Los mercados callejeros de Barcelona: un plan diferente para el fin de semana

Por Lorena Papí Rodes

Son incontables las recompensas que se lleva el caminante dispuesto a recorrer los mercados callejeros con todos sus sentidos. Porque cuanto más participan estos de la experiencia, más sensaciones se suman a ella. La calidez de un paseo bajo un sol aún templado. La sensación de proximidad que da una conversación. La cercanía del tú a tú, al interaccionar a pie de calle con los paradistas. Los hallazgos inesperados.

Es así como esa magia presente —también— en algo tan cotidiano como una mañana de mercado se hace evidente. Pausamos un instante para decidir qué queremos sentir, para descubrir qué es lo que realmente necesitamos. Es entonces cuando los ojos dejan de mirar para empezar a ver. Y dan con ese tesoro escondido entre cientos de objetos recuperados del olvido.

Así lo entiende Cervezas Alhambra: es el tiempo que te tomas para disfrutar de algo, como el que dedican sus maestros artesanos al proceso de elaboración, a la cuidada selección de sus ingredientes y a cada una de las fases que requiere una buena cerveza para convertirse en tal, el que hace visibles los detalles.

Solo desde la pausa pueden apreciarse todos los matices que hacen única a cada variedad. Como el tono dorado brillante, su espuma consistente y el sabor intenso pero con final suave de una Alhambra Especial, perfecta para maridar con tapas, amigos y planes sencillos, pero de esos que alegran y aligeran la semana.

El Flea

Entrada del mercado callejero El Flea

El extenso mar de puestos del mercadillo vintage y de segunda mano El Flea baña cada segundo domingo de mes los aledaños de los resquicios de la Barcelona medieval: el Portal De Santa Madrona, antigua defensa de la ciudad.

Las mismas calles del Raval por las que desfilan cabezudos durante las fiestas de Santa Madrona acogen una enorme colección de objetos antiguos que buscan una nueva oportunidad. Es el mercado de segunda mano más grande de la ciudad.

Ropa vintage y accesorios; mapas, cómics, y libros; lámparas y vinilos. En El Flea se puede encontrar y adquirir (o intercambiar) casi cualquier cosa, y con ello practicar una forma de consumo más consciente basada en la reducción de los residuos mediante la reutilización y el reciclaje creativo.

Fleadonia

Con la misma filosofía que El Flea —no en vano, ambos son gestionados por la asociación sin ánimo de lucro Flea Market Barcelona— el Fleadonia es uno de los mercados que dinamizan (en su caso, cada primer domingo de mes) la Plaça Salvador Seguí del Raval.

Se trata de un espacio recién remodelado y que ahora ubica la nueva sede de La Filmoteca; un rincón que, con su recuperación, le ha dado un nuevo aire al barrio.

En esos domingos de mercado, la misma plaza que a diario es punto de encuentro del ocio cultural y de restauración del barrio, se llena de discos, de artesanía, de ropa y cientos de objetos más con un único denominador común: todos son tesoros rescatados de otras épocas. Listos para ser redescubiertos por un viajero curioso que sea capaz de ver más allá de los años, de dejarse llevar por el detalle y la atención.

Un tesoro encontrado en un mercado callejero

Demanoenmano

A este mercadillo de segunda (y primera) mano hay que seguirle la pista de cerca, pues cada mes se traslada con sus más de 200 puestos, sus cachivaches y su música a un punto diferente de la ciudad. Es el sitio perfecto para rescatar joyas de otras épocas y para completar colecciones.

Siempre con la vista puesta en el reciclaje y la reutilización, en este mercado de doble sesión (se celebra siempre en sábado y domingo) también hay espacio para los artistas emergentes y los que quieran serlo. Porque los artistas —ilustradores, pintores, fotógrafos— dan a conocer sus trabajos y los asistentes pueden participar en los talleres de creación que se organizan allí mismo. Un escenario, una carpa y una zona de restauración se unen al espacio, con una gran propuesta lúdica.

Más que un mercado, es un punto de encuentro para amantes del arte en cualquier formato y para todo aquel que crea en la larga vida de los objetos.

El Rastro de La Virgen

Un puesto de el Rastro de la Virgen, en el Raval

Desde hace siete años, cada primer sábado de mes la ravalera calle de la Virgen se convierte en el templo del reciclaje artístico. Es el principal reclamo de este mercado al aire libre: objetos reconvertidos para alargar su vida conviven con colecciones de todo tipo, ropa y arte de segunda mano.

Un mercado en el que tan pronto se puede encontrar originales muebles para decorar el hogar como se puede bailar al ritmo de un DJ, o disfrutar de una obra teatral.

Mercado Alternativo para Jóvenes de la Riera Baixa

Las calles del mítico Raval parecen ser el hábitat natural de muchos de los mercados urbanos de Barcelona. Como la de la Riera Baixa, que cada sábado acoge un mercado muy especial. Las tiendas de esta calle comercial sacan su material al exterior; fundamentalmente, ropa y mucha música.

Desde una parada de ropa militar hasta vinilos y cd’s difíciles de encontrar, la ropa y las rarezas musicales comparten el espacio con otras propuestas de segunda mano: cuadros, antigüedades, muebles, etc.

Este Mercado Alternativo es una de las experiencias más completas a la hora de disfrutar de las compras a pie de calle porque implica a todo tipo de comercios de la zona. Incluso a un estudio de tatuajes.

Los vinilos,objetos clásicos de los mercados de segunda mano

Los mercados de segunda mano (una adaptación del concepto de flea market o ‘mercado de pulgas’ europeo) son el aliño de cualquier mañana de fin de semana. Y pasar un domingo al sol cazando tesoros, un plan diferente que, con la promesa del buen tiempo venidero, encaja siempre a la perfección.

Más aún cuando culmina con el sabor refrescante de una Alhambra Especial y la calidez de unas risas, compartiendo esos instantes que calman y llenan. Una variedad que, por su carácter cotidiano, es perfecta para disfrutar en cualquier momento del día. Porque convierte una escena improvisada y sencilla en un momento único, de esos que recuerdas durante el resto de la semana sin poder evitar esbozar una sonrisa.

Experimentarlo, vivirlo, es fácil. Solo se necesita Parar Más. Sentir Más.

Fotos | Facebook/@fleamarketbcn (1), (2)(3), Facebook/El Rastro de la Virgen, Pixabay/@ludex2014

En Momentos Alhambra | Las residencias del Matadero de Madrid: arte esperando ser descubierto

En Momentos Alhambra | Estas galerías de Madrid te ofrecen el plan perfecto para el sábado por la mañana

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Los collages de Pils Ferrer: surrealismo para la vida moderna

Los collages de Pils Ferrer: surrealismo para la vida moderna

4 septiembre, 2019
Cuando una obra, objeto o disciplina artística es verdaderamente atemporal, no solo sobrevive al paso del tiempo, sino que se adapta a cada época, se convierte en una parte de ella, sabe hacer suyas las tendencias del presente. Pero tiene que haber una mano que obre la magia. Las manos de Pils Ferrer ejecutan esa bella (y compleja) tarea en el arte del collage.