Micomoler, diseño contemporáneo a base de saber hacer tradicional

Por Nerea Campos Godoy

Los días tranquilos y la sensación de bienestar que conllevan plantan una semilla de comodidad muy necesaria en las atmósferas de intimidad. El hogar perfecto, ese en el que reposar con calma después de la jornada laboral o en el que remolonear durante los fines de semana, embriaga de dicha si lo atendemos con afecto. Y es que, a veces, la inversión en una decoración apacible tiene sus frutos: preservar la apariencia del hogar para que este nos cuide a nosotros.

Un exponente de esta idea de vida acogedora –los daneses no dudarían en atribuirle su tan afamado adjetivo hygge– aparece de la mano de Micomoler, un pequeño estudio madrileño que se dedica al diseño contemporáneo de muebles y otros objetos de decoración. En sus propuestas no dudan en conjugar la labor de un taller artesanal con las fórmulas de creación más modernas a la par que sobrias y funcionales.

Las líneas que viajan por sus diseños sugieren el recorrido de los usuarios que encenderán sus posibilidades. Lámparas con cúpulas redondeadas, banquetas que guardan secretos, así como la reinvención de los clásicos botijos son algunos de los ejemplos de la manera en que en Micomoler ha sabido aunar con genialidad la contemporaneidad con la tradición más nuestra en un mismo objeto.

Una reconocida trayectoria

botijos blancos con flores

Los fundadores de este estudio de diseño son tres arquitectas y un ingeniero industrial, cuya juventud no les ha supuesto impedimento ninguno a la hora de conseguir la visibilidad y el reconocimiento que hoy en día saborea Micomoler.

Desde el año 2012 han sido fieles a un estilo de creación calmado, el mismo que comparten los artesanos colaboradores de crear/sin/prisa, la iniciativa de Cervezas Alhambra, en el que la reflexión sobre la funcionalidad de los objetos que diseñan les transporta a una utilidad, sí, pero también a la obtención de unos resultados de una estética atractiva, agradable y adaptable a cualquier ambiente pulcro y esmerado.

Dicha flexibilidad –unida a una firmeza demoledora– no ha pasado desapercibida y han sido numerosos los galardones que han cosechado a lo largo de su existencia. El año pasado se alzaron con el segundo premio del Salone Satellite Award, otorgado durante la Semana del Diseño de Milán, a la que acudieron como parte de Wow Design Collective —colectivo especializado en el arte del diseño de la cerámica de alta gama—.

La luz como protagonista

Lámpara quinqué de MicomolerCuando la estética es uno de los ingredientes esenciales para que fluya la comodidad en los ambientes más íntimos de los hogares, la luz se instaura como la protagonista indiscutible de unos espacios pensados para el recogimiento y el bienestar de los días tranquilos.

Quizá por eso son numerosas las lámparas diseñadas por Micomoler. Con ellas desafían todas las atmósferas y juegan con las posibilidades que ofrece la luz en cualquier entorno.

Destaca una pequeña bombilla protegida por una campana de vidrio, cuya llama se ajusta con una delicada llave dorada como las de antaño.

En la base: finas líneas de madera o de mármol con las que complementar el diseño contemporáneo con el espíritu de un pasado aún titilante. Se trata de la lámpara Quinqué, una creación poética como ninguna otra que recuerda poderosamente a los candiles de aceite.

Cerámica y tradición españolas: el botijo

Los días más calurosos bien merecen agua fresca que no suponga un problema para el medio ambiente. La reinvención del botijo por parte de Micomoler admite la transformación de un objeto de tradición centenaria para refrescar el agua de manera natural. Los poros de la cerámica utilizada absorben el líquido y, al salir al exterior, el agua se enfría.

A la misma vez que crean conciencia sobre el gasto de energía al que nos hemos acostumbrado hoy en día, proponen una alternativa duradera, saludable y moderna con la que beber agua estando en casa o en el trabajo.

La banqueta transformable

Banqueta con cojinesEl tiempo se dilata cuando estamos en buena compañía. Para los días en los que recibimos a los amigos o a la familia, Micomoler plantea una banqueta multifunción cuyo diseño geométrico esconde unos secretos que se descubren en la medida en que los vamos utilizando.

El cuidado de los materiales que utilizan se refleja incluso en los cinturones de piel que sostienen los cojines del Banquete. Cuando los soltamos en el suelo, uno para cada uno de los invitados, aparece ante nuestros ojos una mesa de té fabricada con una madera de calidad excepcional.

¿Alguien más ha podido resistirse a estos preciosos objetos, donde comulgan en perfecta armonía la tradición, la artesanía y la modernidad?

Imágenes | Facebook, Instagram

En Momentos Alhambra | Rocío Vergara, la esencia de la tradición en la orfebrería más contemporánea

En Momentos Alhambra | Urueña, una villa del libro congelada en el tiempo

Comparte con nosotros

1 comentario

  • Undefined offset: 180