Del corazón del Realejo al pie de la Alhambra: de ruta gastro por Granada

Por Lorena Papí Rodes

Granada. Empedrados centenarios, recovecos con carácter, rincones auténticos. Cruce de caminos y culturas, organizado laberinto de calles, plazas y cármenes por el que perderse es todo un ejercicio de placer. Y la Alhambra. La gran fortaleza roja, con sus enigmáticos jardines y sus fuentes de agua clara. Todo lo que simboliza y encarna Granada late, vibra en el origen de Cervezas Alhambra, una ciudad pensada y hecha a mano, creada para el disfrute de los sentidos, creada con los sentidos como guía absoluta.

Las calles del Realejo, el llamado barrio de las tres culturas” y los mil sabores, asentamiento de los judíos que llegaron a Granada durante la época musulmana, están impregnadas de historia. Las Torres Bermejas marcan el punto de inicio de una suerte de pueblo dentro de la ciudad, en el que la vida transcurre tranquila, al abrigo de la colina Sabika y del palacio de la Alhambra. Descubrir el Realejo es más que recorrer esas misteriosas calles por las que ya pasearon Lorca o Manuel de Falla. Es detenerse a respirar su historia y apreciarla en cada detalle. Saborearla.

Sabores intensos en forma de quesos con carácter, jamón ibérico o patés elaborados artesanalmente, y pasteles veganos para los que buscan un estilo de vida diferente. Dos polos opuestos gastronómicos salen al encuentro del aventurero que se adentra por callejuelas y rincones: así es de ecléctico el Realejo.

Y descubrir su gastronomía es disfrutar de la tradición, al tiempo que el paladar es gratamente sorprendido con bocados de creatividad que reinventan al arte del tapeo. Es al acompañar esas tapas y platos con una Alhambra Especial cuando se practica otro arte: el del maridaje perfecto.

Porque comparten origen; en sus sabores, se aprecia esa historia común. Y objetivo: ambas miran al pasado, para avanzar hacia el futuro y así ofrecer nuevos matices inspirados en sabores conocidos. La gastronomía granadina, revisando y reconceptualizando sus recetas de siempre. Cervezas Alhambra, inspirándose en el arte cervecero tradicional para ofrecer nuevos matices, nuevas formas de entender el arte de disfrutar de una cerveza: con todos los sentidos.

Restaurante Carmela

Restaurante Carmela

Carmela es un emblema de la ciudad, en todas sus versiones: el Restaurante Carmela, ubicado en el Realejo y muy próximo a la Catedral, El Pescaíto de Carmela y La Cuchara de Carmela. Los tres locales de este grupo gastronómico comparten filosofía, aunque practiquen diferentes estilos.

Porque toda su cocina se sustenta sobre los sabores típicos de Granada, que enriquecen gracias a sus imaginativas vueltas de tuerca. O de formato. Su creación Homenaje a Olla de San Antón con la que resultaron ganadores de la edición Granada de Tapas 2012 es un claro ejemplo de cómo fusionar en un mismo plato tradición y vanguardia.

En Carmela también son expertos en combinar sus creaciones con Alhambra Especial, como atestigua su Premio Especial Maridaje con Cerveza en la edición de 2013 del citado certamen de tapas. Por eso, nadie como ellos para sugerir qué platos de su carta puede potenciar el sabor de la creación con más cuerpo de Cervezas Alhambra.

De espuma consistente y color brillante, Alhambra Especial sorprende con un logrado equilibrio fruto del tueste bajo de su malta pilsen y su fermentación baja, ideada para extraer todos sus aromas y notas. Sus matices de cereal tostado y fruta fresca, la textura aterciopelada de su burbuja y ese rotundo final en boca hacen que sea la cerveza perfecta para redondear cualquier plato. Desde los más ligeros —como las tapas— hasta las creaciones más elaboradas, como el Salmón con verduritas salteadas y salsa teriyaki, una de las atractivas sugerencias de la carta del Restaurante Carmela.

Bar Candela

Más que un bar, es un foco cultural y lugar de encuentro: de tendencias, de artistas —que le otorgan ese aire bohemio— y de cocinas que se hermanan. Porque el Bar Candela, parada obligatoria de esta experiencia culinaria en el Realejo, es regentado por un vasco de nacimiento, pero granadino de adopción.

Algo que se deja notar en sus propuestas en pequeño formato, una cuidada fusión entre culturas culinarias, la del pintxo vasco y sus combinaciones gourmet sobre pan, y la tapa granadina, siempre sorprendente. Ligeros aperitivos, música y ese color que aporta al barrio, ya solo con su artística fachada, se combinan con una Alhambra Especial de barril perfectamente tirada. Cuando acompaña a una tapa, y a esos momentos improvisados —fuera de agenda, pero no por ello menos bienvenidos— la armonía es casi perfecta.

Son todas razones de peso para hacer una parada en Candela en este viaje gastronómico por el Realejo. Y al sumarle a ese instante una Alhambra Especial, se convierte en una oportunidad para aprender a ver más y descubrir todos esos detalles que redondean el momento. Cada trago, una invitación a detenerse para apreciar la felicidad que traen consigo esas experiencias cotidianas, como reunirse alrededor de unas tapas y disfrutar de ese otro clásico sabor de Granada que es el de las Cervezas Alhambra.

Bajo de Guía

Saborear Granada, descubrir los porqués del origen de tanta inspiración cultural, gastronómica y cervecera, también pasa por degustar el mejor pescado. Y en Bajo de Guía, en el corazón del Realejo, son expertos en este producto. Su secreto: utilizar solo la mejor materia prima de la región y sorprender, con combinaciones tan equilibradas como su Atún fresco con canela y limón, que aportan una interesante mezcla de sensaciones en paladar.

Como ese delicioso contraste entre entre el amargor moderado y un ligero dulzor que suma una Alhambra Especial. Una cerveza con entidad suficiente para acompañar creaciones más rotundas, pero con la suavidad y textura necesarias para ser el coro de una propuesta más delicada.

Con sus sensaciones ligeramente dulces y ese acabado seco, potencia especialmente los sabores del Mediterráneo, como el Revuelto de ortiguillas con gambas. Es una de las especialidades de Bajo de guía, fruto del respeto por las recetas tradicionales del sur. Su carta es toda una muestra de la maestría de la cocina andaluza cuando se trata de trabajar con los frutos del mar.

Patio Braserito

A veces, los platos más simples son los más deliciosos. Paradójicamente, en algunos casos es complicado lograr el punto justo en la elaboración. Preparar unos tradicionales huevos rotos con jamón requiere un cierto savoir faire culinario.

Porque no es tan sencillo como parece dar con el punto justo de fritura para que la yema impregne todo y las patatas conserven su ternura interior pero crujan por fuera; que los trozos de jamón tengan el tamaño adecuado para aportar la nota precisa de sabor.

Un arte que dominan en Patio Braserito porque los Huevos fritos, patatas y virutas de jamón son su plato estrella. Aunque conviven armónicamente con sugerencias más innovadores, como sus Alcachofas con miel y Torta del Casar. Un interesante contraste de sabores, a camino entre la suavidad y la intensidad, que aún se hace más evidente al combinarse con una Alhambra Especial. Por que es la compañera perfecta para esas propuestas culinarias que se basan en potenciar la frescura de vegetales y hortalizas; desde gazpachos hasta verduras a la plancha.

Bar-Quesería Patio Rossini

Los amantes de lo umami tienen una cita ineludible en Patio Rossini. Son expertos en combinaciones de alimentos que aportan una gran intensidad en boca, como los quesos, los ibéricos y los patés.

Patio Rossini

Pedir una de sus tablas de degustación es una oportunidad para probar quesos nacionales e importados e incorporar así algún gran descubrimiento a la lista de favoritos, gracias a la sabiduría y el buen gusto de su dueño. Es la elección perfecta para ese momento de caña y tapa; de sensaciones que conquistan a los sentidos —la cremosidad de la espuma de una Alhambra Especial de barril, esas notas persistentes en el paladar de un buen queso curado, el aroma embriagador de un buen jamón—  y que compartidas, saben mucho mejor.

Hicuri Art Vegan

hicuri granadaEl mapamundi gastronómico del Realejo incluye propuestas radicalmente distintas, como los platos cien por cien veganos de Hicuri. Desde los entrantes hasta los postres, su carta es un derroche de creatividad que demuestra que la cocina vegana tiene mucho que aportar a la gastronomía. Una cocina con la que Alhambra Especial casa a la perfección, por su capacidad para destacar el sabor de las verduras.

Verduras como las presentes en las Vegan Burger en panes ecológicos —de semillas, de naranja y cúrcuma—, un auténtico trampantojo. Guardan la misma apariencia que una hamburguesa como otra cualquiera y una gran sorpresa en su interior: nada de carne, pero con el gran sabor y frescura de sus ingredientes ecológicos.

Los Diamantes II

La especialidad de Los Diamantes

“El pescado frito en su punto que todo el mundo quiere probar”. Así reza el manifiesto que declara Los Diamantes como un “lugar especial”. Acabar la ruta en cualquiera de los locales Diamantes (el segundo se encuentra en pleno centro del Realejo) es una apuesta segura. Porque es uno de los bares con más solera de Granada.

Llevan desde 1942 siendo leyenda. Y desde hace más de 40 años, Encarna, al frente de la cocina, borda su especialidad: los boquerones. Ni siquiera se necesita probarlos para saber que su punto de fritura, como el lugar, es especial. Los ojos, adelantándose al paladar, son capaces de apreciar esa textura ligeramente crujiente; de percibir su sabor en su color dorado, esa tonalidad que comparte con la Alhambra Especial y que los une en ese momento perfecto, ese sábado de aperitivo improvisado que no tenías planeado pero que, precisamente, por inesperado, se disfruta aún más.

Así que para, siente y déjate llevar. Pocos placeres hay en la vida comparables a una experiencia gastronómica que explora tantos sabores distintos como esta ruta. Síguela al pie de la letra o crea tu propia experiencia dejando que tus sentidos lleven la guía. Porque dedicar tiempo —tan necesario— a descubrir, a explorar y a dejarnos sorprender es un buen leitmotiv de vida.

Fotos | Facebook/@braserito.granadaFacebook/@RestaurantesCarmela, Facebook/@LosDiamantesBar, Facebook /@Bajo de Guía

En Momentos Alhambra | Granada de Tapas, descubriendo los sabores originales de la ciudad de la Alhambra

En Momentos Alhambra | Una ruta gastronómica por El Carmen, el barrio de Valencia en el que la tradición y la vanguardia se dan la mano

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Cinco Sentidos, un restaurante para disfrutar con tiempo

Cinco Sentidos, un restaurante para disfrutar con tiempo

17 enero, 2019
Cocina rica, hecha con mucha ilusión, para gente que le gusta comer y disfrutar cada bocado de la vida… Hay lugares donde lo artesano cobra una especial atención. Hay lugares que respiran cercanía. Hay lugares que responden a su nombre y desde allí trabajan. Son sitios donde es mejor olvidar al entrar que existen segundos que transcurren y dejar que la vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto hagan su trabajo.
Tot de poble: todo queso artesanal, todo sabor auténtico

Tot de poble: todo queso artesanal, todo sabor auténtico

31 mayo, 2018
Amanece y el amplio valle que forma el prehistórico municipio de Les Coves de Vinromá (Castellón), se inunda de luz. Los rayos emergen tras los montes montes del Mus y la sierra de la Vall d’Angel y crecen hasta iluminar las masías desperdigadas por este bello y silencioso paraje, cubriéndolo todo con su manto amarillo. Este paisaje tan natural es la particular oficina de Oscar Sales y Mayte Rambla, dueños y fundadores de la quesería artesanal Tot de Poble.
Seis heladerías artesanas para saborear la reinvención del placer más veraniego

Seis heladerías artesanas para saborear la reinvención del placer más veraniego

12 julio, 2018
El verano es la estación que más nos transforma; en cuerpo y alma. Se pega a la piel, que el sol broncea y el salitre del mar, blanquea. Libera la mente, a la que damos un respiro deteniendo el reloj y cambiando el escenario; pantalla delimitada por horizonte infinito. Entonces, la magia ocurre. El simple hecho de leer un buen libro junto a la orilla del mar o saborear un buen helado artesanal convierten ese instante en pura magia. Son esos momentos en los que no sobra ni falta nada. Y en los que la autenticidad lo es todo.