Mireia Fusté, la delicadeza del vidrio hecha joya

Por Eva Gracia

Hay amores de verano que duran lo que la temporada de helados, amores de una noche y amores para toda la vida. En este último grupo se encuentra la relación entre artesanía y diseño, dos disciplinas que caminan de la mano, apoyándose, entendiéndose y complementándose a través de las décadas y las modas.

Lo sabe bien y lo defiende con su trabajo Mireia Fusté, diseñadora gráfica reconvertida en diseñadora de joyas que, desde su taller en Barcelona, crea minimalistas piezas de formas orgánicas y arquitectónicas. Anillos, pulseras, pendientes y collares se combinan en su catálogo dibujando una última colección, llamada Esencia, que rezuma delicadeza y tradición.

mireia fuste joyeria artesanal

Delicadeza porque una parte fundamental de las joyas diseñadas por Mireia Fusté son los elementos de vidrio que las distinguen.

Tradición porque la catalana no trabaja sola: se apoya en artesanos de su ciudad expertos en la técnica del soplado del vidrio para crearlos.

Y, orgullosa, opina que “el binomio de artesanía y diseño es algo fantástico”. “No entiendo mi trabajo sin esa parte. Además, es muy interesante cómo esa unión pone en contacto a distintas generaciones y ámbitos”, añade.

“Ellos —dice en referencia a los artesanos con los que trabaja a diario—, que llevan más de 40 años trabajando el material, lo entienden, saben lo que puedes hacer con él, hasta dónde puedes llegar con la experimentación”, relata.

Diseño y artesanía, corazón y cabeza de una relación. Dos partes tan sustanciales como complementarias.

¿Y cómo es el día a día de este matrimonio creativo? “Yo diseño las piezas, me voy al taller de los artesanos del soplado de vidrio y, juntos, hacemos unos prototipos”, narra. Después, ella sigue diseñando, “encajando las piezas del puzle”, y, cuando tiene el mosaico completo, regresa de nuevo al hogar artesanal a encargar toda la producción y a emocionarse al ver cómo sus ideas toman forma.

“Es mágico cuando ves cómo hacen una de las bolas que luego yo coloco en las joyas”, cuenta. Y no le falta razón: hay mucha magia en ese arte de calentar el vidrio y soplar con el impulso exacto para lograr congelar en el tiempo un instante tan frágil como transparente.

Un instante de los muchos que hacen falta para dar forma a estas piezas, pues para concebirlas y materializarlas se requiere de horas y precisión. De la posibilidad de crear/sin/prisa, como aboga por hacer Cervezas Alhambra desde su plataforma de creación contemporánea, pues sabe que para alumbrar productos de calidad y de elaboración artesanal —en su caso, cervezas con el lúpulo añadido a mano— se necesitan muchos minutos y muchos segundos.

El contraste en una joya

mireia fuste joyeria artesanal

Además de delicadeza y tradición, las joyas de Mireia Fusté dejan a su paso una estela de contraste. Ella apuesta por combinar materiales de características tan diferentes como el metal (plata y latón bañado en oro) o el cristal. Resistente uno, delicado el otro. Fríos, maleables y deseables ambos. La pareja perfecta.

“Esa posibilidad de mezclar materiales y técnicas es la que me hizo acabar en la joyería”, dice al otro lado del teléfono esta diseñadora. Mireia Fusté comenzó en este universo de las joyas hace ahora siete años y, desde entonces, ha apostado por una producción 100% artesanal y de cercanía.

Y por la innovación, pues esa combinación de materiales es fruto de la vocación por descubrir nuevas alianzas, por actualizar oficios y artes de siempre como el del soplado del vidrio, por mezclar sin prejuicios tiempos y tradiciones. “Cualquier material puede ser muy contemporáneo, solo tienes que hacerlo tuyo”, afirma.

Mireia ya atesora varias colecciones en su haber y, con su estilo cada vez más definido, lo que no ha abandonado en ningún momento es su mantra: la joya es la mujer. “Quiero reivindicar que la mujer se sienta la auténtica joya”, explica Mireia, que siempre apuesta por la elegancia y la sofisticación como trasunto de sus creaciones. El menos es más, de nuevo, gana la partida.

Imágenes | Facebook de Mireia Fusté

En Momentos Alhambra | Joyas de la raspa, el alma atlántica encarnada en plata

En Momentos Alhambra | Los mares del mundo transformados en joyas: la artesanía de Inés Susaeta

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Two Hands Madrid o cómo reinventar el clásico bolso de piel

Two Hands Madrid o cómo reinventar el clásico bolso de piel

8 enero, 2019
Los bolsos son un algo así como un portal a otra dimensión. El pasaporte de acceso a un universo de mil historias. Porque cada bolso, cada jornada, cuenta una. La de esa madre que lleva el día a día de ella y sus hijos colgado al hombro; la de esa abuela que atesora las fotos de sus nietos en la cartera para sobrevivir a la nostalgia en un mundo digital con métodos analógicos; la de esa mujer que camina hacia una cita importante con nada más que lo imprescindible, para no distraerse de lo esencial.
Los secretos del damasquinado toledano

Los secretos del damasquinado toledano

15 febrero, 2018
Convertir un metal tan simple como el hierro en una joya; la cotidianeidad, en obra de arte. Hilar pasado y presente con hebras doradas y plateadas; con el mismo cuidado por el detalle y el ritmo pausado de los antiguos maestros del damasquinado: en Damasco, de donde tomó su nombre; en Egipto, Grecia o Roma. Tallar el futuro a base de cincel pero manteniendo las técnicas de estas ancestrales civilizaciones. Todo esto es la ornamentación de metales o el arte del damasquinado.
Cinco librerías de Madrid para escapar del calor del verano

Cinco librerías de Madrid para escapar del calor del verano

12 junio, 2018
Si algo gusta a los bibliófilos es poder recorrer un edificio que se sabe lleno de libros: esa sacudida incomparable de tocar las palabras en uno de los lugares que mejor las cobija. Hay un imán que se vuelve irresistible cuando se intuye —se huele, porque la presencia de los libros llega en primer lugar por el sentido del olfato— que un edificio alberga estos pequeños tesoros.