La Térmica

La Térmica

Cervezas Alhambra y La Térmica de Málaga se unen para la promoción de la cultura.
En sus cinco años de existencia, La Térmica, se ha convertido en el espacio de referencia cultural de Málaga; un centro de creación, producción y formación cultural contemporánea basado en un planteamiento moderno, abierto y plural que busca, a través de la cultura y la iniciativa personal ciudadana, desarrollar una nueva mirada sobre la realidad.

Málaga 451: La Noche de los Libros

La Térmica presentó la cuarta edición de Málaga 451: la noche de los libros. Festival literario que desde sus tres ediciones anteriores ha revisitado la manera de entender las actividades relacionadas con el libro.

La cuarta edición de Málaga 451 presentó una amplia selección de la literatura nacional e internacional actual. Igual que en las páginas escritas en un libro, el lector tiene en sus manos la capacidad de decidir el ritmo y el orden de esta experiencia, que va desde un homenaje al Frankenstein inventado por Mary Shelley hace 200 años, hasta los últimos latigazos de la literatura más actual, pasando por un homenaje al escritor en lengua española más importante del siglo XX, Jorge Luis Borges, o por la inteligente presencia de Jean Echenoz que es, en sí misma, un acontecimiento cultural de primer orden.

En el escenario de Cervezas Alhambra, se disfrutó de actuaciones musicales que tienen un vínculo estrecho con la literatura. Los visitantes descubrieron los matices que se esconden en las letras y sonidos de nuestros grupos invitados.

Además se pudo descubrir a Lapso, la novela gráfica de Lapso Martínez.

Rastros Nocturnos

Desde noviembre de 2014, La Térmica ha celebrado 20 ediciones del Rastro Cultural con stands, puestos gastronómicos así como animación musical y escénica. Más de 20.000 personas han disfrutado de sus distintas ediciones.

En esta edición contará con la presencia de músicos, desfiles de moda, programas de cortometrajes etc. Más de 50 puestos nuevos, donde encontrar objetos y colecciones de decoración, ilustración y grabados, antigüedades, etc. y además se podrá disfrutar de conciertos de la mano de Cervezas Alhambra.

Una iniciativa que viene a poner en valor el coleccionismo. Los aficionados malagueños, encontrarán un nuevo punto de encuentro, donde lo ‘vintage’ cobra más sentido, en un tiempo en el que los objetos de valor cultural de décadas pasadas, están muy revalorizados.

Artículos Relacionados
Gimaguas: joyas, zapatos y vestidos con los que llevar el mar a todas partes

Gimaguas: joyas, zapatos y vestidos con los que llevar el mar a todas partes

El verano significa calor, días que se alargan hasta que una brisa anuncia su fin, el descanso retirado, las vacaciones y, por supuesto, el mar. Olor a salitre y a arena, estribillos de gaviotas y la espuma de los días. Cuando las ganas de mar acechan, pero no siempre se puede estar en contacto con él, podemos llevarnos un pedacito de playa en la ropa o en las joyas con nosotros.
Los artesanos del cuero andaluz: talabartería con siglos de antigüedad

Los artesanos del cuero andaluz: talabartería con siglos de antigüedad

Mantener el pulso firme y el ritmo adecuado en la puntada, rápida pero precisa. Saber elegir, de entre los cientos de herramientas para cortar, rebajar o coser el cuero, la adecuada para cada pieza, para cada trabajo. Aprender a medir casi de ojo: a leer al animal y saber qué enganche necesita según el coche que va a arrastrar. Tiempo, para seguir elaborando, aguja en mano, gran parte del proceso. Todo esto y más se requiere para dedicar una vida entera a la talabartería y a la guarnicionería, dos oficios muy relacionados con el cuero, los animales (de labranza y de tiro) y Andalucía.
The Colvin Co, viaja a los aromas del campo sin salir de la ciudad

The Colvin Co, viaja a los aromas del campo sin salir de la ciudad

Cuando pasamos mucho tiempo en la ciudad, hay algo que nos pide volver a la naturaleza. Un olor que hace tiempo que no nos embriagaba, una brisa distinta que promete descanso, calma y alegría, un paseo que nos ayuda a regresar a nosotros mismos, a reconectar con lo que nos ayuda a sentirnos bien. Aunque a veces resulta imposible poder hacer una escapada al campo para bañarnos entre arbustos, plantas, árboles y flores y todos sus aromas, sí que hay opciones que pueden acercarnos el campo a la ciudad.