Cinco Sentidos, un restaurante para disfrutar con tiempo

Por Laura Elena Vivas

Cocina rica, hecha con mucha ilusión, para gente que le gusta comer y disfrutar cada bocado de la vida…

Hay lugares donde lo artesano cobra una especial atención. Hay lugares que respiran cercanía. Hay lugares que responden a su nombre y desde allí trabajan. Son sitios donde es mejor olvidar al entrar que existen segundos que transcurren y dejar que la vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto —los cinco sentidos— hagan su trabajo.

Un chef, un restaurante

Hay lugares donde lo artesano cobra una especial atención, porque lo que allí se genera está hecho de una forma personal de principio a fin.

mesa cinco sentidos

Cruzar la puerta de Cinco Sentidos es llegar a un espacio donde la sencillez se resuelve de una forma delicada en los detalles decorativos que han ido creando, en los mensajes que invitan a sentarse cómodamente, en la cocina que su chef, Íñigo Arozarena —un cocinero con vocación latente y permanente, curtido con años en los fogones y en gestión de restaurantes—, elabora cada día para hacerte sentir en casa, para que ese Parar Más, Sentir Más que tanto mencionamos en Cervezas Alhambra merezca un tiempo de dedicación.

Hay lugares que respiran cercanía, en sus tonos, en sus dimensiones, en la sonrisa de quien te recibe, en las recomendaciones que Íñigo te hace con lo que puedes probar mientras lees esa carta que él ha ido confeccionando en el tiempo, ese sexto sentido llamado tiempo, que le permite experimentar con nuevas sensaciones, mantener esas recetas que siempre piden, preparar cada jornada desde la mañana.

Hay lugares que responden a su nombre y desde allí desarrollan su labor, porque en Cinco Sentidos el gusto tiene un lugar especial, sí, aunque la experiencia comienza antes.

Se inicia con la vista, en la atmósfera que se percibe al entrar, los colores cálidos, las fotografías de Madrid, el gesto de bienvenida; sigue con el oído escuchando la música, esa música que los clientes disfrutan y que bien podría ser una de esas experiencias musicales que a veces te invitamos a disfrutar en formato concierto.

Continúa con el tacto en las maderas, en las telas, en las estrellas de papel de las mesas, en la botella de Alhambra Reserva 1925 o Alhambra Reserva Roja cuando la coges para beber un trago frío mientras miras tranquilamente la carta. Comienza a llegar a su cénit al oler esos aromas que surgen en la cocina y marchan hasta tu sitio.

platos de secreto iberico

Culmina en el gusto, el que encontrará sabores familiares y novedosos en los platos del chef, el que cierra la rueda y la vuelve a iniciar porque, con el gusto, los otros sentidos se abocan a eso que está experimentando la boca, y se sienten los matices, las texturas, los olores.

Entrantes, platos principales, postres, la artesanía hecha comida, la historia que se inició hace seis años cuando Íñigo decidió cumplir su sueño. La comida combinada con una de las Cervezas Alhambra que puedes conseguir allí para que la degustación sea aún más exquisita.

Un restaurante, una cerveza

Si lo que quieres es tomar una caña ligera porque necesitas contar historias con tus amigos en la barra, la Alhambra Especial de grifo y el aperitivo que te pondrán te ayudarán a propiciar ese buen momento. Ya se ha dicho que las cosas saben mejor si son compartidas.

Un brindis con una Alhambra Reserva 1925 vale la pena, será el preámbulo en la barra, o el sabor maridado con el pulpo asado con chips de yuca y plátano, la combinación perfecta para que líquido y sólido exploten en tu boca.

cervezas alhambra en cinco sentidos

Con la Alhambra Reserva Roja te aseguramos que habrá un segundo de interrupción en esa conversación, una pausa para hacer notar ese sabor con cuerpo y lupulado que despierta curiosidad, que puedes tomar si quieres con la cochinita pibil de presa ibérica o la célebre tarta de la abuela de galletas y chocolate.

Y tranquilo si no quieres alcohol, el botellín de Alhambra Sin estará listo y frío para conversar, saborear, maridar, brindar… Tener esa experiencia gastronómica que este pequeño rincón del barrio Salamanca de Madrid  ofrece. Vivir en resumen, vivir a través de los cinco sentidos, a los que Cervezas Alhambra siempre evoca para que los uses más, los que en este restaurante podrás usar a tu antojo y sin límite.

Imágenes | Facebook de Cinco Sentidos

En Momentos Alhambra | Casabase, un rincón de sabores italianos que florece junto al Retiro

En Momentos Alhambra | El sencillo y sabroso arte de tirar una cerveza: cómo hacerlo con la precisión de un maestro

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Cinco brochetas para deslumbrar a tus invitados (o disfrutarlas en casa, bien a gusto)

Cinco brochetas para deslumbrar a tus invitados (o disfrutarlas en casa, bien a gusto)

19 agosto, 2019
Con la llegada del verano, apetece especialmente disfrutar de más actividades al aire libre y las barbacoas se convierten en un plan más que ideal para cualquier comida o cena. Una barbacoa hecha con calma, a fuego lento, porque tal y como nos contaban Paco Morales y Nacho Manzano en Momentos Alhambra Gastro, su última colaboración con Cervezas Alhambra, «la época de verano es cuando paramos y es cuando estudiamos, profundizamos y volver a nuestros orígenes»; es en estos meses en los que el tiempo parece discurrir a otro ritmo, «en esos periodos, en esos tiempos de menos trabajo, te llenas».
Descubriendo el Madrid de los Austrias: los sabores más castizos

Descubriendo el Madrid de los Austrias: los sabores más castizos

2 abril, 2018
Madrid. Con sus cielos, sus cuestas y sus calles. Sus contrastes, su acento y su población multicultural. Con sus edificios monumentales y esos rincones que conviene caminar para poder disfrutar. Perderse en las callejuelas sin prisas, respirar la cotidianidad de los madrileños y las fotografías de los turistas. Trasladarse  por momentos a otra época como en el Madrid de los Austrias.