Un paraíso vegetal donde parar el tiempo: Planthae

Por Nerea Campos Godoy

En el corazón de Lavapiés se encuentra escondido un paraíso vegetal entre galerías y amantes del arte en el que el color verde reina con la fuerza de una extensísima variedad de plantas. Se trata de Planthae, el gabinete botánico que Elena Páez inauguró hace poco más de un año con la ilusión de que todos los enamorados de las hojas, las flores, los tallos y el verde en general pudieran acceder a la combinación perfecta entre macetero y planta.

entrada de planthae en lavapiésAquellos que sueñan con encontrar el jardín de interior perfecto para su hogar pueden investigar entre las auténticas maravillas que hay en este coqueto paraíso botánico, donde se hospedan todo tipo de plantas a la espera de que alguien las adopte para cuidarlas. De hecho, además de cobijar estos pequeños y grandes tesoros, Elena Páez –antropóloga con una fuerte pasión por la botánica– se encarga de dar los mejores consejos para atenderlos como si de un centro sanitario se tratase, pues así también se reivindica que las plantas son seres vivos que sienten: son mucho más que mera decoración.

Poner un pie en Planthae y atravesar una puerta que da la bienvenida a sus visitantes, incluidos los perrunos, con una pequeña muestra de lo que alberga en su interior es descorrer las cortinas hacia un universo dedicado por completo a la naturaleza. El tiempo deja de circular y los visitantes se deslizan entre maceteros, hojas, plantas colgantes e ilustraciones hechas a mano por parte de artistas ligados a ese espíritu de creación sencilla, pero paciente.

La visita se convierte en un ameno ejercicio de observación del que se obtienen recompensas: un agradable aroma y una atmósfera que hace pensar que este paraíso vegetal es un oasis en mitad de los ruidos, el jaleo y la agitación de la gran ciudad. Por eso, surge la pregunta: en este hábitat natural, ¿quién no querría perderse durante horas?

Centro de cuidados para las plantas

el interior de planthae en la calle doctor fourquet de MadridEl viaje de la toma de conciencia de las plantas como seres vivos que sienten y que responden a los estímulos de lo que les rodea comienza por observar las que tenemos a nuestro alrededor. La naturaleza se formula aquí como presente, compañía y fuente de vida que requiere paciencia y tiempo, pero que a la vez aporta mucho, muchísimo más.

En Planthae tienen muy claro que quieren transmitir esas ideas con su trabajo, por lo que adaptarse al ritmo de las plantas y a su serenidad, así como desarrollar una mayor tolerancia con sus propios tiempos, se convierte en un valor fundamental para llevar a cabo el mantenimiento diario y realizar unos cuidados adecuados a las necesidades de cada una.

Conocer el origen de cada una, saber cuál es la mejor forma de que se desarrollen en el interior o en el exterior de los hogares o, simplemente, aprender el nombre de cada planta que nos interesa son algunas de las maneras con las que podemos contribuir a darles ceremonia y un espacio de protección y crecimiento.

Naturaleza en todos sus formatos

transplante de plantas en planthaeEn el hábitat vegetal de Planthae no solo se busca la luz a través de las plantas, pues en el interior se muestra la belleza en multitud de formas.

En este refugio natural de la calle Doctor Fourquet, en pleno centro de Madrid, organizan exposiciones con artistas que aman la naturaleza, se realizan talleres de bordado botánico sobre papel y se tejen piezas a mano con algodón para decorar y dar armonía a las paredes de todo tipo de espacios.

Entre el blanco y el verde de sus paredes cuelgan ilustraciones en armonía con esta arcadia vegetal, en la que también se puede tropezar con libros sobre plantas, terrariums, revistas, pulverizadores, floreros, regaderas, soportes colgantes, cerámicas artesanales y muchos otros secretos que, seguramente, sea mejor descubrir en persona para bucear entre hojas y océanos verdes.

 

 

 

 

Imágenes | Facebook (1), (2), (3) y Twitter de Planthae

En Momentos Alhambra | Zubi, un paisaje entre tus manos a base de cuero, hilo e imaginación

En Momentos Alhambra | Mimbre y cuerda, una sencilla materia prima para todo un arte

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Pablo Morales, el luthier que esculpe el sonido

Pablo Morales, el luthier que esculpe el sonido

25 abril, 2018
En el valle del Ebro, en Aragón, el cierzo sopla con fuerza y silba en los oídos de los habitantes de esta región una suerte de melodía que se adentra en sus tímpanos y que hace las veces de banda sonora de sus vidas. El viento, más pausado, más domesticado, más delicado, es también el protagonista del trabajo de Pablo Morales, un luthier que no solo da forma a la madera con la que crea sus gaitas, tarotas y dulzainas, sino que la escucha, la mira y la siente.
La Terraza Magnética, un oasis de cine y cultura en el verano madrileño

La Terraza Magnética, un oasis de cine y cultura en el verano madrileño

19 julio, 2018
Madrid y su cielo. Dicen que es uno de los más atractivos que hay. Con cada estación muestra matices que le infunden una personalidad única y en verano se muestra limpio y brillante, lleno de energía y sosteniendo ese calor que emerge del asfalto de la ciudad. Y entre sus nubes surgen rincones para aliviarnos de la temperatura a veces sofocante de la bulliciosa y ajetreada capital.
El Ikebana en España: el arte de la creación floral japonesa

El Ikebana en España: el arte de la creación floral japonesa

31 agosto, 2017
Creación, misterio, tiempo y sensaciones. Estas son las palabras que mejor definen lo que es Ikebana, el arte de la creación floral japonesa. El Ikebana es un arte generoso, un arte para dar, para darse a uno mismo, y recibir. Ikebana son las sílabas que invitan a descubrir los matices de ese lado de la vida en el que el reloj se para, desaparece, pierde sus prioridades y exigencias, para recibir una nueva energía, para conocer a un ritmo diferente.