Swinton & Grant, una buena dosis de arte urbano entre libros

Por Nerea Campos Godoy

Cuando nos encontramos con un sitio que nos hace sentir como en casa y nos brinda esa sensación de calidez, algo se nos enciende. Un lugar diferente que se aleja de las normas e impregna de su propia personalidad todo lo que toca. Ese espacio, con su dosis de confianza y fidelidad a sí mismo, se hace refugio.

Obra de arte de Swinton & GrantSwinton & Grant se ha convertido en todo eso en pleno corazón de Lavapiés. El arte bulle entre el Museo Reina Sofía, las galerías de Doctor Fourquet, la Casa Encendida y la Tabacalera y, ahí mismo, se encuentra este enigmático lugar, donde los libros y el arte se entrelazan en un único edificio. Un rincón para exploradores urbanitas, para enamorados de lo sensorial, para los que siempre se encuentran a búsqueda de la experiencia. Los mismos que le pondrán el punto especial saboreando una Alhambra Reserva 1925, después de haber incorporado este último descubrimiento a su lista de imprescindibles.

Y es que desde esta galería-librería buscan fomentar el arte de los jóvenes artistas que están emergiendo en la actualidad. Es una forma de respaldar la creación contemporánea muy similar a la manera que tiene Cervezas Alhambra de amparar el arte actual. Ambas apuestan por cuidar del arte más novedoso, donde cada propuesta sorprende porque la creación no apela solo a la vista, sino que trata de despertar todos los sentidos.

El resultado para el espectador se parece mucho a ese paladeo tan peculiar de una Alhambra Especial: al principio se advierte en los ojos, pero se saborea con cada trago.

Artistas que deciden recrearse en cada trazo, deleitarse de la armonía de los colores, jugar con las formas para darles un nuevo significado. Esas son las propuestas a las que Swinton & Grant les tiende la mano.

La unión de dos pasiones: la librería y la galería de arte

Que Swinton & Grant es un lugar especial se advierte con solo dirigir nuestros pasos hacia su escaparate, plagado de libros. El interior deja paso numerosas columnas de libros, ejes donde explorar la creatividad de los autores que se atreven a cambiar el panorama literario.

Su apuesta discurre por dos vías: por un lado, la librería, para recomendar lo mejor que se ha editado en los últimos meses en España, pero también en otros idiomas; por el otro, la galería. Es precisamente la librería la primera llamada de atención que recibe el visitante, además de ese característico aroma a libro recién salido de imprenta que se respira en la primera planta del edificio. Los amantes de la lectura encuentran un auténtico refugio entre sus páginas.

Su apuesta por nuevos creadores está muy enfocada al cómic y la novela gráfica, un género este en el que Cervezas Alhambra ha creado Lapso, toda una aventura por las calles nocturnas de Granada que puedes vivir en primera persona, ayudando a su protagonista a revelar los misterios que se esconden en cada capítulo —con la consiguiente recompensa—. Y hasta ahí podemos leer…

No es lo único que Swinton & Grant comparte con Cervezas Alhambra. La pulsión de descubrimiento de autores y el apoyo a un proceso de creación que está tan unido al goce que se nota en los resultados de la obra final también son puntos de conexión. Como lo es la experiencia sensorial: detenerse a disfrutar de cualquiera de ellas. En una, pararse a tocar esos libros, a oler sus páginas y escuchar el susurro de cuando estas pasan una detrás de otra. En otra, dejar que la burbuja, el matiz y las notas secretas cobren fuerza y deslumbren en cada trago.

Los secretos de la planta de abajo

Hay una matriz de unión entre la literatura, los libros de todo tipo y la galería de arte. Ese nexo nace de los libros de vanguardia y arte contemporáneo, donde los artistas reflejan su obra y se puede descubrir el arte urbano más independiente del sistema. En Swinton & Grant entienden la actualidad como un proceso de reflexión, en el que elegir el libro de artista adecuado requiere un tiempo que dará sus frutos.

Además de haber sembrado de arte y láminas las paredes de la primera planta, bajando las escaleras del edificio de Swinton & Grant se esconden los auténticos secretos de la galería de arte.

Entrar expectante, bajando cada escalón con emoción y, una vez se erigen las paredes de la galería, disfrutar del espacio en el que se cuida del arte de vanguardia. Hay que sentir los lugares, igual que se sienten las cervezas: probándolas. Dándole el protagonismo a los sentidos, como hace Cervezas Alhambra con su Alhambra Reserva 1925, pensada y creada para ser una experiencia que vivir a través de tacto, vista y gusto, los ojos llegan a ver lo que hay detrás de cada obra.

Si nos damos a nosotros mismos la oportunidad de acercarnos con esa mirada original, las obras dicen cosas nuevas. Su lenguaje se descubre fresco y los detalles, de repente, abandonan su escondite . Cada artista experimenta el proceso discursivo a su manera y lo ofrece con su propia forma, pero si hay algo que tienen en común, es el conocimiento de que cada proceso de elaboración exige su tiempo. En Swinton & Grant valoran la creación que no tiene miedo a disfrutar con los sentidos, donde es necesario parar más para sentir más.

Imágenes | PexelsFacebook (1), (2) de Swinton & Grant

En Momentos Alhambra | Cinco librerías para olvidarte del libro electrónico y redescubrir el papel

En Momentos Alhambra | Cinco libros para parar, sentir y explorar

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La Alcaicería: un rincón mágico de la artesanía granadina

La Alcaicería: un rincón mágico de la artesanía granadina

31 agosto, 2017
En Granada, entre la Catedral, la Capilla Real y la plaza Bib-Rambla, asoma bulliciosa, angosta y rebosante de vida La Alcaicería. Esta zona de la ciudad es, desde hace más de seis siglos, el corazón comercial de la ciudad. Es el zoco que en el siglo XIV comenzó a vender seda y, con este producto como principal atractivo, llegó a sumar más de 200 puestos en la Granada medieval.
Eugenia Boscá o las otras vidas de la cerámica

Eugenia Boscá o las otras vidas de la cerámica

15 noviembre, 2018
Ser alfarero es jugar con los elementos. Agua y fuego participan de esa asombrosa transformación de la arcilla y de otros materiales cerámicos ayudados por las manos del artista, que le da forma a la tierra. Y vida. O múltiples vidas, como las de las originales piezas totalmente artesnales que salen del taller de Eugenia Boscá en Lliria (Valencia).