Cinco brochetas para deslumbrar a tus invitados (o disfrutarlas en casa, bien a gusto)

Por Cervezas Alhambra

Con la llegada del verano, apetece especialmente disfrutar de más actividades al aire libre y las barbacoas se convierten en un plan más que ideal para cualquier comida o cena. Una barbacoa hecha con calma, a fuego lento, porque tal y como nos contaban Paco Morales y Nacho Manzano en Momentos Alhambra Gastro, su última colaboración con Cervezas Alhambra, «la época de verano es cuando paramos y es cuando estudiamos, profundizamos y volver a nuestros orígenes»; es en estos meses en los que el tiempo parece discurrir a otro ritmo, «en esos periodos, en esos tiempos de menos trabajo, te llenas».

El tiempo tiene otro significado, otro ritmo cuando llega el calor. Se aleja de la vorágine y marca su pauta más libre, menos exigente. Solo estáis tú, tu gente y una Alhambra Reserva 1925 en su temperatura perfecta. Tomas asiento, te acomodas y la abres,  bebes el primer sorbo y, poco a poco, vas notando cómo sus notas cítricas y acarameladas al final , se van abriendo paso por tus sentidos —el sonido de la burbuja al romper, el sabor líquido y cristalino, el aroma a lúpulo y cebada—.

De repente, una idea: «Qué os parece si hacemos una barbacoa?» Porque, como se suele decir, los mejores planes son los improvisados y aquellos que siempre consiguen añadir otra instantánea más al álbum de nuestros más preciados recuerdos.

Una barbacoa, no obstante, no tiene por qué ceñirse a viejos convencionalismos que no vayan más allá de las clásicas carnes y embutidos, porque de eso se trata: de improvisar e innovar. A continuación, te proponemos cinco recetas de brochetas con las que podrás dejar boquiabiertos a tus invitados o, simplemente, disfrutar en casa bien a gusto. Eso sí, acompañadas todas ellas de esa Alhambra Reserva 1925 cuyo cuerpo y sabor son ideales para maridar con todo tipo de carnes, pescados y mariscos.

A base de pescado

La ligereza, toques cítricos y amargos de la Alhambra Reserva 1925 hacen que esta combine muy bien con los espárragos trigueros y el jamón ibérico. A esta pareja que tan bien se lleva le hemos añadido langostinos, ya que el pescado también cobra especial importancia gracias a los contrastes de matices de esta cerveza, potente pero equilibrada en boca y más aún maridando con este tipo de sabores.

Tras pelar y limpiar los langostinos, intercalaremos los tres ingredientes a lo largo de la brocheta y, posteriormente, la pasaremos por la barbacoa, con especial cuidado de que no se pasen los langostinos de cocción. Puedes completar la propuesta, sirviendo las brochetas sobre un lecho de jamón.

Y si la opción del marisco te ha llamado la atención, se le puede sacar mucho partido en una parrilla. Podríamos elaborar una brocheta a base de tacos de rape y langostinos, combinados con piña cuyo sabor ácido no pasará desapercibido gracias al amargor del lúpulo de la variedad Saaz que se emplea en la elaboración de la Alhambra Reserva 1925, de inspiración en las Amber Lager checas.

Para los paladares más exigentes

La única dificultad que encierra nuestra siguiente propuesta es el preparar, con doce horas de antelación como mínimo, un buen adobo a base de aceite de sésamo, aceite de cacahuete, soja blanca, jengibre y ralladura de limón. En él, se dejará macerar una presa ibérica. En definitiva, una combinación de una buena carne con especias especialmente potentes, que tan bien van con la Alhambra Reserva 1925.

Y como la buena carne no puede faltar en ninguna barbacoa, te proponemos preparar unas brochetas de pechuga que aderezarás con una salsa de queso manchego, que también adquiere mayor relevancia en el paladar cuando la acompañamos de un buen trago y dejamos que la frescura de esta variedad de Cervezas Alhambra aporte el equilibrio necesario. Para hacer la salsa, solo necesitarás un buen queso manchego y un poco de nata.

También hay sitio para las verduras

Es posible que, entre tus invitados, cuentes con alguien que sea vegano —o simplemente, un fan de la verdura a la parrilla—. Toma buena nota de la siguiente propuesta que incluso también puede servir como guarnición de cualquier otra elaboración. Se trata de unos champiñones aromatizados a la brasa. Para prepararlos solo necesitarás un poco de vinagre de módena, ajo, limón, algo de paciencia para limpiarlos bien y dejarlos libres de tierra, y un tiempo mínimo de maceración de veinte minutos.

Antes de asar las brochetas de champiñones, puedes incorporar verduras al gusto como calabacín o berenjena, que combinan muy bien con nuestro ingrediente principal. Por su parte, la Alhambra Reserva 1925 combinará muy bien con la ligereza de las verduras creando un equilibrio perfecto de sabores. 

Imágenes | Cervezas Alhambra,  Pexels/NardaYescas, Pexels/Samer Daboul Unsplash/ Markus Spiske

En Momentos Alhambra | Cuatro tostas que maridan a la perfección con Alhambra Reserva 1925

En Momentos Alhambra | Cita entre Frankfurt y Granada: cinco salchichas alemanas y tu cerveza Alhambra favorita

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Un “Cabrales del bueno”: así lo elaboran en Quesería Maín

Un “Cabrales del bueno”: así lo elaboran en Quesería Maín

7 febrero, 2020
Cuando la innovación y el respeto por la tradición se unen al amor por las cosas bien hechas, el resultado produce sabores tan espectaculares como el del queso Cabrales que elaboran en Quesería Maín. Javier Díaz y Jéssica López iniciaron su aventura con 23 años, cuando decidieron volver al pueblo y convertirse en los queseros más jóvenes de la D.O.P. Cabrales. Al igual que Cervezas Alhambra, con su vinculación profunda a su origen y a Granada, ellos encontraron en Sostres, el puerto más alto del Principado de Asturias, su fuente de inspiración y el entorno ideal para conseguir los mejores quesos.
Tomates que saben a tomate: los mercados ecológicos nos traen el verdadero sabor de la huerta

Tomates que saben a tomate: los mercados ecológicos nos traen el verdadero sabor de la huerta

29 octubre, 2019
Suele defenderse que cualquier tiempo pasado fue mejor. Cierto o no, si volvemos la vista atrás hay muchas cosas que recordamos con añoranza, y entre ellas se encuentran los sabores de los productos de la huerta. Es una queja generalizada: la fruta y la verdura ya no saben como sabían antes. Lo que debería ser normal se convierte en extraordinario. ¿Cuál es la razón? ¿Qué ocurre actualmente con estos productos que nos satisfacen tan poco?