Las joyas de Aina son mucho más que piezas: son pequeños contenedores de sentimientos

Por Eva Gracia

Barcelona es la ciudad de las tendencias, la ciudad cosmopolita, la ciudad de la modernidad. Pero es también, aun con su bullicio y sus monumentos turísticos, un oasis de creatividad, de artesanía contemporánea y de calma mediterránea. Y uno de los exponentes de esa cara de la moneda es la firma de joyería Aina Barcelona.

Con su tienda en un local de la calle Ciutat de Balaguer, entre Gracia y Les Corts, esta pequeña marca de joyas desafía los cánones de la producción actual y hace gala de una sencillez, pasión por el detalle y devoción por la creatividad únicas.

Detrás de Aina Barcelona se encuentra Aina Ministral, una joven gemóloga y artesana que pasa el tiempo entre piedras preciosas y materiales nobles. Y que dota a cada una de sus piezas de unos valores que se alinean a la perfección con la filosofía de Cervezas Alhambra: mimo por cada paso del proceso, encontrar la belleza en lo singular, acompañar cada instante de detalles sencillos que lo hacen especial.

Joyas especiales para momentos que cuentan

Las joyas a las que Aina da forma en su taller de Barcelona “no son productos”, como ella misma explica en su página web. Son “piezas capaces de contener sentimientos”, objetos que, en su parte material, guardan el alma de un instante importante, de un gesto con significado, de un día único.

“Considero que cada una de mis piezas no está acabada hasta que alguien la escoge para empezar una historia”, cuenta Aina. Las joyas de esta firma no llegan a ser ellas mismas hasta que acompañan a alguien en un instante irrepetible.

Así, sus piezas nos acercan a esos momentos que se completan con objetos, con personas, con detalles únicos. Desde un viaje que se vuelve inolvidable gracias a una cena hasta una tarde anodina que se convierte en especial, brindis con Alhambra Especial mediante, cuando nos juntamos con unos buenos amigos.

El catálogo de esta pequeña firma barcelonesa cuenta con piezas de todo tipo, desde collares hasta pulseras, gemelos, pendientes, tobilleras o anillos. Estos últimos, en el taller de Aina, tienen un hueco especial. Porque las alianzas de matrimonio son de las piezas más singulares que se materializan en este rincón de creatividad: muy personales, muy significativas y con una inmensa ilusión depositada en cada uno de sus átomos. Son, qué duda cabe, los contenedores de sentimientos por excelencia.

Junto a las alianzas, Aina crea otras piezas singulares por encargo. Desde gemelos con una inscripción cargada de significado hasta joyas diseñadas a partir de piezas vintage, con una potente y bella historia anterior que escribe un nuevo capítulo tras pasar por las manos de esta joven gemóloga.

En constante aprendizaje

Aina Barcelona marca joyas

La filosofía de crear de manera pausada, reconociendo a los procesos la relevancia y el valor que aportan, es un rasgo distintivo de Aina Barcelona, pero también un pilar de la filosofía de Cervezas Alhambra.

En un modelo creativo dominado por la producción consciente, dando a cada paso el tiempo y cariño que merece, las joyas de este taller son el resultado de un trabajo artesanal y, sobre todo, de un trabajo muy disfrutado.

Porque Aina saborea cada parte del proceso y aprende creando, apoyándose en otros artesanos locales, escuchando su experiencia y sintiendo su sensibilidad por los materiales.

Atreviéndose, también, a Parar más, Sentir más, la receta de Cervezas Alhambra para degustar la vida que pasa por detenerse y apagar los sentidos para volverlos a encender con plena conciencia. Por disfrutar la vida (y el trabajo) sin prisa, redescubriendo lo que queremos sentir y saboreando cada instante.

Aina Barcelona marca joyas

Las piezas de Aina Barcelona son el resultado de un diseño contemporáneo y un saber hacer apoyado en la tradición joyera. En sus creaciones se combinan la artesanía de siempre y la creatividad contemporánea, igual que en las elaboraciones de Cervezas Alhambra se mezclan la pasión por la innovación y las recetas con historia elaboradas por maestros cerveceros.

En la mano, los diseños de esta firma muestran su personalidad y, también, sus imperfecciones, una característica particular de las piezas elaboradas a mano. No hay dos iguales y, por eso, cada una tiene un valor añadido, un punto diferencial, un extra de singularidad y de belleza.

De las que combinan plata y ópalo a las que mezclan oro blanco y esmeraldas, oro amarillo y topacio o diamantes y minerales, todas y cada una de las joyas de Aina Barcelona son el principio de una historia por escribir y, sobre todo, por vivir.

Imágenes | Facebook Aina Barcelona, iStock/HOMONSTOCK

En Momentos Alhambra | Joyas de la raspa, el alma atlántica encarnada en plata

En Momentos Alhambra | Cristina Junquero, cuando Andalucía inspira la orfebrería del siglo XXI

Comparte con nosotros

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Momentos Alhambra Degustadores

Momentos Alhambra Degustadores

15 junio, 2018
El espacio Alhambra Degustadores ha recorrido este 2018 cuatro ciudades en las que los consumidores han podido disfrutar de cada matiz y detalle de nuestras cervezas.
Tres escapadas otoñales para disfrutar con los cinco sentidos

Tres escapadas otoñales para disfrutar con los cinco sentidos

9 octubre, 2018
Ahora que los días cálidos comienzan a consumirse, pero todavía no ha llegado la época de hibernación y recogimiento en el hogar que supone el invierno, la carretera sigue pidiendo viajes con calma. Disfrutar de rincones distintos y salir de la rutina  en una estación en la que el roce de las olas del mar se cambia por el que hacen las hojas de los árboles cuando caen.
Los collages de Pils Ferrer: surrealismo para la vida moderna

Los collages de Pils Ferrer: surrealismo para la vida moderna

4 septiembre, 2019
Cuando una obra, objeto o disciplina artística es verdaderamente atemporal, no solo sobrevive al paso del tiempo, sino que se adapta a cada época, se convierte en una parte de ella, sabe hacer suyas las tendencias del presente. Pero tiene que haber una mano que obre la magia. Las manos de Pils Ferrer ejecutan esa bella (y compleja) tarea en el arte del collage.