Delicious Martha: gastro-instantáneas que nos hacen la boca agua

Por Cervezas Alhambra

Las cosas suceden cuando tienen que suceder: siempre a su debido tiempo. Entre trago y trago. Entre plato y plato. O entre fotografía y fotografía. Delicious Martha lo sabe, y aprovecha cada circunstancia, cada pequeño acontecimiento para condensar ese mágico momento en torno a cada una de sus instantáneas y recetas. Y es que, detrás de lo que podría parecer un simple plato de un delicioso salmorejo con su firma, hay toda una historia que atraviesa la pantalla y llega hasta nosotros de manera tangible, casi como un susurro que nos la relata.

Instantáneas que enamoran a los sentidos

Delicious Martha, fotógrafa y experta gastronómica que ha hecho de un medio complicado y exigente como Instagram su hogar, vive su profesión con pasión, disfrutando de cada momento en el que entra en la cocina, haciendo que cada receta sea única e intentando hacer sentir a sus seguidores con sus fotografías culinarias. La búsqueda de lo original y los matices la llevan, sin ir más lejos, a elegir el suelo como base de uno de sus bodegones, en lugar de una mesa. Al igual que Cervezas Alhambra, Delicious Martha sabe sorprender en cada creación. Y sabe que lo inesperado muchas veces tiene más sentido que lo previsible.

«Cuando empecé a realizar estas fotografías gastronómicas no sabía dónde iba a llegar; no me di cuenta de lo que estaba haciendo», se sincera Marta. «Fue surgiendo poco a poco».

El origen de esta aventura surgió de la necesidad de escapar, de cambiar el sabor de su día a día, en un viaje por el que ella misma nos lleva de la mano. Marta nos cuenta cómo, por casualidad, encontró en la cocina las burbujas de calma que necesitaba. «Era una vía de escape para evadirme del mundo y yo era feliz haciendo lo que hacía. Y, poco a poco, fui creciendo». Presa de un trabajo en el que no podía explotar su creatividad, la fotógrafa decidió probar otro camino. Un camino mucho más sensorial e intuitivo. A fuego lento.

Marta, la chica que se esconde detrás de Delicious Martha, se desenvuelve con maestría entre platos, ingredientes y smartphones, y sus gestos están cargados de suavidad y frescura. Matices que se aprecian durante una charla tranquila y reposada. Sus manos juguetean entre cubiertos, y acaban el baile en la pantalla del teléfono de Marta para, así, capturar el momento.

El tiempo es uno de los elementos principales en el trabajo de Delicious Martha. El proceso de selección de los mejores ingredientes, los tiempos de elaboración del plato, ordenar cada uno de los elementos que aparecerán en la fotografía… Al igual que una Alhambra Reserva Roja, cada matiz de cada fotografía de Marta es diferente y perfectamente combinable. «Todo tiene que tener un porqué en la mesa», dice.

Marta logra abrir el apetito cada día a 263 mil personas en su cuenta de Instagram. «Está demostrado que nuestras papilas gustativas son más efectivas y nos hacen salivar más si lo que tenemos delante realmente nos apetece», publica.

En cada cucharada, se encuentran unos matices casi inapreciable, cocinados casi por casualidad, que deben ser apreciados en cada instantánea. En cada sorbo, la espuma juguetea con el labio superior para dibujar la importancia de la casualidad. «Cuando empiezas a cocinar, siempre te preguntas: ‘¿Lo estaré haciendo mal? ¿Lo estaré haciendo bien?’. Después, un día sin darte cuenta, sabes qué le va bien a un plato o qué ingrediente le falta para potenciar su sabor. Es un proceso de elaboración personal», cuenta Marta.

La importancia del detalle

Todo en sus fotografías está todo colocado con muchísimo cuidado, pero no se tiene que notar este sumo cuidado. Los elementos tienen que estar vividos y tiene que notarse el factor humano. Tiene que ser cotidiano, pero precisamente en esa familiaridad es donde debemos dejarnos guiar por la intuición, por dejar que nuestros sentidos imaginen los sabores y aromas de algo conocido. Y es que nada habla al recuerdo como un olor a recién hecho, una esencia que se nos queda grabada para siempre.

Espigas de trigo esparcidas sutilmente en el bodegón, paños de colores suaves, cubiertos que se cuelan el plato… Todos los elementos transmiten y hacen que tus sentidos se despierten al sentir estas fotografías.

Lo visual y lo sensorial se mezclan en las creaciones de la joven barcelonesa. Lograr sabores y, a la vez, sensaciones es lo que une el arte culinario de Marta con Cervezas Alhambra. «Lo más importante para cada cosa que hacemos es ponerle cariño, mimo y nuestro toque especial. Así, el resultado final será espectacular».

Parar. Observar. Sentir. Parar para saber lo que quieres sentir. La intención de Marta es que la fotografía transmita y que despierte en nosotros emociones. «La comida es un arte efímero». Por ello, hay que Parar Más. Sentir Más. Al fin y al cabo, lo que no queremos es alimentarnos por supervivencia.

Al igual que cada ingrediente de Cervezas Alhambra está elegido para seducir el paladar, las fotografías de Marta despiertan en quien las ve el gusto por lo natural de la cocina. «Intento conseguir que el usuario de Instagram que pasa por encima de mi publicación, se pare y quiera probar mi receta. En un simple golpe de vista».

Sentarse a la mesa, relajarse, disfrutar de cada bocado, desconectar de la rutina, compartir el aroma que envuelve el momento, sonreír, dejarse llevar en cada sorbo… Como decíamos, en la mesa, se mezcla lo sensorial con lo visual. Es un viaje de emociones sin moverte del sitio. «Un aperitivo es el momento ideal para conseguir disfrutar del momento y de Cervezas Alhambra», afirma Delicious Martha. «Acompañar una Alhambra Reserva Roja con una salsa de queso cheddar, unos crudites de pepino y zanahoria…», se evade mientras recuerda un momento ya vivido que alcanzamos a imaginar.

La cocina, en definitiva, es arriesgarse. «Es despertar entre los comensales la pregunta de: ‘¿Estás segura de esto?’. Pero, una vez que prueban el plato, asienten con la cabeza. Y esa sensación es una de las más placenteras en la mesa».

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Mirar, ver, saborear con los ojos: los secretos de La Máquina

Mirar, ver, saborear con los ojos: los secretos de La Máquina

17 mayo, 2018
Miramos sin ver. Nuestros ojos están acostumbrados a deambular sin detenerse en detalles, pero a veces, solo a veces y si nos dejamos llevar, son capaces de descubrir, de sorprendernos y, lo que es más importante, de ser la puerta para que otros sentidos entren en acción. Dejan de mirar y empiezan a ver.
Humilde pero llena de carácter: la mejor pringá se come en Sevilla

Humilde pero llena de carácter: la mejor pringá se come en Sevilla

19 julio, 2019
Sevilla tiene un sabor especial. Sevilla sabe a huevos a la flamenca, a cazón en adobo, a gazpacho, a (exquisito) jamón y sabe, especialmente, a pringá. Esta elaboración, de origen humilde y de gusto delicioso, es una suculenta expresión de cómo el tiempo y la paciencia, con una buena materia prima, pueden hacer maravillas.
Viaje al dulce sabor de la tradición más sofisticada

Viaje al dulce sabor de la tradición más sofisticada

9 octubre, 2018
Una tarde cualquiera, explorando el delicioso barrio de Justicia de Madrid, algo llama nuestra atención y nos obliga a detenernos. Es el escaparate de La Duquesita: una de las pastelerías más emblemáticas de la capital que, desde hace décadas, presenta una promesa hedonista para quienes, como en Cervezas Alhambra, vivimos sintiendo cada momento.