David López, un viaje de la cocina tradicional al sabor contemporáneo

Por Laura Elena Vivas

Sentir la tierra que deja salir los frutos de sus entrañas al exterior y se abren a luz del sol. El crisol de ingredientes que provienen de cualquier rincón para juntarse en armonía a conversar. Vivir el estallido visual de colores, cantidades y texturas en una mirada rápida que hace que te detengas a observar. Pararte a captar cada detalle. Obligarte a percibir lo minúsculo para no perderte de nada. Tomarte el tiempo para hacerlo porque por fin te lo has permitido. Disfrutar la experiencia de un plato que contiene todo lo escrito anteriormente. Y más.

Más, porque sentarse a una mesa con platos de David López  es vivir la tierra murciana de donde viene pero también el mundo que sale de su cabeza y que contiene ideas de cualquier parte, es gozar de sus viajes gastronómicos a través de los sabores que salen de sus manos, es ser testigo de sus aprendizajes como chef y de lo que luego enseña como profesor.

Es observar con una sonrisa el apego a la tierra y a las vueltas al mundo, a la tradición que al fin y al cabo es la base que nos sustenta y a la contemporaneidad de técnicas y mezclas. Y todo ello pudieron vivirlo unos cuantos privilegiados durante una velada, la de las Noches Alhambra en Murcia.

Chef de David López

Un homenaje con sabores intensos

David López pertenece a una generación de jóvenes chefs que buscan ponerse el mundo por bandera sin dejar de usar la de la tierra que los vio crecer. Tiene apego por lo suyo, por sus ingredientes y cocina, y va alimentándose de todo lo que observa para aplicarlo en su trabajo. También lo transmite en su labor como docente, y haga lo que haga; la cocina, la docencia, se nota su encuentro con la vocación que lo descubrió muy pronto y que determinó el camino que debía transitar.

López busca, combina, prueba sabores. Excluye porque a veces es necesario hacerlo para rozar esa perfección que tienen por meta todos los espíritus inquietos. Trabaja en base al producto que utiliza, ese que resulta primordial para un cocinero vocacional. Busca y, en ese tránsito, las setas y las algas ocupan un lugar especial en sus preferencias,  siempre presentes en lo que piensa, en lo que elabora. Y a veces se encuentran con otros ingredientes para buscar aquella redondez deseadas en el resultado final, como los cítricos a los que les rindió homenaje en el menú degustación que elaboró, por su riqueza sensorial, por lo que representan en cualquier cocina.

Quenelle con salsa

El tiempo en una cena

Esa noche una mesa larga ejercía de anfitriona en medio de la naturaleza, aquello que llamamos tiempo se detuvo, y nadie lo extrañó, porque el objetivo pasó a ser oler y ver lo que el vivero en el que estaban esos privilegiados ofrecía a la vista y nariz. El Cabezo Gordo murciano de fondo, silente y envidioso de lo que observaba a sus pies. La vida despacio bullendo en un lugar que perseguía exaltar los cinco sentidos de uno en uno para convertir la noche en algo memorable.

El chef explicó lo que le había llevado a lograr esas creaciones gastronómicas que ahora llegaban a cada sitio de la mesa sin prisas, para ser disfrutadas despacio, comenzando por la vista. Los platos de David López son pequeños juegos visuales plenos de tonos de arcoiris, los estofados de setas, la empanada colombiana, el lomo de conejo; cada receta era una puesta en escena donde los elementos llevan a cabo su papel para hacer una composición parecida al lienzo acabado de un pintor.

Plato de David Lopez

Después, el momento gustativo, percibir sabores, beber el trago maridado especialmente para la ocasión. La ida de platos vacíos y la llegada de otros nuevos, las botellas de cervezas con sus contenidos y las voces, entre la mesa y ese espacio que por algo es el favorito de los artistas de la zona para inspirarse. La belleza de lo natural y lo creado para esa noche. El disfrute de probar y ser testigo de lo que hace alguien que vive de aquello para lo que siente que ha nacido. Y, no nos engañemos, vivir desde la vocación hace que lo que transmitas sea auténtico.

Fotos | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Javier Brichetto, insuflando vanguardia a la tapa tradicional

En Momentos Alhambra | El alma gastronómica de las Noches Alhambra by Nacho Manzano

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Un paseo por el Mercado Colón de Valencia, allí donde la historia y la gastronomía se dan la mano

Un paseo por el Mercado Colón de Valencia, allí donde la historia y la gastronomía se dan la mano

10 septiembre, 2018
Las grandes urbes como Valencia son seres vivos que respiran y evolucionan, al ritmo de sus gentes; de su manera de vivir, de pensar y sentir. Nunca dejan de madurar, ni su piel, de mutar. Pero ella, la ciudad levantina, avanza sin dejar atrás lo que fue, porque progresa poniendo en valor su pasado e integrándolo en su presente. El Mercado de Colón es un buen ejemplo de cómo Valencia crece al abrigo de su propia historia. Cuando se erigió, hace más de cien años, este gran edificio modernista  fue protagonista del primer ensanche que vivió la ciudad amurallada y llegó a ser su gran corazón comercial. Hoy sigue desempeñando un papel protagonista: el de su propia revolución y cambio de paradigma.
Celia Jiménez, una pionera reinventando la tradición andaluza

Celia Jiménez, una pionera reinventando la tradición andaluza

9 enero, 2018
Se trata de un estímulo. Cuando llegas a una cumbre en ese complejo camino del reconocimiento. Trabajar a diario, vencer las horas de cansancio porque llegar al objetivo y hacer el recorrido con frecuencia puede ser fatigoso. Pelear con las armas del talento y la vocación muchas veces a contracorriente.
Comprar con los cinco sentidos: el Mercado Central de Valencia

Comprar con los cinco sentidos: el Mercado Central de Valencia

20 marzo, 2018
En la Plaza Ciudad de Brujas, a las puertas de la Ciutat Vella —el laberinto de calles empedradas que conforman el casco histórico de Valencia— y muy próximo al Ayuntamiento, en pleno corazón de la ciudad del Turia. Es allí donde, dominando con su gran presencia arquitectónica, se alza imponente con sus bellas cúpulas de hierro y cristal, sus vidrieras de colores y sus azulejos el edificio modernista que acoge toda la vida, la algarabía y la alegría del Mercat Central de València.