Wildflowers o el lenguaje de las flores

Por Eva Gracia

Las flores guardan en sus pétalos mil historias que contar. La de un primer beso, la de un perdón, la de una despedida o la de un reencuentro. En Wildflowers lo saben bien y las flores cuentan, también, su historia.

Karin e Irene, dos amigas, descubrieron la paz que les daba trabajar rodeadas de flores. «Siempre teníamos flores en nuestra oficina, nos gustaba decorarla con ellas», cuenta Irene. «Buscábamos un estilo más minimalista, no nos gustaban los ramos ya hechos de las floristerías. Y no encontrábamos, en ese momento, nada parecido a lo que queríamos», añade Karin.

wildflowers cervezas alhambra

Fue entonces cuando lanzaron su propia tienda online de ramos: una que funciona por suscripción. «Como el Netflix de las flores», según cuentan ellas, minutos antes de comenzar su taller en el Jardín Cervezas Alhambra, un oasis en medio de la ciudad, un rincón en el que degustar todos los matices de las variedades de cerveza de la casa granadina y donde disfrutar de conciertos y actividades que estimulan nuestros cinco sentidos. Un espacio que, además, entronca con la filosofía de Wildflowers.

Porque Karin e Irene tienen como objetivo acercar la esencia del campo a la ciudad. La paz, delicadeza y cariño que transmiten las flores y que se respiran por igual en el espacio primaveral de Cervezas Alhambra y en la voz y proyecto de Wildflowers. «No llevo bien el ritmo de la ciudad. Las flores me ayudan a parar en muchos momentos, lo que me lleva a oír y pensar detenidamente», explica Irene.

Parar para pensar. Parar para sentir. Parar más, Sentir más.

La filosofía de Cervezas Alhambra y de Wildflowers se dan la mano: Karin e Irene, con su singular proyecto, nos invitan a detenernos y a contemplar la belleza de las flores; la casa cervecera, por su parte, nos sugiere que apaguemos nuestros sentidos para bucear en nuestro interior y, así, decidir qué queremos sentir.

Reiniciar los sentidos

Apagar nuestros sentidos para despertarlos de nuevo. Ya sea con una Alhambra Especial y su degustación lenta, con matices a corteza de pan y aromas florales de lúpulo, o con un ramo silvestre recién enviado por Wildflowers a nuestro hogar para celebrar que cualquier día puede ser especial.

«Nos gusta crear ramos de aspecto silvestre, como si los acabaras de coger en tu jardín. Además, las flores más duraderas son las silvestres», explican las creadoras de este proyecto tan singular que lleva las flores más salvajes incluso en su nombre.

Lo esencial es descubrir cuál es la esencia, que, tantas veces, está en los detalles casi imperceptibles. Y mimar cada detalle es, precisamente, uno de los pilares de Wildflowers. Por ejemplo, Karin e Irene añaden notas escritas sin prisa y con una cuidadísima (y muy artística) caligrafía en sus encargos más especiales, apostando así por la filosofía slow life y por «disfrutar de lo que estás haciendo en cada momento y ser consciente de ello», como apuntan ellas mismas. La filosofía de Parar más, Sentir más condensada en un ramo de flores.

Esa pasión por el detalle más pequeño como punto diferencial de un resultado final sublime es, también, uno de los principios de Cervezas Alhambra, cuyos maestros cerveceros añaden el lúpulo de forma manual a las distintas variedades para controlar su cantidad en el proceso de elaboración, y darle al líquido el aroma y amargor necesario.

Un proceso de trabajo que habla de la singularidad, el saber hacer y la exquisitez es otro punto en común de Wildflowers y Cervezas Alhambra. El proyecto floral de Karin e Irene pasa por acercarse a su vivero de confianza y pasar horas seleccionando sin prisa y con mucha delicadeza cada flor. Después, diseñan cada ramo y le dan un nombre, en alusión a mujeres importantes de su vida y en un gesto que añade (aún más) personalidad a cada una de sus creaciones.

«A veces es al revés: en lugar de nombrar un ramo según lo que nos inspira y a la persona a la que nos recuerda, creamos un ramo inspirándonos en alguien«, comentan.

Cervezas Alhambra, por su parte, pero en un proceso similar, emplea siempre levadura procedente de la misma cepa para asegurarse de preservar el sabor único y diferencial de cada una de sus variedades. Solo así se puede replicar en cada gota de Alhambra Reserva 1925 sus notas tostadas de caramelo y sus matices a cereal y lúpulo.

wildflowers cervezas alhambra

Una mirada al origen

Tanto la casa cervecera como Wildflowers vuelven la mirada, a diario, a su origen. Cervezas Alhambra lleva en su ADN a Granada, a su luz dorada y a su brillo incandescente. La incluye en cada gota de Alhambra Reserva Roja, en los motivos que decoran sus botellas y sus copas, en el halo misterioso y de leyenda que inspira cada una de sus recetas. Porque el lugar de donde somos marca el destino al que vamos.

Lo mismo sucede a las chicas de Wildflowers: Karin, de ascendencia sueca y criada hasta los 18 años en un entorno sueco, se mudó a Madrid para estudiar y, de la mano de su amiga Irene, quiso traer a España el estilo floral escandinavo, minimalista, con los elementos imprescindibles y muy pulido. El origen siempre florece.

Tradición modernizada

Comprar flores o, sencillamente, recogerlas es algo que guarda reminiscencias del pasado, de unas abuelas que decoraban la casa con flores frescas y de unas madres que las regalaban en forma de centro. Pero, en las manos de Wildflowers, esa tradición se actualiza.

Recuperan flores olvidadas e incluyen el verde como elemento fundamental e innovador, tal y como demostraron en su taller en el Jardín Cervezas Alhambra, donde enseñaron a los y las asistentes a crear sus propios centros de flores. «No hace falta tener experiencia trabajando con flores, lo importante es venir a divertirse y a aprender trucos que se pueden aplicar en casa», apuntan minutos antes de impartir su clase.

Además, Karin e Irene venden sus ramos en un formato especial y original, con un servicio de suscripción que permite recibir en el hogar flores frescas de forma periódica. Un clásico se torna en algo moderno e innovador en el universo de Wildflowers.

Por esa misma fusión de tradición y modernidad aboga Cervezas Alhambra en su proceso de elaboración: cuidado por el saber hacer a mano, pero, también, incorporando las últimas tendencias en el sector de la cerveza.

Lo más clásico conversa con lo más actual y conquista a las más variadas generaciones. Así,  Wildflowers abre las puertas de su arte a todo aquel que quiera acercarse a la belleza de los pétalos y los tallos, a la magia de Parar más, Sentir más, al lenguaje de las flores y al diálogo con la singularidad y las emociones.

Imágenes | Cervezas Alhambra

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

Los libros del Mercado de San Fernando o cuando la cultura se camufla entre frutas y verduras

24 agosto, 2018
Unas escaleras que llevan al aroma más penetrante. Qué es sino el fulgor de unos tomates recogidos recientemente de alguna huerta madrileña que han sido plantados y transportados con mucho mimo. Naranjas del día; redondas, con relieve y olor a un verano que se respira en el campo. Suaves y seductoras cerezas que comulgan entre sí las unas con las otras, mezclándose con la madera de una caja que las sostiene.
Los secretos de la ollería mallorquina

Los secretos de la ollería mallorquina

16 noviembre, 2017
La ollería mallorquina, una tradición de más de cuatro siglos, debe su supervivencia a un pequeño grupo de artesanos. Son los ollers de Pòrtol y Sa Cabaneta (Marratxí, Mallorca), que dan vida al fango con sus propias manos para transformarlo en ollas, vasijas y todo tipo de utensilios, como lo hicieran sus antepasados.
El arte en miniatura de Mar Cerdà: la perfecta unión de ilustración y pasión por el detalle

El arte en miniatura de Mar Cerdà: la perfecta unión de ilustración y pasión por el detalle

16 marzo, 2018
A veces el arte es tan genial que parece una mentira. Parece mentira que con unas acuarelas, unos retazos de papel y unas tijeras se pueda recrear la magia de ‘El laberinto del Fauno’. Parece mentira que en una caja de cartón pueda caber el encanto de Menorca. Parece mentira que la filmografía de Wes Anderson pueda ser aún más preciosista de lo que es en la pantalla.