El alma gastronómica tras las Noches Alhambra by Nacho Manzano

Por Laura Elena Vivas

Y de repente, llegar a ese sitio al que se ha acudido con el simple propósito inicial de vivir un rato agradable sin más. Pasar un tiempo conociendo y reconociendo, y después, comprobar que todo ha cambiado, que aquello se ha convertido en la ocasión de escuchar a alguien que vive de su vocación, de ver la labor de unas manos acostumbradas a buscar, experimentar, descubrir con mayúsculas. De oler y saborear. Darse cuenta de que se perdió el propósito inicial porque ahora se trata de admirar el trabajo bien hecho, despacio y con el corazón. De repente aquello se convierte en un gran momento.

Conocer lo que hay detrás hace más grandes las historias. Descubrir a un hombre que casi desde el principio tuvo claro lo que quería, una vida cuya andadura siempre fue llevada de la mano de la evolución, no es una historia cualquiera. Pocos llegan a convertir lo que soñaron de chicos en su forma de vida, en su despertar y buenas noches, en su motor y brújula. En esta historia, a los 15 años, Nacho Manzano decidió que quería dedicarse a la cocina y se fue a trabajar al restaurante Casa Víctor, en Gijón. Y allí comenzó todo.

Quién es Nacho Manzano

Nacho Manzano para Noches AlhambraSe fue y volvió. Porque lo siguiente fue reencontrarse con su casa, el antiguo bar familiar que transformó en su espacio vital y que llamó Casa Marcial en su Parres asturiano. Un lugar que no te esperas en una ubicación recóndita, donde el chef se dedica desde hace más de 20 años a recuperar sabores, dar vueltas de tuerca, fusionar y separar y depurar. Todo para lograr una cocina que ha sido reconocida de sobra y que lo ha convertido en un referente gastronómico, en el saber hacer. En respetar los orígenes.

En los fogones de Manzano la procedencia lo es todo. Ha ubicado en el mapa gourmet ingredientes y recetas eternas, donde cada procedimiento es cuestionado y reflexionado hasta elevar la gastronomía asturiana  a otra dimensión. Por eso ha sido premiado con 3 estrellas Michelín no solo en su Casa sino también en La Salgar de Gijón que abrió junto a su hermana Esther; y después ha extendido la inquietud de su universo gastronómico a un catering para eventos hasta llegar a la internacionalización con la asesoría gastronómica de Ibérica Londres en el Reino Unido.

Una trayectoria que ha ido despacio y en desarrollo. Con trabajo arduo y sin prisas para lograr establecer un mundo en cada bocado preparado. De ese transitar surgen las Noches Alhambra by Nacho Manzano.

Las cenas clandestinas de Noches Alhambra

Nacho Manzano para Noches Alhambra

En el mundo de los maridajes es necesario conseguir complementos. Yin y yang para combinar y convertir a dos elementos en una sensación única y separada al mismo tiempo. Como la luz y la oscuridad, como la noche y el día. La cocina de Manzano y una botella de Alhambra Reserva Roja significan aquello necesario para una velada en la que se requiera disfrutar sin prisas y con intensidad.

Son experiencias gastronómicas en las que Manzano elabora un menú degustación maridado con las creaciones de Cervezas Alhambra. La experiencia comienza por el sitio, emplazamientos singulares y clandestinos donde el tiempo se detiene hasta olvidar el avance del reloj. Luego vendrá el intercambio, la conversación. Aprender y admirar el arte de cada elaboración.

Saborear lentamente.

Fotos | Facebook de La Salgar, Nacho Manzano

En Momentos Alhambra | Tortilla del Sacromonte, olla de San Antón, moraga de sardinas… Así se come en Granada

En Momentos Alhambra | Ibán Yarza, o cómo se ha recuperado la tradición de hacer —y comer— buen pan

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La Albufera de ‘Cañas y barro’, una región mágica en su gastronomía más tradicional

La Albufera de ‘Cañas y barro’, una región mágica en su gastronomía más tradicional

20 noviembre, 2017
Atardece sobre los humedales, los pinares y las dunas y más allá, sobre el mar mediterráneo. La tranquila y prístina superficie del lago de La Albufera refleja la paleta de colores que va tiñendo el cielo a medida que el ocaso se acerca. Es ese momento único, justo antes de que el sol se funda con el horizonte, cuando la luz experimenta una transición casi mágica del rojo al naranja y al rosa, hasta fundirse en negro.