Iniciativas que llevan los sabores más auténticos del campo a tu hogar

Por Laura Elena Vivas

La sensación que se percibe es de necesitarlo. Y cada día son más los que se suman. No se sabe en qué momento comenzó ni dónde, pero buscamos volver a lo natural, a encontrarnos y mirarnos a los ojos, a modelos más equilibrados, a comer alimentos que huelan y sepan. Paradojas de estos tiempos tecnológicos donde a veces vivimos detrás de una pantalla, aunque ella en ocasiones sea el instrumento para crear iniciativas que sirvan para mirarnos a los ojos, para encontrar otro modelo, para comer natural.

Calabacines ecológicos

¡La Colmena que dice Sí! vive y se desarrolla detrás de pantallas que fomentan el contacto. Es un proyecto que busca el encuentro entre productores locales y público para que, además de mirarse a los ojos y compartir, los consumidores pueden adquirir productos del campo comprando directamente a los productores de la zona. Todo desde una de esas pantallas.

La red nació en Francia en el año 2011 y se ha ido extendiendo al resto de Europa. En España se inició en 2014 en Madrid y Barcelona, cuando unos locos por cambiar el modelo organizaron unas CatasColmenas para que todos pudiesen conocer el proyecto.

Por supuesto, la idea gustó y se extendió entre aquellos que buscaban esa vuelta a lo natural. Ahora son 64 Colmenas abiertas por todo el país, y la red de quienes buscan ese cambio y esos encuentros sigue creciendo.

Lo que significa ¡La Colmena que dice Sí!

Granada¡La Colmena que dice Sí! nació de esa necesidad de volver a comer productos del campo y recién salidos de la huerta o la granja. En el portal se ofrecen los productos que han sido trasladados a cada Colmena, situadas en diferentes zonas de la ciudad. El consumidor solo tiene que elegir la más cercana, adquirir y buscar su compra en ese espacio donde encontrará personas afines y cualquier tipo de productos; desde frutas a verduras, desde carnes a conservas, desde leche a cervezas artesanales… El objetivo es ofrecer una alternativa a los supermercados tradicionales, para que sea el productor quien obtenga el justo beneficio por su trabajo y el consumidor disfrute alimentos de la tierra.

El punto central de la red son las Colmenas, espacios en barrios que pueden ubicarse en la página web y en los que cualquiera puede participar constituyendo una para su comunidad. Solo necesita inscribirse y sentir esa necesidad de cambio y de volver a lo natural para convertirse, así, en Responsable de Colmena. Su misión entonces será ofrecer a quienes le rodean lo que productores de un radio máximo de 250 kilómetros generan. Se trata de alimentación de proximidad, de sentir la tierra en lo que se mastica, de volver, en definitiva, a los orígenes.

Cuando el responsable ha reunido un número suficiente de productores y consumidores inscritos, ¡voilá!, la rueda empieza a girar. Cada semana se organiza una venta online y los usuarios tienen 6 días para adquirir la cantidad que quieran.

“Comer mejor, comer justo”

Manzanas

Porque la red que constituye ¡La Colmena que dice Sí! tiene una visión: la de acompañar a la gente que quiera llevar a cabo una transición social y económica con el objetivo de generar nuevas maneras de producir y consumir. De ahí ese principio de comer mejor, comer justo.

Los productores reciben un pago por su trabajo, lo que les permite vivir sin depender de los vaivenes del mercado y reducir la tasa de abandono del sector. Los Responsables de Colmena emprenden un negocio que les genera ingresos y con en el que apoyan la economía local, al tiempo que le dan la opción a los consumidores de tomar alimentos de mayor calidad; y los productos, rara avis en un mundo donde los frutos han perdido sabor en función de una producción masiva y repleta de químicos, o donde una verdura puede dar la vuelta al mundo antes de llegar a la mesa con la consiguiente pérdida de género del productor más cercano.

Volver a lo natural como iniciativa excepcional, aunque ello debería ser lo normal, otra paradoja de un proyecto que busca mejorar el mundo en el que vivimos y sentar precedente para que cada día más personas coman precisamente así: natural. Como lo son los productos del campo con los que se elaboran los platos que puedes degustar en los talleres de degustación de Cervezas Alhambra, una selección única de sabores que potenciar y maridar, una historia y una experiencia listas para ser descubiertas en cada bocado —y en cada cerveza—.

Fotos | Facebook de ¡La Colmena que dice Sí!, ¡La Colmena que dice Sí!

En Momentos Alhambra | A nadie le amarga un dulce: los helados artesanales de La Romana
En Momentos Alhambra | 7 quesos que maridan a la perfección con Alhambra Reserva Roja

Comparte con nosotros

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Utopick: chocolates exquisitos y combinaciones fascinantes

Utopick: chocolates exquisitos y combinaciones fascinantes

28 diciembre, 2017
Contar un origen que comienza con una historia de amor suena repetitivo… Pero quizás es la mejor manera de comenzar una historia. Esta narra el encuentro de dos personas en un contexto común, con dos vocaciones que se complementan. Así, nació el romance, luego vendría el proyecto en común. Uno pequeño con grandes aspiraciones, uno ambicioso por el trabajo y los elementos que implica. Uno que desde las manos se extendería hasta crear un universo.
Lo mejor de la huerta, directamente a tu mesa: El Navarrico

Lo mejor de la huerta, directamente a tu mesa: El Navarrico

2 octubre, 2019
La conserva es otra de esas respuestas ingeniosas de la cocina para adaptarse a las circunstancias: al invierno, a la falta de mar, al exceso de producción. Pequeños cofres que, en lugar de tesoros, esconden una explosión de sabor. Embajadoras de lujo de sus lugares de origen; como los productos en conserva de El Navarrico; dignos representantes de la rica huerta navarra que son exportados a medio mundo.
Brutal Terrific Jams, mermeladas urbanitas (y un poco rockeras)

Brutal Terrific Jams, mermeladas urbanitas (y un poco rockeras)

16 agosto, 2019
Hay nombres que son toda una declaración de intenciones. Aunque no lo fueran desde el primer minuto. Aunque su nombre sea el fruto de una casualidad. Pero, tantas veces, las cosas más sabrosas de la vida parten de algo inesperado, de la improvisación, de la reinvención y de la libertad creativa. Ese es, también, el caso de Brutal Terrific Jams. Estas mermeladas, terroríficamente brutales, son todo un desafío a la tradición y, al mismo tiempo, beben de ella. Porque apuestan por una elaboración pausada, siguiendo los procesos de siempre, dedicando tiempo a Parar más, Sentir más, para descubrir los sabores que mejor combinan entre sí.