Two Hands Madrid o cómo reinventar el clásico bolso de piel

Por Eva Gracia

Los bolsos son un algo así como un portal a otra dimensión. El pasaporte de acceso a un universo de mil historias. Porque cada bolso de piel, cada jornada, cuenta una. La de esa madre que lleva el día a día de ella y sus hijos colgado al hombro; la de esa abuela que atesora las fotos de sus nietos en la cartera para sobrevivir a la nostalgia en un mundo digital con métodos analógicos; la de esa mujer que camina hacia una cita importante con nada más que lo imprescindible, para no distraerse de lo esencial.

Fue esa capacidad de albergar los objetos más personales y de convertirse en un ángel de la guarda para sus portadoras lo que atrajo a Carlos y Roberto, fundadores de Two Hands Madrid, un taller especializado en la fabricación artesanal de bolsos de piel. Un lugar en el que nacen objetos que son la perfecta fusión de las materias primas de calidad y el cuidado en el proceso de manufactura; un rincón donde se pone en práctica la filosofía de crear/sin/prisa, apreciando cada detalle, poniendo en valor cada pequeño matiz y tomando el tiempo necesario para que el proceso creativo se desenvuelva con libertad.

La marca nació en 2017 y lo hizo como portadora de unos valores muy claros: diseño, calidad, responsabilidad social y conciencia ambiental. Y belleza. Esta es la última pata de su filosofía, que conjuga utilidad con una estética cuidada y personal, y que se resume en esta frase que corona su página web: “No hagas algo a menos que sea necesario y útil; pero si es necesario y útil, no dudes en hacerlo bello”.

Two Hands

Líneas orgánicas y una apuesta por la naturalidad

Carlos, arquitecto de formación, es quien se ocupa del diseño de los bolsos de Two Hands Madrid; su socio, Roberto, de la logística. Juntos forman el alma de esta marca, que produce en su taller de la capital cada bolso de piel. Líneas rectas para un conjunto orgánico, como si los conocimientos arquitectónicos de Carlos orquestaran cada diseño, son la característica más llamativa de esta firma.

La segunda se percibe con el sentido del tacto, no solo de la vista. La suavidad de la piel, de curtido vegetal, conquista a otra piel: la nuestra. El asa, de madera de haya sin tratar, logra con su textura que nos detengamos a rozar cada centímetro. Y cada bolso de piel, a su vez, nos cuenta otra historia: la de unos diseñadores contemporáneos prestos a crear, en el siglo de las prisas, con calma. Dedicando el tiempo —ese sexto sentido que Cervezas Alhambra nos invita a descubrir y potenciar, pues experimentar los matices que nos regala el día a día es el mejor modo de exprimir la belleza de lo sencillo— que cada paso del proceso merece.

Two Hands Madrid bolso de piel

Solo tres modelos componen la colección de Two Hands Madrid, una clara apuesta por la atemporalidad, el diseño que perdura y los productos que nos acompañan toda una vida. Camina, así, en la línea de otros talleres especializados en la fabricación artesanal de bolsos y objetos de piel, como Oficio Studio, en el que Cervezas Alhambra se coló para conocer su filosofía y modo de trabajo.

Un modelo pequeño, llamado Ori Flat, es el ser de menor tamaño de la familia Two Hands Madrid. Un bolso de piel apto para los días ligeros de equipaje, para las mañanas en las que las ataduras desaparecen y toda tarea por hacer consiste en ponerse al día con unos amigos con la compañía de una Alhambra Especial.

Ori es el mediano de la familia. El hijo comedido, que se adapta a todas las situaciones y que mira con admiración a su hermano mayor, Messenger, que aguanta el peso de los días más largos sin fallar. Los tres modelos de bolsos de esta firma mudan de piel y se presentan, en el catálogo, con varias tonalidades combinadas entre sí, fruto del paso de la piel por tintes vegetales que no dañan el medio ambiente.

Un cariz artístico en cada bolso de piel

Two Hands Madrid es, además, una firma con un interesante cariz artístico. Buena prueba de ello es el editorial New Race, una producción fotográfica con los bolsos de la firma inspirada en la filosofía kami, de origen oriental, que pasa por conceder a la naturaleza un papel dominante, como hace esta enseña en sus diseños.

La marca, que poco a poco va ampliando su listado de productos —como se puede intuir en el citado editorial, con algunos nuevos modelos a la vista— y recientemente ha incorporado otros como carteras, forma parte de esa familia de creadores contemporáneos españoles que muestran su creatividad al mundo a través de plataformas digitales y de encuentros como el Mercado de Diseño de Madrid o el Mercado de Motores, en el que Two Hands Madrid participa ocasionalmente. Creadores a los que, por su personalidad y originalidad, descubrimos en Momentos Alhambra.

Imágenes | Two Hands Madrid

En Momentos Alhambra | Palmito, los bolsos con los que exprimir los últimos días de verano

En Momentos Alhambra | Bolsillo, la belleza y la simplicidad materializadas en bolsos hechos a mano

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Carmen García Huerta, flores aún más bellas en papel que al natural

Carmen García Huerta, flores aún más bellas en papel que al natural

16 julio, 2019
Las flores transmiten sensaciones y emociones. Son capaces de transportarte a un recuerdo solo con su olor, o generar un ambiente cálido y positivo en el entorno en el que se encuentran. Cada pétalo podría ser la página de un libro que aún no ha sido leído por nadie; cada hoja sería la encuadernación perfecta para guardar un momento vivido.
Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

Nacho Carbonell pone nombre propio al diseño en el Madrid Design Festival

8 febrero, 2018
Desde el cuchillo que utilizamos para cortar el pan recién horneado a la silla en la que nos sentamos para dejar volar nuestra imaginación con la ayuda de un buen libro, todo es diseño. Y ese fabuloso baúl que almacena todo lo que nos hace la vida más fácil (y más bonita, porque la funcionalidad y la belleza no están reñidas) se viste de fiesta este mes de febrero y sale a pasear sus encantos por la capital en el Madrid Design Festival.