El resurgir de los colmados: rincones exquisitos para paladares aventureros

Por Laura Elena Vivas

Hay giros que son necesarios. Mirar atrás y tomar aquello que funcionaba tan bien para reinventarlo, desde el respeto, sí, pero también con nuevos ojos. De esa forma nació Cervezas Alhambra, observando la tradición y reinterpretando sin perder su esencia, esa que se mantiene intacta desde 1925 cuando Granada se convirtió en su origen e inspiración, gracias al entusiasmo de dos emprendedores.

Una búsqueda, la de rescatar lo pasado y traerlo con una mirada contemporánea al ahora, es la que ha hecho que en los últimos años los colmados, espacios que antaño constituyeron todo un centro neurálgico de barrios y ciudades, tengan una nueva vida. Eso sí, manteniendo su encanto, su funcionalidad y atrayendo a paladares contemporáneos que sepan apreciar la materia prima de calidad.

Un poco de historia

Los colmados nacieron a finales del siglo XIX, eran los ultramarinos donde la clientela podía conseguir productos gastronómicos de la región y otros provenientes del extranjero. Durante la posguerra abastecieron a la gente de esos alimentos básicos que tanto escaseaban. Luego llegaron los grandes supermercados, allá por la segunda mitad del siglo XX, y los colmados cayeron en el olvido.

Hasta hace muy poco.

Porque lo que funcionó entonces, su esencia, sigue siendo aplicable décadas después. A su versatilidad original se le ha añadido la importancia de tener una gama de productos selectos, gourmet, para tentar a exploradores urbanitas que tienen muy claro que comer —y cocinar— es todo un arte.

Sus protagonistas, ingredientes de la mejor calidad, esos que son considerados un placer para los sentidos, que se toman despacio para disfrutarlos con ganas y apreciando todo lo que transmiten. Que hacen que cada bocado tenga un sabor y una textura únicos e irrepetibles. Igual que único e irrepetible es cada trago de Alhambra Reserva Roja, porque la forma en que nuestros sentidos se implican en la experiencia nunca es la misma.

Un día nos perderemos tocando sus líneas ovaladas, otro dejaremos vagar la mirada por el cuidado relieve de su botella, desvelando misterios y secretos; y cada trago, en sí mismo o acompañando alguna de nuestras creaciones culinarias favoritas, tendrá un sabor diferente.

Revivir esa tienda de entonces, repleta de productos únicos que cada uno de nosotros pudiésemos seleccionar y llevar a casa o también consumir en el establecimiento: así han surgido los colmados del siglo XXI.

Poco a poco, el concepto ha ido extendiéndose y cualquier ciudad cuenta con alguno de estos establecimientos, donde la vista se deleita nada más entrar con la oferta que disponen: productos que huyen de modas y flores de un día, lugares que se oponen a la masificación y apuestan por lo recoleto. Una gozada, en definitiva, si eres de los que gustan de perderse entre estanterías anticipando lo rico que estará todo.

Descubrir los colmados

Es una aventura. Te adentras en lo desconocido, pero con la emoción de quien sabe que lo que va a encontrar merecerá la pena. Quizá hasta vayas con una idea preconcebida en mente, la de encontrar esa marca de conservas de la que te enamoraste en Granada, o volver a toparte con ese queso exquisito que te deslumbró en alguna cena en buena compañía.

Comprar puede significar varias piezas de quesos nacionales y foráneos con denominaciones de origen, esos que se hacen respetando ritmos y pulsiones de los fermentos y la leche. O quizá unos embutidos con la misma calidad, cargados de carácter, con los que componer una de esas tablas de charcutería que cualquier sibarita que se precie sabe preparar con maestría.

Alimentos para saborear despacio, con los que elaborar una cena especial, de esas con las que sacas a relucir todo tu talento culinario, y que combinas con una bebida que sea igual de sugerente, como una Alhambra Reserva RojaCon su botella color granate labrada, ofrece un sabor único estilo Bock Tradicional emulando las cervezas centroeuropeas, matizado con un toque de nuestro carácter hispano impreso. Perfecta para maridar y beber por ejemplo en La Colmada, en el barrio Malasaña.

Su fachada pintada a mano ya resulta llamativa, las paredes azules del interior continúan sorprendiendo a quien entra a descubrirlo, y sigue luego con su amplia carta de quesos, embutidos, conservas y raciones. Pedirte una ensaladilla rusa con txaka y atún desmigado y maridarla con la Alhambra Especial, ideal para acompañar raciones y tapas improvisadas, puede pasar a ser el mejor momento de ese día para tu paladar. Su ligero amargor y sus matices en boca son el vehículo perfecto para encontrarle nuevos matices y aristas a cualquier ingrediente.

En Alimentación Quiroga, por su parte, la cara exterior se conserva igual, los grandes ventanales y el letrero evocan el pasado; el interior se sirve del presente con sus mesas altas, la barra llena de gente y las estanterías con un sinfín de productos para escoger los espárragos de Navarra que se pueden tomar allí o en casa, igual que las alcachofas.

También puedes seleccionar una ración de su carta, como la tosta de salmón ahumado y queso brie o unos chipirones en su tinta y acompañarlos, por qué no, con una Alhambra Reserva 1925. La botella luce desde la barra y combina perfectamente con casi toda la gama de quesos que se observan nada más entrar al establecimiento o las conservas que ofrecen. Es una cerveza que por su amargor moderado, ligero dulzor y gusto refrescante permite que los sabores de la comida luzcan mientras deja impreso ese toque cautivador que la distingue en el paladar. En este lugar lo saben y por eso la tienen, solo tienes que ubicar tu sitio y pedirla.

Citamos solo dos ejemplos, pero hay muchos más. Los colmados son negocios que los reconoces por su mezcla de esencia tradicional y toques actuales, por ofrecer los mejores productos y conservar ese trato cercano que siempre hubo en los pequeños comercios; gracias a ellos puedes vivir un momento especial, ese que puede ser brindar con tu cerveza y las raciones que hayáis pedido sentados a su mesa, ese que puede seguir abriendo una lata de la mejor conserva en casa mientras le das un trago a tu botella.

Fotos | iStock/, Facebook Alimentación Quiroga

En Momentos Alhambra | Qava, el templo del queso que aguarda en Madrid

En Momentos Alhambra | Un delicioso paseo por los mercados más apetecibles de Madrid

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados