Manos que crean sin prisa: los talleres mágicos de La Fábrica de Texturas

Por Laura Elena Vivas

Hay lugares donde el tiempo parece detenerse, donde existe un lenguaje al que no solemos estar acostumbrados. El que dictan las manos, el que se entiende tocando y sintiendo.

Hay cosas —y cervezas— que no se pueden explicar, hay que sentirlas.

Tocarlas.

Buscamos sensaciones, experiencias, vivencias en primera persona que nos queden impresas en la memoria a través de las yemas de nuestros dedos. Esto es precisamente lo que ocurre en estos rincones mágicos que hemos visitado y que están esperando que tú seas el próximo en descubrirlos.

La calle Meléndez Valdés de Madrid es el hogar de la Fábrica de Texturas, un pequeño taller casi inesperado. Hay que entrar y caminar desde la vía por un terreno desocupado que lo antecede para descubrirlo —y seguir así esa curiosidad que te pica en cuanto entra en tu campo visual—.

Es un lugar rodeado del bullicio de la ciudad que ha sabido protegerse para conservar su trozo de atmósfera. De quietud, de pausa para parar más, sentir más. Allí aguardan hacendosas manos que emplean máquinas e instrumentos y transforman.

La Fábrica de Texturas surgió de una idea, la de enseñar a trabajar con las manos para crear; regresar a aquello para lo que nacimos porque el tacto forma parte de nuestra esencia y el reloj hace que, a veces, no nos demos cuenta de todo lo que podemos llegar a experimentar a través suyo.

Aquí investigan primero y divulgan después a través de los talleres que realizan: serigrafía, encuadernación, marmolado, transferencia de imágenes, cianotipia y más. También lo hacen con sus maravillosas cajas artesanas, plagadas de ideas para que seas tú quien dé rienda suelta a práctica e imaginación.

Gabriela, Xavier, Marta y Ana —el alma de la Fábrica de Texturas— enseñan, en resumen,  el concepto de disfrute de esas manos que crean, la esencia de hacer las cosas bien hechas, de volver al origen y recuperar esas manualidades que producen tan buenos resultados en los objetos y el alma, porque el tiempo se para mientras transcurre el momento de hacer. Desaparecen las preocupaciones. Nos quedamos solo con el ahora.

Es uno de esos pocos reductos que quedan donde acercarse a una creación en la que nosotros somos los protagonistas. Con ese objetivo nació el proyecto hace siete años, y con la creencia del valor del trabajo artesano. Es la razón por la que colaboran con proveedores que les aportan materiales artesanos también, y el motivo que los ha llevado a trabajar con marcas que también creen en vivir sin prisas, como Cervezas Alhambra.

Cervezas Alhambra y la Fábrica de Texturas

Y es que hay rincones y rincones en Madrid. 

¿Quieres seguir descubriéndolos con nosotros? Próxima parada: Luciolé.

En Momentos Alhambra | El pan que nos enamora

En Momentos Alhambra | El último artesano en el corazón de Malasaña

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Petites mains, las costureras que dan vida a la alta costura

Petites mains, las costureras que dan vida a la alta costura

22 noviembre, 2017
Los focos que se encienden, el silencio previo al arranque, los compases de una música elegida cuidadosamente, los primeros pasos sobre la pasarela. El glamur, la elegancia, el lujo. Todo eso se respira en los minutos previos al arranque de los desfiles de alta costura, carruseles de belleza y diseño preparados con maestría para que el mundo vea lo preciosa y preciosista que puede llegar a ser la moda.
Pablo Morales, el luthier que esculpe el sonido

Pablo Morales, el luthier que esculpe el sonido

25 abril, 2018
En el valle del Ebro, en Aragón, el cierzo sopla con fuerza y silba en los oídos de los habitantes de esta región una suerte de melodía que se adentra en sus tímpanos y que hace las veces de banda sonora de sus vidas. El viento, más pausado, más domesticado, más delicado, es también el protagonista del trabajo de Pablo Morales, un luthier que no solo da forma a la madera con la que crea sus gaitas, tarotas y dulzainas, sino que la escucha, la mira y la siente.