Malababa o cómo reinventar el lujo desde la tradición artesanal

Por Eva Gracia

De un tiempo a esta parte, el lujo se ha reinventado: ya no es una cuestión de logos o etiquetas, es una cuestión de valores. Esa filosofía es por la que apuestan muchas pequeñas (y no tan pequeñas) firmas que abogan por la producción local, por la producción consciente, por la producción verdaderamente valiosa y por la producción duradera. Entre esas marcas, a las que nos gusta descubrir en Cervezas Alhambra, se encuentra Malababa.

Malababa es muy de Madrid: elegante, algo atrevida, algo clásica, con buen gusto y versátil. Igual que hay un Madrid para cada uno, solo hay que encontrarlo, hay una propuesta de Malababa para cada amante del diseño, el buen hacer y la tradición actualizada. Porque ese es el ADN de esta marca.

«Somos una marca de diseño de accesorios fabricados éticamente en España. Utilizamos materiales de calidad y rescatamos técnicas tradicionales y artesanas de producción local para crear un lujo honesto y sencillo». Toda una declaración de intenciones.

La artesanía actualizada como punto de partida

Malababa bolsos marca sostenible

Malababa no se entiende sin los artesanos que dan forma a sus bolsos y zapatos. «Conectamos los diseños contemporáneos con los oficios artesanos para garantizar la supervivencia de una tradición de valor incalculable», explica la marca.

Esa actualización de la tradición, esa apuesta por no olvidar el origen, sino reivindicarlo, es uno de los valores que Malababa comparte con Cervezas Alhambra, que tampoco se entiende sin sus maestros cerveceros, sin su origen y tradición pegados a Granada, sin su apuesta por rescatar la historia de una casa y de unas manos sabias que manejaron el lúpulo, la cebada y el agua en los primeros compases que bailó esta compañía cervecera.

Con la tradición bajo el prisma del diseño del siglo XXI, Malababa, en sus años de trayectoria, se ha configurado como una firma con una marcada personalidad. No es otra marca de bolsos, es una enseña para la que lo que hay detrás de cada pieza y no se ve es tan importante como lo que sí se aprecia a simple vista.

Sostenibilidad en la raíz

Malababa bolsos marca sostenible

La calidad supina es la bandera de Malababa, pero también lo es la sostenibilidad. Este valor, al alza en los últimos años, no es únicamente una cuestión de materiales, es también una cuestión de procesos, de maneras de trabajar, de intenciones. «Nuestro modelo de producción se basa en el aprovechamiento de los recursos naturales, reduciendo el impacto medioambiental», apunta la firma.

Así, Malababa hace de la sostenibilidad algo tangible desde sus materias primas hasta su empaquetado. Reutiliza pieles de animales procedentes únicamente de la industria alimentaria, opta por la curtición vegetal para no perjudicar a la salud ni al medio ambiente y, apoyándose en artesanos de la tierra, apuesta también por los recursos locales.

Lo suyo también es el aprovechamiento y reutilización de sus recursos. En una de sus líneas de bolsos, Malababa emplea un teñido muy especial, que supone un ahorro de 40.000 litros de agua al año y que consiste en la utilización de agua de lluvia y tintes ecológicos: el agua, tras su uso, se emplea para regar un campo de 1500 palmeras.

Esos valores, la preocupación por el entorno, el uso de recursos próximos y el objetivo de ser una marca cada día más sostenible son principios que Malababa comparte también con Cervezas Alhambra. La casa granadina, en su apuesta por un mundo más verde, ha puesto en marcha su proyecto Terrazas Sostenibles, por el que instala mobiliario reciclable y reciclado y unos parasoles que contribuyen a generar un aire más limpio.

El valor de apostar por uno mismo

Malababa bolsos marca sostenible

El lujo, hoy, es inclinarse por firmas como Malababa, que apuestan por un made in Spain sostenible y ecológico. Pero el lujo (o, al menos, un lujo), es algo tan sencillo como encontrar instantes para mimarse, para estar con uno mismo, para cuidarse y concederse algún capricho. Para pensar, para leer, para cerrar los ojos e imaginar.

Malababa también se enmarca ahí, en ese autocapricho tan necesario de vez en cuando. Y comparte espacio con pequeños lujos tan sencillos como tomarse una Alhambra Reserva 1925 a solas o en la mejor compañía, disfrutando de su color dorado, de su espuma, de su sabor reservado para ocasiones especiales.

El autocuidado o treat yourself es una filosofía que, como la sostenibilidad, cada vez cobra más (y muy merecidamente) importancia; una invitación a recordar la importancia de cuidarnos y mimarnos, de pasar tiempo disfrutando con nosotros mismos, ya sea saboreando una Alhambra Reserva 1925 o paseando por las tiendas de Malababa, dos tentaciones igualmente apetecibles e irresistibles.

Imágenes | Facebook de Malababa

En Momentos Alhambra | Lautem, bolsos para transportar la esencia del diseño más minimalista

En Momentos Alhambra | Ácrata, la geometría convertida en bolsos

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Nueva Alhambra Reserva Roja de 70 cl: hay que sentirla, hay que compartirla

Nueva Alhambra Reserva Roja de 70 cl: hay que sentirla, hay que compartirla

25 junio, 2018
Es una cerveza que invita a detenerse unos instantes. Cuando miras la botella de inspiración artesanal y comienzas a observar los detalles —dejas de mirar para empezar a ver— de las letras que nacen del propio cristal y el tono rojo oscuro del material. Cuando viertes el líquido color cobre y hueles el aroma del cereal tostado y los intensos matices que emanan del brillante vidrio.
Para.Mira.Toca – Encuentros

Para.Mira.Toca – Encuentros

31 mayo, 2017
En Cervezas Alhambra creemos que la vida sólo se disfruta plenamente cuando vamos sin prisa, por eso te invitamos a descubrir cómo esta filosofía ha sido clave en la manera de trabajar de nuestros invitados; cómo parar, mirar y tocar ha sido clave en el desarrollo de su trabajo.