La mejor gastronomía valenciana para maridar con sol y mar

Por Lorena Papí Rodes

Aún no es verano pero en una ciudad abierta al mar como Valencia ya se fantasea con él. Su llegada es inminente: lo anuncian las sensaciones, lo advierten las señales. La luz del sol alarga su presencia, el olor a césped recién cortado sustituye al de la tierra mojada por la lluvia y las playas se preparan para la temporada. Son días de convocar a la felicidad en gestos tan simples como el primer baño en el mar. O sentarse en una terraza a dejarse acariciar por el sol con una refrescante cerveza Alhambra en la mano, entre amigos.

Es el momento perfecto para vivir la calle al máximo. Para deleitarse con paisajes, urbanos y marítimos, para sentir la efervescencia cultural de una ciudad que no deja de reivindicarse. Y para recorrer sus rincones históricos, sus lugares más emblemáticos, disfrutando al tiempo de la mejor gastronomía local.

En estos restaurantes —más que recomendables— la cocina valenciana se reinventa. Pero la tradición sigue constituyendo la base, la chispa que hace que prenda la llama de la creatividad.

Sucede: una lección de historia a través de la gastronomía

Fritura de sardina en Restaurante Sucede

Se puede aprender historia con una carta como la del restaurante Sucede. Sus creaciones culinarias —como la sardina en manitol que ilustra la imagen—son testimonio del paso de diferentes civilizaciones por Valencia. Ellas dejaron un poso cultural innegable, un patrimonio presente en la piedra, en los nombres de los pueblos y, también, en la gastronomía.

En el binomio CaroHotel & Sucede Restaurant, cada espacio y cada ambiente está diseñado para vivir una experiencia distinta. En un refugio íntimo y amurallado, elegido por la editorial alemana Taschen como uno de los restaurantes más bonitos del mundo, el comensal se sorprende en la sala con un arco gótico del siglo XV. Pero la belleza y originalidad del lugar se ven casi eclipsadas por las de sus emplatados en los que sus creaciones lucen como lienzos y esculturas. Y sin embargo, con una base de fuerte tradición. La que rescata la gastronomía romana y árabe desde la técnica del siglo XXI.

Original postre de huevo de codorniz

Reinterpretar un arroz meloso de pescado y convertirlo en una escultura con reminiscencias marinas. Equilibrar los sabores del mar y la huerta con una Coca de tomate y boquerón marinado. Rendir homenaje a los platos más tradicionales con nuevos conceptos, como la Infusión de anguila y garbanzo y el Mejillón ojimiel. Enamorar a primera vista y convencer a los paladares más exigentes. Son algunas de las razones por las que su chef, Miguel Ángel Mayor ha logrado una estrella Michelin para el lugar.

Azul Sunset Point: saludando y despidiendo al sol

La luz del día va cambiando y transformando el ambiente en Azul Sunset Point, ubicado en la Marina Real de Valencia. Es uno de los lugares más privilegiados de la ciudad para disfrutar de cada comida del día sin prisas, alargando el momento, dejándose atrapar por su paisaje marítimo.

El mar puede verse, se puede sentir su presencia en las suaves ráfagas de brisa marina en las que viaja hasta la terraza del Azul Sunset Point. Pero también se puede saborear: en las creaciones a base de pescado de su carta, como el Pulpo a las finas hierbas y el Calamar de playa a la plancha. Matices y tonos frescos los de estos productos del mar que tan bien maridan con el sabor intenso de una Alhambra Reserva 1925.

La Manera: el toque chic en pleno centro de Valencia

Alcachofas confitadas

Muy próximo al Ayuntamiento y a solo unos pasos del que fuera el emplazamiento original de la ciudad de Valencia —Ciutat Vella— está La Manera de vivir el centro con otra actitud. Una manera de pausar la mañana, la tarde o la noche en mitad de todo ese bullicio que llena las calles aledañas.

Una de las sedes de la ruta gastronómica Tapas con tiempo de Cervezas Alhambra, en La Manera saben cómo innovar sobre el plato, a partir de productos sencillos, como demuestra su Crema de tomate asado con albahaca acompañada de una rebanada de focaccia a la parrilla o sus Alcachofas confitadas, una tapa homenaje a la huerta. Platos que pueden degustarse desde su terraza o en un cuidado espacio interior que se deja acariciar por esa luz tan especial de la ciudad, gracias a sus enormes ventanales.

Imaginativas creaciones en las que se mima el producto, como hacen con las Cervezas Alhambra. En La Manera, no solo son expertos en conquistar tu paladar; también en realizar el tiraje de cerveza perfecto, para no perder nada de su esencia. Porque tirar una cerveza también es un arte que requiere maestría y habilidad. Que una cerveza llegue al paladar en las excelentes condiciones que se ha fabricado depende, entre otras cosas, del esmero y la dedicación que a la hora de servirla.

Goya Gallery: el arroz encuentra su sitio

El arroz es, sin duda, el alimento más célebre; el embajador de los valencianos en el resto del mundo. En paella, al horno, meloso. De conejo y con bogavante. Admite tantos matices y sabores como los que ofrece toda la gama de variedades de Cervezas Alhambra.

Los arroces de Goya Gallery Restaurant presumen de ser de los más célebres en Valencia. Le avala también su larga trayectoria cocinándolo: desde unas Fallas, hace ya 68 años. De hecho, ya han recibido premios que corroboran la maestría de sus cocineros a los fogones. En este lugar especial, muy próximo al antiguo cauce del río —ahora gran espacio verde que vertebra la ciudad— los arroces de autor, firmados por el laureado Fernando Navarro, son los protagonistas.

Una de los platos con pescado de Goya Gallery Restaurant

Pero no las únicas delicias valencianas. Son creaciones como la Torraeta de escalibada a la leña con “all i oli” y anchoas y su Sepieta de playa troceada “salsa verde” auténticos homenajes al Mediterráneo. Un delicado equilibrio entre tradición e innovación que le han hecho merecedor de estar en la lista Bib Gourmand 2018 en España y Portugal, elaborada por la Guía Michelín.

Grupo Copenhagen: empapado del ambiente del barrio más vibrante

Terraza del Restaurante Copenhagen

El Grupo Copenhagen es una familia bien avenida de tres. Oslo disfruta de una ubicación privilegiada en uno de los lugares imprescindibles de Valencia: el distrito de Intramurs o El Carmen. En un vetusto edificio —levantado en 1850— y a sólo unos pasos del tradicional y concurrido Mercat Central de la ciudad. Su carta se basa en originales propuestas veganas y vegetarianas potenciando los productos de la zona.

Los otros dos locales, Malmö y Copenhagen, conviven en Ruzafa, uno de los barrios más renovados y vibrantes de Valencia; un distrito que ha ido viviendo una transformación a lo largo de los años, a muchos niveles. Pero ese ambiente renovado sólo se aprecia como una fina capa de la piel de Ruzafa. Siguen gobernando sus antiguos edificios, rematados por artísticas molduras e ingeniosas esculturas y que esconden en su interior tradicionales casas de techos altos y suelos de manises.

Es esta clase de contraste la que caracteriza al barrio. Por eso una estética chic como la de Copenhagen encaja a la perfección. Algunas propuestas de su carta son la respuesta a ese viaje conjunto, esa unión de destinos entre lo antiguo y lo nuevo, como la Hamburguesa homenaje a Russafa (Ruzafa) con tomate seco, cebolla caramelizada, rúcula y queso gouda vegano, sobre base de polenta acompañada de patatas mediterráneas.

Es una “cocina mediterránea, divertida, moderna y creativa” que juega a la fusión con Oriente y representa tanto el espíritu del barrio como a la gastronomía levantina. Que combina con propuestas alternativas, como su Tabla de tapas veganas, perfectas para el maridaje con cerveza Alhambra, de barril o en botella. En Malmö, la carta se vertebra inspirándose en la cocina japonesa y thailandesa, pero también en la vegetariana. La alimentación sana, ecológica y autóctona es el hilo conductor en el menú.

Pan Comido: comer sano y delicioso, seas como seas

El veganismo y el vegetarianismo son dos formas de vida que trascienden de los alimentos. Responden a una actitud. En lo que respecta a la gastronomía, es algo más que prescindir de la materia animal: es entender la alimentación de una manera totalmente distinta. Y, en ningún caso, reñida con el sabor, la creatividad y la excelencia culinaria.

En Restaurante Pan Comido todos los alimentos son ecológicos. Su carta sigue una premisa: lograr el balance entre delicioso y sano. Y contentar a todos los públicos, tanto a los que optan por lo vegetal, con platos como un Arroz al curry hindú con tofu y manzanas verdes, como a los que buscan el sabor de un buen pescado y que van a encontrar en su Sardina ahumada sobre tomate con especias y aromas cítricos y su Pulpo a la barbacoa con especias, con cremoso de patata y aceite de perejil.

Bañarse en el mar. Saborearlo. Sentir como el sol va calentando el cuerpo, aún tibio por el invierno. Y como el espíritu se eleva, después de contentar a todos los sentidos. Vivir Valencia desde su gastronomía puede ser una experiencia para los sentidos.

Fotos | Facebook/@sucederestauranteFacebook/@lamaneravalenciaFacebook/@goyagalleryrestaurantFacebook/@restaurantecopenhagenvalencia

En Momentos Alhambra | Mirar, ver, saborear con los ojos: los secretos de La Máquina

En Momentos Alhambra | Tradición e innovación, los pilares del sabor de Cervezas Alhambra

 

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Los quesos de La Jara, el alma de los Montes de Toledo

Los quesos de La Jara, el alma de los Montes de Toledo

19 octubre, 2017
Trae a tu mente uno de esos paisajes que, inevitablemente, evocan una calma única: los campos toledanos, tierra fértil verde y ocre, donde los animales viven y conviven a sus anchas con una naturaleza que los alimenta. Las cabras, unas cabras con nombre propio, plenas de libertad para que puedan producir una leche virtuosa que con la que abrir nuevas fronteras del sabor.