Casabase, un rincón de sabores italianos que florece junto al Retiro

Por Laura Elena Vivas

Angelica y Francesco llegaron a Madrid desde su Italia natal en 2013. Ella, maestra de colegio; él, diseñador industrial; dos años después, en el verano de 2015, decidieron darle un vuelco a sus vidas y abrir la tienda que a ellos les hubiese gustado tener debajo de casa.

Así nació un acogedor rincón italiano junto al Retiro. Así nació Casabase, Pan y Cositas.

cortando un panini

Porque en la vida, muchas veces, es necesario parar y detenerse para descubrir aquello que realmente te llena. El negocio que abrió esta pareja de italianos se basa, como ellos dicen,  en una bodega típica del siglo XIX. Un local comercial donde se respira Italia, donde se puede acudir a comer unos panini de verdad elaborados al momento y en tu presencia con productos traídos especialmente para ti; o platos típicamente italianos como un chili picante toscano, un prosciutto di Parma o una lasaña lista para comer con sabor de hogar.

Pero Casabase es más aún.

Es un rincón bonito lleno de colores alegres y detalles agradables.

Es una tienda de productos gourmet a la que puedes acudir si quieres comer en casa  con gusto made in Italia.

Es el lugar al que ir para organizar un picnic en el parque más famoso de Madrid, el Retiro, sentarse y experimentar sabores inolvidables mientras se mira la belleza del Palacio de Cristal o simplemente a los ojos de quien acompaña. Mientras apuestas por Parar más, Sentir más cada instante y cada sensación.

Es llegar a casa, ponerse cómodo, sacar tu Alhambra Especial fría de la nevera, colocar en el plato esos paninis que pediste y te llevaste porque querías un poco de intimidad para conversar, mirar de verdad al que habla; abrir la botella de cerveza, brindar y tomar el primer trago, morder el trozo de la mejor calidad y ser feliz disfrutando y sintiendo esos pequeños detalles que nos regala la vida a veces.

panini de casabase

Porque los paninis de Casabase dejan un sabor largo en el paladar, como el de una Alhambra Especial, por eso jugar y maridar a juntar un panini y una Alhambra, puede ser un buen pasatiempo. Algunos de esos bocadillos que hacen en Casabase van cambiando según los productos y la innovación de Angelica y Francesco; y hay otros clásicos que, siempre, hacen la boca agua…

Degustar la tradición maridada con la innovación

El Pan-ky por ejemplo, con salchichón, tomate confitado, ricota salada y aceite de limón entre dos rebanadas de chapata artesana, hecha en horno de leña para ellos. No es cualquier cosa el Pan-ky. Y mucho menos si lo combinas con una Alhambra Reserva 1925, dorada y excepcional, con su sabor intenso y ligero al mismo tiempo, con el toque justo de amargor y una nota dulce que se complementará tan bien con los ingredientes del panini.

O el The Big Lebowsky, un delicioso panini con ragú italiano y receta original. Morderlo es sentir la carne hecha despacio, con los condimentos necesarios para obtener el gusto intenso que sentirás en el paladar cuando lo tomes con una Alhambra Reserva Roja igual de intensa. Dos elementos, comida y bebida, para tomar despacio, con tiempo, sonreír entre medias y disfrutar, disfrutar mucho.

Un plan exquisito es acercarse a Casabase, escoger el panini que más llame tu atención y llevártelo a ese rincón de Madrid que es más tuyo que ninguno. Acompañarlo de cualquiera de las Cervezas Alhambra fría, mientas las gotas de agua se deslizan por su botella; mientras sientes con tus cinco sentidos (no es tan sencillo hacerlo como decirlo) y degustas el tiempo y la vida.

Imágenes | Web Casabase

En Momentos Alhambra | Cinco pizzerías en las que rendirse a la deliciosa (y reinventada) tradición italiana

En Momentos Alhambra | Palomitas Pop It o cómo hasta lo más clásico puede reinventarse

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Utopick: chocolates exquisitos y combinaciones fascinantes

Utopick: chocolates exquisitos y combinaciones fascinantes

28 diciembre, 2017
Contar un origen que comienza con una historia de amor suena repetitivo… Pero quizás es la mejor manera de comenzar una historia. Esta narra el encuentro de dos personas en un contexto común, con dos vocaciones que se complementan. Así, nació el romance, luego vendría el proyecto en común. Uno pequeño con grandes aspiraciones, uno ambicioso por el trabajo y los elementos que implica. Uno que desde las manos se extendería hasta crear un universo.