Nueva Alhambra Reserva Roja de 70 cl: hay que sentirla, hay que compartirla

Por Laura Elena Vivas

Es una cerveza que invita a detenerse unos instantes.

Cuando miras la botella de inspiración artesanal y comienzas a observar los detalles —dejas de mirar para empezar a ver— de las letras que nacen del propio cristal y el tono rojo oscuro del material.

Cuando viertes el líquido color cobre y hueles el aroma del cereal tostado y los intensos matices que emanan del brillante vidrio.

Cuando saboreas su trago potente a cereal y manzana inspirado en las recetas de estilo Bock tradicional.

Es una cerveza voluptuosa, que se debe beber despacio para poder sentirla en todo su esplendor. Su sabor es perfecto para disfrutar sin prisas, con la tranquilidad de saberse con uno mismo, pero, también, perfecto para compartir. A partir de ahí, de la búsqueda de ampliar el placer de estos tragos a través de la experiencia conjunta con paladares amigos, nace la botella de Alhambra Reserva Roja de 70 cl. La hermana mayor —pese a haber llegado más tarde— del ya clásico formato de 33 cl que entra en la familia para complementarla y enriquecerla.

cerveza alhambra reserva roja

Una botella de 70 cl para hablar, escuchar, compartir

El nuevo formato en el que se presenta esta referencia de Cervezas Alhambra está ideado para que podamos descubrir en compañía el placer del sexto sentido, el tiempo. Ese que articula a los otros cinco y que se convierte en la columna vertebral de toda experiencia sensorial, incluida la de saborear cada centilitro de una Alhambra Reserva Roja, bien se opte por la botella de 70 o por la de 33.

Dos opciones para paladear la intensidad de esta referencia; tamaños distintos y un mismo contenido: un líquido que surge de la creatividad de los maestros cerveceros, los que pusieron su empeño en crear una bebida que necesita del paso de los minutos para que se puedan captar todos sus matices, el regaliz final, la manzana verde intermedia, el cereal tostado de entrada que augura un regusto único.

Se trata de una cerveza que invita a ser comentada mientras ocurren los tragos, por eso necesitaba, además de la botella ideal para el consumo individual, una con la misma potencia visual, olfativa y gustativa, pero de un mayor tamaño. Un paso natural en el camino de esta singular cerveza.

La botella de Alhambra Reserva Roja de 70 cl puede acompañar una cena con amigos en la que se intercambian impresiones sobre lo que se va saboreando mientras son narradas las anécdotas de la semana o los últimos acontecimientos de la vida de cada uno. Y en la que surge un juego de comentarios sobre cómo se percibe el maridaje hecho con la comida que terminará —aunque la percepción de cada uno varíe según el bocado— con el consenso de que esta cerveza redondea cualquier propuesta gastronómica.

El nuevo formato de Alhambra Reserva Roja puede incitar, también, a una noche de tapas combinadas expresamente con esta referencia para iniciar una velada entre dos con final impredecible.

Es una botella que contiene múltiples posibilidades, las del sinfín de historias que pueden surgir entre todos aquellos que la beban y dediquen un tiempo a Parar más, Sentir más, la filosofía de Cervezas Alhambra que adquiere un cariz aún más intenso cuando se comparte.

Servir una Alhambra Reserva Roja

nueva Alhambra reserva roja

Con la llegada del los 70 cl, Alhambra Reserva Roja crece, sí, pero mantiene intactas sus características. Y en ellas subyace una forma de entender la creatividad —esa que sirve para crear la identidad y la personalidad de todas nuestras cervezas— muy cercana a la elegancia y la seducción.

Dos atributos tan propios de la Alhambra de Granada, de la que Cervezas Alhambra toma su nombre, como su capacidad de atraer a todo el que esté cerca. Igual que le ocurre al sabor de una Alhambra Reserva Roja.

Para saborear al máximo la experiencia de beber una de estas referencias —ya sea en su botella de 70 cl o en la de 33 cl— hay que seguir un minucioso proceso y prestar atención a los detalles. Mira sus líneas, observa las letras inscritas, intuirás lo que vendrá en sus formas. Y enfría la botella a 6-8 ºC.

Ten cerca unas copas de boca ancha para captar todos los matices aromáticos; enfríalas con agua fresca para que la cerveza se deslice suavemente por el vidrio cuando la viertas. Entonces, inclina el vaso 45º respecto a la botella y deja caer suavemente el líquido para que no se forme demasiada espuma.

Cuando la cerveza esté a la mitad, pon de nuevo el vaso recto y sigue llenándolo suavemente. Y ya, cuando el líquido esté cerca del borde, aleja unos centímetros la botella para que se forme esa capa de espuma con consistencia, la que dará el broche final a una cerveza bien servida, con la que podrás comenzar a paladear toda la intensidad que esconde.

Porque hay cervezas que no se pueden explicar, que hay que sentir. Y esta nueva versión de 70 cl de Alhambra Reserva Roja está pensada para que, además de sentirla, la compartas. Con frecuencia, esa es forma más deliciosa de disfrutar una cerveza.

Imágenes | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Tradición e innovación, los pilares del sabor de Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Parar más. Sentir más: la experiencia sensorial de Cervezas Alhambra

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Patios Córdoba

Patios Córdoba

24 mayo, 2017
El secreto, el corazón de Córdoba, vive entre los azulejos y las plantas de los patios que pueblan la ciudad, llenos de rincones ocultos de olor afrutado y silencios.
Los artesanos del cuero andaluz: talabartería con siglos de antigüedad

Los artesanos del cuero andaluz: talabartería con siglos de antigüedad

8 enero, 2018
Mantener el pulso firme y el ritmo adecuado en la puntada, rápida pero precisa. Saber elegir, de entre los cientos de herramientas para cortar, rebajar o coser el cuero, la adecuada para cada pieza, para cada trabajo. Aprender a medir casi de ojo: a leer al animal y saber qué enganche necesita según el coche que va a arrastrar. Tiempo, para seguir elaborando, aguja en mano, gran parte del proceso. Todo esto y más se requiere para dedicar una vida entera a la talabartería y a la guarnicionería, dos oficios muy relacionados con el cuero, los animales (de labranza y de tiro) y Andalucía.