Zubi, un paisaje entre tus manos a base de cuero, hilo e imaginación

Por Eva Gracia

Ir de viaje y parar cada pocos metros a fotografiar el paisaje que tienes delante y que te deja sin palabras. Y así, entre foto y foto, saturar la memoria de tu cámara para, en el frío de la rutina, revivir esos momentos en los que fuiste feliz cruzando carreteras infinitas y nadando en mares profundos.

Esta es una situación común entre los viajeros, pero las hermanas Zubizarreta, Mercedes y Elena, decidieron en 2012 dar un paso más y convertir las fotografías de sus viajes en bolsos funcionales, de diseño sencillo y fabricados en España. Con esa filosofía nació Zubi: la firma con la que estas dos madrileñas han transformado sus escapadas en bolsas para escapar.

zubi artesania bolsos

De Nevada a Ibiza pasando por Croacia y las Bardenas Reales, cada Zubi es un fragmento de las vacaciones de Elena y Mercedes, nombrado según el lugar en el que fue tomada la imagen y acompañado de las coordenadas GPS del mismo. Y cada modelo cuenta la historia de sus viajes y las sensaciones que les acompañaron: el viento en la cara conduciendo desde San Francisco, la primavera que parece invierno en La Granja de san Ildefonso, la luz verde de su calle favorita de Los Ángeles

Un sí rotundo al made in Spain

zubi artesania bolsos

Zubi es, además, una firme apuesta por el diseño diferente y de calidad, los proveedores locales, la sostenibilidad, la producción justa y la mano de obra de la tierra. “Desde los comienzos, hemos intentado crear oportunidades económicas para los artesanos y pequeños empresarios españoles, y nos sentimos orgullosas de apoyar el 100% hecho en España de principio a fin”, dicen las hermanas en su web.

Así, si bien los estampados de sus bolsos tienen el origen en los rincones más recónditos del planeta, toman tierra y forma en la meseta sur castellana. En Almonacid del Marquesado, un pueblo de la provincia de Cuenca de apenas 500 habitantes, tres experimentadas costureras enhebran sus agujas para coser las piezas de algodón que devendrán en un suave y original portatodo.

Celeste, Almudena y Agripina son las tres mujeres que, hilo en mano y pedal en pie, han confeccionado la mayor parte de los bolsos que se venden en España, Bélgica, Alemania, Estados Unidos e incluso Australia. Ellas son un miembro más de la familia Zubi, esa que se empezó a formar hace cinco años y que hoy sigue creciendo sin parar… y sin perder el alma de artesanía y buen hacer que la impulsó y cuyos valores comparte con los artesanos que colaboran en la iniciativa crear/sin/prisa de Cervezas Alhambra.

Y, aunque su taller conquense es el lugar donde se confeccionan los bolsos de algodón que convirtieron a Zubi en un objeto de deseo para los amantes del diseño, sus paisajes para llevar también se manufacturan con la ayuda de artesanos de otras partes del país.

En Gijón se cosen las piezas de piel de vacuno procedentes de Alicante, en Madrid se estampa la lona tejida a mano en Cataluña y en Elda se fabrican sus complementos de cuero.

Más que paisajes para llevar

Mercedes y Elena se implican en cada paso que da su ya no tan pequeña empresa: la apertura de una tienda física en Madrid, el control de calidad que se hace en Almonacid del Marquesado o las nuevas líneas de negocio. Porque Zubi es mucho más que esa firma de bolsos de mano que imprime postales en rollos de algodón.

Es una marca que ha creado todo un universo a su alrededor y que, gracias a un cojín que es una ventana al Pacífico o una agenda convertida en un retrato de los cerezos en flor de Japón, nos acerca un poco más a nuestros sueños: esos viajes idílicos que se antojan fabulosos y quizás inalcanzables.

Imágenes | Instagram, Sitio oficial

En Momentos Alhambra | Complementos artesanales en madera, de la mano del taller de Eriste

En Momentos Alhambra | Nanimarquina: alfombras artesanas para un mundo de diseño

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Complementos artesanales en madera, de la mano del taller de Eriste

Complementos artesanales en madera, de la mano del taller de Eriste

3 octubre, 2017
Cuando navegas por la tienda Eriste, casi escuchas cómo se lija la madera; ves que las láminas se barnizan una a una; puedes, prácticamente, sentir que las agujas atraviesan, despacio, el cuero. Y entiendes a la perfección el espíritu de este taller, ubicado en Boltaña, en el corazón del Pirineo aragonés, desde donde se da forma a unos cinturones que enarbolan la artesanía cuando sujetan cada pantalón.
Siete rincones de España para detener el tiempo

Siete rincones de España para detener el tiempo

17 abril, 2018
La felicidad, a veces, es algo tan sencillo como pasear por el campo observando los granos de trigo, cada uno especial si te acercas lo suficiente; palpar la rugosidad de una pared encalada hace décadas y sentir en las yemas de los dedos sus desconchones, testigos silenciosos del paso de los años; escuchar el rugir del viento; sentir cómo el aroma del romero llena tu nariz…