Para. Mira. Toca. Siente: solo así puedes redescubrir la singularidad de lo cotidiano

Por Eva Gracia

Una alarma que nos despierta y sobresalta. Una decena de notificaciones que nos insisten en todo lo que tenemos que hacer. Un reloj diciéndonos que vamos tarde. Nuestro día a día, demasiadas veces, se convierte en una sucesión de tareas por cumplir y de agendas que cuadrar. Pero ese no es el único modo de exprimir nuestros días. Hay otro, que pasa por parar, mirar hacia nuestro interior y preguntarnos qué es lo que queremos sentir. Disfrutar más, en definitiva.

Esa es la propuesta de Cervezas Alhambra, Parar más, Sentir más. Son cuatro palabras que la casa cervecera granadina ha hecho suyas como mucho más que una frase: las ha integrado en cada fase de su proceso de producción y en cada aspecto que envuelve a sus elaboraciones. Las ha convertido en su filosofía de vida.

De vida, sí, porque Cervezas Alhambra es una marca viva que se adapta al paso de los años sin renunciar a su esencia: por eso combina en su proceso de producción cervecero la inclusión a mano del lúpulo con la vertiente más contemporánea de la técnica. Y de esa reinterpretación de la tradición bajo el prisma del presente surgen cervezas elaboradas sin prisa y cuidando cada detalle; cervezas que consiguen despertar emociones.

Una invitación a Parar más, Sentir más

La filosofía de Cervezas Alhambra, esa apuesta por la dedicación y el saber hacer, es toda una invitación a detenerse, a degustar la vida y sus matices, a saborear cada instante y a encontrar la belleza en lo cotidiano. A sentir. Pero, para ello, antes hay que parar.

Parar más, Sentir más, Cervezas Alhambra

Hay que apagar los sentidos y todo lo que nos rodea para mirar dentro de nosotros, para zambullirnos en nuestros deseos y para dilucidar cómo nos queremos sentir. Sí, podemos decidirlo, pero tenemos que escucharnos.

Solo si decidimos cerrar los ojos, olvidarnos de todo (incluso de nuestros sentidos) y abrirlos de nuevo de forma consciente podremos averiguar qué queremos realmente. Qué queremos para nuestro día a día, para saborear la vida, para vivir, de verdad, con los cinco sentidos en marcha.

Hacer nuestro aquello de Parar más, Sentir más es dar tiempo al tiempo. Dejar que funcione como potenciador de todo lo demás: desde lo que verdaderamente nos gusta de nuestro trabajo hasta del sabor inexplicable de una Alhambra Especial bien fría en las noches más cálidas de verano.

Sabores para sentir

Las elaboraciones de Cervezas Alhambra no se pueden explicar, hay que sentirlas. Sentir las emociones que despiertan en nosotros; el sabor único, fruto de una pasión cervecera combinada con el cariño y mimo de la producción más tradicional; el poso granadino que reside en cada una de ellas y que nos remite al origen de esta casa.

Cervezas Alhambra, como su nombre indica, nació en Granada en 1925 y, hoy, conserva esa esencia no solo en su denominación, sino también en su saber hacer, seducción y singular exquisitez que se cuelan en cada gota de Alhambra Especial, Alhambra Reserva Roja o Alhambra Reserva 1925.

Ese mismo misterio sugerente y cautivador que nos recorre al pasear por el emblemático monumento granadino nos recorre al saborear cualquiera de las Cervezas Alhambra, puramente granadinas y, por eso mismo, puramente universales.

Sencillez para los sentidos

Los ingredientes de las distintas etiquetas de Cervezas Alhambra no son grandilocuentes, todo lo contrario: son sencillos, comunes y tradicionales. Pero solo la mezcla consciente de ellos por parte de los maestros cerveceros da como resultado estos líquidos tan singulares como distinguidos.

Cebadas malteadas seleccionadas con cariño cada primavera; levadura que procede siempre de la misma cepa, para mantener su esencia; y lúpulo, que se añade de forma manual, son los ingredientes esenciales de cada una de las elaboraciones granadinas que despiertan nuestros sentidos con una identidad propia y singular.

Alhambra Especial se descubre poco a poco, saboreando sus matices afrutados y florales; Alhambra Reserva 1925, con su amargor medio, nos regala toques a cereal y lúpulo; y Alhambra Reserva Roja, tan potente como agradable, guarda un gusto a caramelo sutil e inolvidable.

Detenerse en medio de la vorágine; descubrir poco a poco los gestos, matices y detalles que la vida nos regala; saborear cada instante sin pensar en el siguiente; permitirnos apagar nuestros sentidos para reiniciarlos siendo conscientes de lo que queremos sentir. Es, en resumen, la esencia de Parar más, Sentir más, una invitación a saborear la vida y a redescubrir la belleza y singularidad de lo cotidiano.

Imágenes | Cervezas Alhambra

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Lapso, un misterio cautivador esperando que tú lo resuelvas

Lapso, un misterio cautivador esperando que tú lo resuelvas

20 febrero, 2019
Hay algo especial en el misterio, algo que nos engancha, que nos resulta cautivador. Será el enigma constante, la curiosidad latente en el ser humano o nuestro impulso por descubrir siempre algo nuevo. Hallamos el misterio en el día a día y en nuestras propias historias, pero también en las historias de otros, esas que, de algún modo, también son nuestras.
El arte de cortar y pegar: el collage del siglo XXI se firma en femenino

El arte de cortar y pegar: el collage del siglo XXI se firma en femenino

11 julio, 2018
A menudo los sueños proyectan imágenes imposibles e inverosímiles: colores, formas y figuras que no tendrían cabida en otro espacio que no fuera el onírico. Una intensa sensación que se traduce en una imagen carnosa, que se puede tocar. La reinterpretación de la misma, para sacarla del mundo de los sueños y plasmarla en este, se hace con el arte del collage, un heredero directo de las ensoñaciones. La imaginación traspasando los niveles de lo tangible.
Porque el arte no tiene límites (y estos artistas jamás se los pondrán)

Porque el arte no tiene límites (y estos artistas jamás se los pondrán)

2 septiembre, 2019
Decía la poeta polaca Wislawa Szymborska lo siguiente: “tengo muchísimos defectos, pero una virtud: la curiosidad por todo. Ese es mi motor. (…) La vida es tan rica…Todo está lleno de variedad”. Es precisamente esa curiosidad lo que nos lleva a movernos por otros territorios que no hubiésemos transitado de no ser por esa chispa que, a veces, se despierta en mitad del pecho.