bocado y bebas un sorbo la sensación hará que cierres los ojos.

Y si es verano y te apetecen platos más frescos, puedes hacer un ajoblanco, la famosa sopa andaluza a base de almendras, pan y ajo; cuando la sirvas remátala con trozos de uvas y pasas, casarán a la perfección con la cerveza.

La Pedro Ximénez es una lager de alta graduación y cuerpo intenso. Es aromática, y también es amarga y dulce con notas a chocolate, además del coco y las uvas y pasas. Por eso va bien con platos intensos y postres. Puedes servirla en un momento de aperitivo especial, ese que irá con aquella tabla de quesos que has seleccionado especialmente para la ocasión,  un idiazábal, un manchego, un cabrales y un payoyo. O puedes ponerla en el cénit de esa comida que has preparado con esmero, con el gulash de ciervo de tanto sabor como la cerveza. O dejarla para el cierre, para el dulce y esa tarta de queso que aprendiste a hacer en casa.

tarta de queso, cervezas alhambra

Las Numeradas hay que vivirlas, solas o acompañadas, pero si eliges lo segundo, te aseguramos que con estas combinaciones tus sentidos recordarán ese momento durante un buen tiempo. Prueba.

Imágenes | Cervezas Alhambra, Unsplash/wesual

En Momentos Alhambra | Las Numeradas de Cervezas Alhambra o cómo desafiar los límites de la cerveza

En Momentos Alhambra | Una cena de Navidad diferente: sabores perfectos para maridar con cerveza

Comparte con nosotros

10 comentarios

Responder a Jose antonio garcia de las heras Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Brutal Terrific Jams, mermeladas urbanitas (y un poco rockeras)

Brutal Terrific Jams, mermeladas urbanitas (y un poco rockeras)

16 agosto, 2019
Hay nombres que son toda una declaración de intenciones. Aunque no lo fueran desde el primer minuto. Aunque su nombre sea el fruto de una casualidad. Pero, tantas veces, las cosas más sabrosas de la vida parten de algo inesperado, de la improvisación, de la reinvención y de la libertad creativa. Ese es, también, el caso de Brutal Terrific Jams. Estas mermeladas, terroríficamente brutales, son todo un desafío a la tradición y, al mismo tiempo, beben de ella. Porque apuestan por una elaboración pausada, siguiendo los procesos de siempre, dedicando tiempo a Parar más, Sentir más, para descubrir los sabores que mejor combinan entre sí.
Mirar, ver, saborear con los ojos: los secretos de La Máquina

Mirar, ver, saborear con los ojos: los secretos de La Máquina

17 mayo, 2018
Miramos sin ver. Nuestros ojos están acostumbrados a deambular sin detenerse en detalles, pero a veces, solo a veces y si nos dejamos llevar, son capaces de descubrir, de sorprendernos y, lo que es más importante, de ser la puerta para que otros sentidos entren en acción. Dejan de mirar y empiezan a ver.