Gastronomía en el corazón verde de Madrid: de ruta por El Retiro

Por Eva Gracia

Madrid es su cielo rojizo al atardecer tiñendo la Gran Vía de color dorado, sus tardes de tapas en La Latina, sus noches de agosto paseando por una Malasaña casi vacía. Es mudarse a una ciudad desconocida y no querer marcharse jamás; es descubrirse conociendo el metro como la palma de la mano. Y es pasear por El Retiro en cada estación para ver mudar de piel al corazón verde de Madrid.

El parque más popular de la capital (y casi de España), con su estatua al ángel caído, su Palacio de Cristal y su lago, es un remanso de paz en medio del bullicio, un oasis en el que refugiarse cuando el asfalto pesa. Un pequeño gran rincón (cada uno tiene el suyo) donde acudir a Parar más, Sentir más.

Gastronomía en el retiro

Porque la filosofía de Cervezas Alhambra se entiende especialmente en el pulmón de Madrid, donde los planes más sencillos se convierten en los más apetecibles y donde la vida se disfruta de otra forma: más pausada, más natural, más feliz. Pasear sin rumbo fijo, olvidando el móvil en el bolsillo; perderse entre los árboles y buscar la sombra más placentera; tumbarse en el césped para ver las nubes pasar; charlar mientras en sol se pone y nos da el último baño del día. La esencia del Retiro es la calma, la quietud y el disfrute.

Pero el Retiro no solo se pasea: también se saborea. El entorno de este parque, plagado de propuestas gastronómicas de lo más variadas y apetecibles como estos cinco locales, nos ofrece bocados para degustar la vida a mordiscos. Y acompañarla con una Alhambra Especial en las tardes improvisadas, una Alhambra Reserva 1925 en los planes más cuidados y una Alhambra Reserva Roja en los días más especiales.

La Bendita Gastroteca

Prácticamente a las puertas del parque del Retiro y, también, muy cerca de la Casita del Pescador, se sitúa La Bendita Gastroteca. Este local de la avenida de Menéndez Pelayo cuenta con terraza, uno de los bienes más codiciados en el verano madrileño, y una carta que va desde las propuestas más informales hasta las más elaboradas.

Para un tapeo tras pasear por junto al lago, La Bendita Gastroteca presenta en su carta apetecibles e innovadoras raciones como una ensaladilla rusa de merluza y gambas. Clasicismo de la cocina española reinventado y convertido en un plato de tendencia: este local apuesta, como Cervezas Alhambra, por tomar el origen como punto de partida para avanzar, progresar y sorprender.

Además, las ostras son otra de las especialidades de la casa. Tomarlas al natural, con la compañía de una Alhambra Reserva 1925, que conquista a nuestro paladar con sus notas de naranja y su final caramelizado, se antoja como uno de los planes gastronómicos más apetecibles.

Lanchoa

A cinco minutos del Retiro y cerca de la parada de metro de Ibiza, Lanchoa acerca la esencia del Cantábrico al corazón de Madrid. El norte de España en el plato; Granada en la botella.

Las anchoas son la especialidad de este local, y se sirven tanto solas como en formato de montadito y acompañadas de otros productos de mar como atún. Su potente sabor contrasta y marida con el frescor, suavidad y ligero amargor de Alhambra Especial, la variedad de Cervezas Alhambra ideada para acompañar los planes improvisados, las tardes informales y los aperitivos que se alargan hasta la noche.

Kuc place to be

Un lugar donde el producto da la mano a la sorpresa, y donde la cocina con todas sus letras se encuentra con el mimo por el detalle, es un lugar en el que hay que estar. Como Kuc place to be, a poco más de diez minutos al oeste del Retiro.

Este es un espacio gastronómico de cocina elaborada donde encontrarse con propuestas diferentes y platos con los que deleitarse. Kuc place to be ofrece en su carta desde trufa líquida como bocado para comenzar hasta platos de carne irresistibles como presa ibérica en semiescabeche de PX, ideal para combinar con una Alhambra Reserva Roja.

Esta variedad se concibió como acompañamiento de carnes, embutidos y quesos curados por su intensidad, su cuerpo denso y su aroma a cereal tostado. Pareja ganadora del baile.

La Rotonda

En el corazón de The Westin Palace y a un pequeño paseo de diez minutos de El Retiro, el restaurante La Rotonda es señorial en su apariencia y en su carta. Bajo una cúpula acristalada, en este bello espacio, ideal para ocasiones especiales, se sirven entrantes como unas sardinas ahumadas con anacardos melosos, vinagreta de mango y cebolla encurtida. Puro placer culinario.

Restaurantes El Retiro

Los platos señoriales y, de nuevo, de idóneo maridaje con una Alhambra Reserva Roja, toman forma de propuestas como suprema de ave, arroz jazmín al vapor, salsa de curry hindú y manzana asada. Los postres incluyen una tabla de quesos nacionales e internacionales: ¿cómo resistirse a semejante declaración de intenciones?

Casa Galleta

A escasos cinco minutos del Retiro se encuentra Casa Galleta, una parada perfecta para reponer fuerzas tras un paseo por el parque o para quedar con amigos tras un atardecer cegador de esos que solo Madrid sabe regalarnos.

Castiza, pero no por ello menos especial, la carta de Casa Galleta incluye platos como berenjenas rebozadas en galleta con pomodoro y parmesano, tortilla de patata con chipirones en su tinta o tacos de maíz con carrillera, guisantes y cebolla crujiente.

El contrapunto sólido de una Alhambra Especial tirada con maestría y, por qué no, de cualquier plan que incluya El Retiro en su ruta.

Imágenes | Facebook – Kuc place to be, Casa Galleta, The Westin Palace, iStock – vwalaktealexsalcedo

En Momentos Alhambra | Casabase, un rincón de sabores italianos que florece junto al Retiro

En Momentos Alhambra | Porque el sabor necesita tiempo: Panic, los maestros del pan en Madrid

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Eneko Atxa, la vanguardia de la cocina que no olvida la tradición

Eneko Atxa, la vanguardia de la cocina que no olvida la tradición

17 septiembre, 2019
Visitar el Restaurante Azurmendi, de Eneko Atxa, es hacer un viaje en el tiempo. Un sueño en el que la tradición y la innovación se entremezclan en las manos de este chef, galardonado con cinco estrellas Michelín, para cocinar auténticos manjares capaces de enamorar al más exigente de los paladares.