Humilde pero llena de carácter: la mejor pringá se come en Sevilla

Por Eva Gracia

Sevilla tiene un sabor especial. Sevilla sabe a huevos a la flamenca, a cazón en adobo, a gazpacho, a (exquisito) jamón y sabe, especialmente, a pringá. Esta elaboración, de origen humilde y de gusto delicioso, es una suculenta expresión de cómo el tiempo y la paciencia, con una buena materia prima, pueden hacer maravillas.

Porque igual que las elaboraciones de Cervezas Alhambra, la pringá sevillana necesita que las prisas queden a un lado; que las manos expertas cojan la varita y propicien su magia. Que el tiempo potencie los sabores y saque a la luz los matices ocultos del lúpulo de Alhambra Especial, una cerveza con cuerpo y, a la vez, ligera que conquista a nuestro paladar. Y que las horas de preparación subrayen la potencia y el carácter de la pringá, un plato que condensa el sabor de Sevilla.

 

Una historia y origen sencillos

La historia de la pringá es humilde, llana, de la tierra y sencilla. Y, por eso mismo, muy potente. Este plato, que se ha ganado un hueco en el olimpo de las tapas sevillanas (y hasta en la página web de turismo de la capital hispalense) encuentra su razón de ser en el puchero, en la tradición de comer, en familia y en torno a la olla, un buen cocido.

Los cánones sevillanos mandan que del puchero de la tierra se sirve, primero, el caldo, con garbanzos y verduras. La parte más potente, compuesta por la carne (chorizo ibérico, morcilla serrana y carne de cerdo) se sirve después. Y se come con el pan como utensilio, con el pan pringando los ingredientes del plato y dando forma, así, a la pringá.

Pringa en Sevilla

La pringá, que bebe de esa tradición, se actualiza y se presenta ante los comensales más exigentes y curiosos reconvertida en un imprescindible de las visitas gastronómicas a Sevilla. Del mismo modo que Cervezas Alhambra toma su origen granadino y de elaboración pausada y lo actualiza, dando forma a cervezas que, hoy, aúnan la tradición más pura con la innovación más sabrosa, la pringá toma nuevos cuerpos, pero mantiene su alma.

Hoy, lo habitual es pasear por las calles sevillanas y encontrar la pringá en su versión de tapa, acompañada de un pan de mollete (no hay un pan como ese para desayunar, almorzar o tapear) o en forma de croqueta. Convertida en algo así como un untable, la versión más actualizada de este plato conserva su poderío y sabor andaluz, pero llega a nuestro paladar de forma suave, gustosa y muy apetecible.

Combo ganador: pringá sevillana y Alhambra Especial

 

Pringa en Sevilla

Un montadito de pringá es una tentación irresistible. ¿Cómo negarse, tras un paseo por el barrio de Santa Cruz, por la judería o por el alcázar sevillano, a un mollete de pringá y una Alhambra Especial? Para reponer fuerzas, para abrir boca o para saborear la tradición reinventada, este combo es una apuesta ganadora.

Porque Alhambra Especial está concebida para acompañar esos momentos de tapeo improvisado, esas tardes en las que, con una terraza como escenario y unos buenos amigos como compañía, el sol hace el pasillo a la luna.

Alhambra Especial guarda en cada botella (o en cada caña tirada con cariño) un cuidado proceso de elaboración. Inspirada en las Lager Pilsner checas, los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra la adaptaron a los gustos del paladar español, dando con una cerveza refrescante, dorada, con aroma a cereal tostado y sabor equilibrado con toque a caramelo.

Maridada con una tapa de pringá, Alhambra Especial dibuja el camino al hedonismo gastronómico desprovisto de artificios y cargado de carácter. ¿Dónde degustar este combo en la ciudad de Triana, de las calesas, de la giralda y del color? Allá vamos.

El Pasaje

Pringá sevilla

El Pasaje es prácticamente una institución en el tapeo sevillano. Con más de 30 años de vida (comenzó su andadura en 1987), es un auténtico conjunto de espacios gastronómicos. Porque en el pasaje de Vila, en los números 6, 8 y 10, este bar restaurante despliega su magia.

Es en su espacio de bar donde la pringá se hace un hueco, donde convive con propuestas tradicionales y otras más novedosas para deleitar a los parroquianos, ya sean de toda la vida o de hace solo unos minutos. En El Pasaje es difícil no sentirse como en casa.

Su versión de la pringá, junto a una Alhambra Especial bien tirada, es un punto de partida idóneo para comenzar un paseo gastronómico por Sevilla, con el apartado más gourmet de El Pasaje como siguiente parada.

Bar Catalina

Retornar al origen para aprender, coger impulso y caminar hacia el futuro. Esa filosofía, impresa en el carácter de Cervezas Alhambra, se cuela también en los bares sevillanos. Espacios que no renuncian a su pasado, a su conexión con el pueblo (cuántas veces han sido y son los bares puntos de encuentro y reunión) y a su ligazón con la cocina de siempre, la que sentó los cimientos de una España pionera en la alta cocina.

Uno de ellos es Bar Catalina, situado en un espacio privilegiado de Sevilla (frente a los Jardines de Murillo) y que ha hecho de los ingredientes de la tierra y su cocina casera su carta de presentación.

De las croquetas de jamón a la tortilla de patatas, pasando por la pringá, el clasicismo gastronómico bien entendido es el punto fuerte de este local, cuya carta se adapta a la temporada para sorprender a sus visitantes. Sus tapas, maridadas con el oro líquido de Alhambra Especial, son las compañeras ideales de una tarde en la terraza de Bar Catalina, rebosante de sol, de unas bellas vistas y de delicias para el paladar. Rebosante de detalles para despertar a los cinco sentidos.

Imágenes | Unsplash – Henrique FerreiraJoan Oger, Facebook El Pasaje, iStock – zeleno, nehopelon

En Momentos Alhambra | Cuatro tostas que maridan a la perfección con Alhambra Reserva 1925 (y cómo prepararlas)

En Momentos Alhambra | Granada de Tapas, descubriendo los sabores originales de la ciudad de la Alhambra

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Suralgas, el sabor del mar en intensos bocados

Suralgas, el sabor del mar en intensos bocados

10 julio, 2018
Descubrir un sueño. Saber que quieres dedicarte a ello el resto de tu vida, a la tierra donde vives, a lo que genera, dotarla de algo nuevo que tenga su raíz en lo de siempre y lo reinvente. A un trabajo en el que haya que observar, tocar, dedicar tiempo para obtener el producto que has imaginado. Como cuando los maestros artesanos de Cervezas Alhambra elaboran cada una de las referencias.
Así se crea el turrón artesano: con tiempo y buena materia prima

Así se crea el turrón artesano: con tiempo y buena materia prima

14 diciembre, 2017
Es febrero y los campos de almendros de la región de Jijona visten ya su traje de flores, rosas y blancas. Con la floración, da comienzo un nuevo ciclo que culminará con la recolección de los frutos, cuando el sol estival empiece a calentar estas tierras montañosas. Justo a tiempo para abastecer de almendra marcona a las fábricas de turrón, manteniendo vivo un oficio que comenzó hace más de cinco siglos.
Bocados

Bocados

10 mayo, 2018
Del 30 de mayo al 2 de junio en el Paseo del Salón de Granada te invitamos a Momentos Alhambra | Bocados, donde podrás disfrutar del ambiente característico de lugares con tradición en la cultura de la tapa.