De Granada a México en un abrir y cerrar de ojos: una gastronomía a pie de calle

Por Yolanda Hernández Amezcua

Frijoles, jitomates, cilantro o flor de calabaza. Seguro que al leer todos estos ingredientes has pensado irrevocablemente en comida mexicana. Una de las gastronomías más extendidas de todo el planeta e icono de la street food. Pero no solo eso, la cocina mexicana es lo que Cervezas Alhambra al arte cervecero: sinónimo de tradición, intensidad y arraigo cultural. Sus platos, llenos de sabores, aromas, matices y texturas, son de los pocos capaces de hacerte viajar sin moverte de la mesa, mientras disfrutas de una comida o cena casual, con amigos, en torno a una conversación animada.

La cocina mejicana es la única capaz de ofrecer tanto platos de una gran complejidad, como otros donde prima la sencillez y la máxima “menos es más”. Siempre, no obstante, con un resultado excepcional. En este sentido, no podría haber mejor compañera de mesa que cualquiera de las variedades de Cervezas Alhambra, que albergan esta misma versatilidad. A continuación, te acompañamos en un recorrido por los restaurantes mejicanos más interesantes para que, a modo de guía, disfrutes de la intensidad y riqueza de sus platos con tu cerveza Alhambra favorita.

El Kártel de Malasaña, en Madrid

Esta pequeña taquería del castizo barrio de Malasaña, de Madrid, destila folklore mexicano por todos sus poros. Sus instalaciones están decoradas con todo tipo de calaveras de colores, evocando el mágico Día de los Muertos, tan celebrado en este país centroamericano.

Es difícil resistirse a degustar un buen taco mexicano. Complicado no caer rendido ante el aroma a maíz de su dorada tortilla y a explorar, escudriñar todos y cada uno de los sabores de sus ingredientes, mientras cerramos los ojos y nos transportamos a una calle perdida en cualquier ciudad de Yucatán. Por eso, este pequeño manjar no puede faltar en la carta de El Kártel de Malasaña. Si nos tuviésemos que decantar solo por uno de su extensa variedad, lo haríamos por el de cochinita, con su deliciosa carne de cerdo sazonada con achiote y chile habanero, acompañada de frijoles.

Las notas cítricas y acarameladas de Alhambra Reserva 1925 nos recuerdan a la lima yucateca, mientras que su cuerpo excepcional es un buen contraste a la impronta grasa de la carne, así como a los sabores especiados de la cochinita. Por otro lado, el aroma del lúpulo de la variedad Saaz, empleado en la elaboración de esta cerveza, se complementa con el maíz de la tortilla otorgándole su merecido protagonismo.

La Catrina, en Madrid

Color, fiesta, diversión y un ambiente plenamente mexicano. Así es La Catrina, ubicado en la calle Corredera Alta de San Pablo, de Madrid. Su carta escueta, pero acertada ofrece todo el sabor de México e interpretaciones de algunos de los platos estrella de su gastronomía como la Empanada de La Catrina. No faltan guiños a la gastronomía española, como sus Croquetas para Valientes, con un toque extra de picante y que son las candidatas perfectas para combinarlas con una Alhambra Especial, por su frescura, pero con el toque justo de amargor e intensidad.

También merece la pena decantarse por unos Tactos del Pastor, maridados con una Alhambra Reserva 1925. Los sabores ácidos de la piña combinan muy bien con el amargor intenso pero justo de esta variedad, que también ayuda a matizar la intensidad de los sazones de la carne de cerdo. Así, podrás disfrutar de una armonía de ingredientes, en tu boca, sin que ninguno enmascare a los demás.

La Cantina Mejicana del Sur, en Granada

A los pies de la Alhambra, en el granadino barrio de El Realejo, se encuentra uno de los pocos restaurantes de cocina mexicana, con personalidad propia, que alberga la ciudad natal de Cervezas Alhambra. En su sala, no falta ningún detalle para que te sientas en un ambiente plenamente mexicano.

Su amplia variedad de platillos, tal y como se dice en México, traen el más auténtico sabor de esta región. Es el único lugar de Granada donde se pueden probar unas auténticas Chimichangas al más puro estilo de Chihuahua o la baja California. De pollo o de ternera, son el complemento ideal para disfrutar una Alhambra Especial de principio a fin. El amargor de las distintas variedades de lúpulo que se emplean en esta interpretación de los maestros cerveceros granadinos del estilo Pilsner potenciará el sabor de la carne guisada, matizando la acidez del guacamole. Además, la tortilla de harina de trigo de las Chimichangas se unirá muy bien al sabor del cereal de esta cerveza refrescante pero con carácter y personalidad propias.

El Gallo de Oro, en Barcelona

La Ciudad Condal alberga, a los pies de la mítica Sagrada Familia, este restaurante de cocina mexicana de autor. Presidido por un gallo dorado al que hace honor este nombre que, ya de por sí, tiene tintes muy mexicanos, este restaurante ofrece propuestas desde las más arriesgadas hasta las más tradicionales de la cultura gastronómica de México.

Es inevitable caer rendidos ante su Cerdo Glaseado, ideal para acompañarlo de una Alhambra Reserva Roja. La consistencia de este plato invita a disfrutarlo pausadamente, igual que la degustación de esta cerveza inspirada en las Bock centroeuropeas. Sus notas tostadas con reminiscencias de café y chocolate, crean una armonía perfecta en el paladar con la salsa de vinagre de Jerez. A la vez, calman la impronta de la salsa de chile morita, permitiéndonos apreciar en su justa medida el resto de deliciosos ingredientes que componen este manjar.

Tras este recorrido por algunos de los restaurantes mexicanos más singulares, ya no tienes excusa para adentrarte y escudriñar en los secretos de esta gastronomía tan arraigada y tradicional. Imagínate la situación: tú, buena compañía, cualquiera de estas delicias aztecas, en torno a una conversación animada y, en tu mano, tu Cerveza Alhambra favorita servida a la temperatura óptima. Definitivamente, un momento para disfrutarlo con los cinco sentidos, ¿verdad?

Imágenes | Unsplash | Herson Rodriguez, Unsplash | Amie Watson, Unsplash | Chitokan, Facebook | El Kártel de Malasaña, Facebook | La Catrina, Facebook | La Cantina Mejicana del Sur, Facebook | El Gallo de Oro

En Momentos Alhambra | Cinco brochetas para deslumbrar a tus invitados (o disfrutarlas solo en casa, bien a gusto)

En Momentos Alhambra | De viaje por la comida latina sin salir de Madrid

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
¿Cerveza y dulce? Estos cinco postres dicen «sí, desde luego»

¿Cerveza y dulce? Estos cinco postres dicen «sí, desde luego»

24 octubre, 2019
El postre no sólo es el colofón final de una comida y el plato que puede hacer que ésta sea una experiencia redonda o una más de tantas. Es una explosión de sabores, una combinación de texturas cremosas, crujientes o vaporosas, que abre paso a uno de los momentos más nuestros: la sobremesa. Ese sinfín de conversaciones que se van entrelazando, como los eslabones de una cadena, de risas, de experiencias vividas y de anécdotas.
Color, aroma, sabor: un viaje a la cocina de Eneko Atxa que nos conecta a la tierra

Color, aroma, sabor: un viaje a la cocina de Eneko Atxa que nos conecta a la tierra

9 octubre, 2019
La gastronomía es un lenguaje universal que habla de quiénes somos y de dónde venimos. Así la vive y nos lo cuenta Eneko Atxa desde su restaurante Azurmendi, un lugar que a través de sus colores, aromas y sabores, nos conecta a la naturaleza, a las raíces, a la tierra… Al igual que en una Alhambra Baltic Porter innovación y tradición se unen para desafiar todos nuestros sentidos.
Pastafresca, o cómo puedes traer lo mejor de Italia a tu cocina

Pastafresca, o cómo puedes traer lo mejor de Italia a tu cocina

10 octubre, 2019
No hay un producto en la cocina más versátil que la pasta. Puede ser cotidiana y puede ser elegante. Tradicional y creativa. Todo depende del “traje” —la salsa, el relleno, los ingredientes— con el que se vista. En los obradores de Pastafresca conocen a la perfección las posibilidades culinarias que ofrece el trabajar con el producto desde el inicio —infinitas, como las de un lienzo en blanco— y por eso crean artesanalmente sus propias pastas. Lisas o con un relleno en el que se concentra todo un mundo de sabores que han importado desde el epicentro de la cultura de la pasta: Italia.