Pedrusco o las joyas con las que lucir el encanto de la cerámica artesana

Por Eva Gracia

Cuando hablamos de creación manual, de elaboraciones a las que se les da forma con la punta de los dedos, estamos hablando, muchas veces, de la materialización de un sueño. De cuando la ilusión se hace tangible. De los proyectos que un día estaban ahí, en un rincón del cerebro, y otro día estaban brillando en un escaparate.

Algo así le ocurre a los pendientes de Pedrusco, la firma de joyería fundada en Bilbao por Irene Trincado. “Decimos que nuestras piezas están hechas con las manos, pero en realidad están hechas con el corazón”, reza la carta de presentación de Pedrusco.

Porque lo que se modela y moldea en el taller de Irene es la pasión de esta artista por el diseño, la artesanía y la creación contemporánea. Porque lo que ella persigue cuando da vueltas a esa masa informe de arcilla que después será un pendiente, un collar o un pasador es recuperar el oficio de ceramista, aplicarlo al universo de la joyería y revestirlo de actualidad, como detalla aquí.

Formas simples para la compleja elegancia

pedrusco joyería artesanal

Un paseo por el catálogo de Pedrusco bastará para confirmar nuestras sospechas: las líneas sencillas, orgánicas, sin pretensiones ni estridencias son la constante de cada colección. El compás latente que marca el pulso de todos los diseños nacidos de la mente y las manos de Irene.

No es de extrañar, pues su firma tiene la firme vocación de huir de la fugacidad y de las modas efímeras. Y la apuesta (que es también la apuesta personal de Irene) de crear piezas que vivan más de un verano.

Piezas de esas que acompañan en cada estación, de las que alegran los inviernos grises y sofocan los estíos más cálidos. Piezas creadas sin prisa y cocinadas a fuego lento para “reivindicar el valor de la artesanía, los objetos individuales y las cosas exquisitas”.

Ella maneja la arcilla a la perfección. La trabaja con la naturalidad de un panadero que amasa la harina hasta lograr el pan más esponjoso. Y con el mimo de un maestro cervecero —como los de Cervezas Alhambra— que añade el lúpulo a mano a su brebaje hasta conseguir esa mezcla original y llena de matices que es, por ejemplo, una Alhambra Reserva Roja.

Pero la fundadora de Pedrusco no se limita a hornear arcilla siguiendo los patrones de la actualidad. Irene, como buena artesana del siglo XXI, busca ir un paso más allá. Innovar. Cambiar. Respetar la tradición y subrayarla con el rotulador de la creación contemporánea. Por eso introduce en sus colecciones elementos rompedores y diferentes como el lustre de oro, con el que aúna el brillo y suavidad de la cerámica y los destellos casi cegadores del dorado más intenso en pendientes como estos.

Y, en un ejercicio de originalidad artesanal, esmalta con sus hábiles manos y la ayuda de un pincel que se desliza entre los recovecos pequeñas flores de porcelana que se convierten en ramilletes en miniatura para llevar puestos.

Un taller abierto a los amantes del diseño

pedrusco joyería artesanal

Irene elabora todas sus piezas en su taller de Bilbao, un refugio para esos corazones atravesados por la flecha del diseño actual.

Un refugio, sí, porque allí nacen los aros, los colgantes y las pulseras, pero también las historias de amor entre las joyas y quienes habrán de sacarlas de paseo y llevarlas consigo a todas partes.

Porque la casa de Pedrusco, tienda además de taller, está abierta a todos los que quieran pasar por allí y conocer el proceso creativo que sigue Irene. Cómo amasa y recorta cada colgante, cómo lo hornea y cómo lo esmalta. Cómo hace, en definitiva, para idear y manufacturar las delicadas piezas geométricas que componen cada joya.

Ese es, sin duda, uno de los rasgos más característicos de Pedrusco: el contraste entre cada fragmento elaborado por Irene, todos delicados, exquisitos, elegantes y silenciosamente llamativos, y el nombre de la firma, tan rotundo, tan rudo, casi áspero al oído. Benditas (y bellas) contradicciones.

Imágenes | Facebook de Pedrusco

En Momentos Alhambra | Los mares del mundo transformados en joyas: la artesanía de Inés Susaeta

En Momentos Alhambra | Lola Verona, unos pendientes de diseño vanguardista para todos los estilos

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Festival Flora, cuando el arte floral roza las estrellas

Festival Flora, cuando el arte floral roza las estrellas

25 octubre, 2018
Percibir el roce delicado de un pétalo. Percibirlo de forma individual con la yema de los dedos, mientras la vista se extiende  mirando a los miles del conjunto que forman  una figura que explota en los ojos. Y con ellos la nariz se deleita, ese aroma que las flores emanan para conectarnos con esa raíz de naturaleza de la que venimos, de donde somos.
Granada, 1925: una cerveza, una experiencia esencialmente sensorial

Granada, 1925: una cerveza, una experiencia esencialmente sensorial

23 abril, 2018
Un río, al mantener su trayectoria por el camino, se va haciendo hueco cuando transita la tierra. De manera insistente, pero casi sin esfuerzo, se traza la línea del tiempo que le otorga su espacio. Cervezas Alhambra es uno de esos potentes ríos que navega la tierra y que, erosionando la piedra, encuentra su lugar de forma que, al acomodar sus posaderas, todo encaja a la perfección, como si siempre hubiera sido ese su sitio.
Amanda Moreno, el salto de la literatura convertida en arte plástico

Amanda Moreno, el salto de la literatura convertida en arte plástico

6 noviembre, 2017
El discurso que recorre la obra de Amanda Moreno es una senda absolutamente transversal y transfiguradora. Su trabajo es la representación de que el entorno que se nos muestra puede dar mucho más de sí:  es una invitación constante al cuestionamiento, una puerta abierta a replantearnos la realidad que nos alcanza. Descúbrelo.