La Térmica, Cervezas Alhambra y Boa Mistura, unidos por las celosías de una espectacular pieza

Por Lorena Papí Rodes

El arte urbano es un regalo. Gracias a la intervención de anónimos y conocidos intervencionistas de los muros, las calles de nuestras ciudades se convierten en museos sin puertas y el arte, en algo accesible, tangible. Escenas en spray o en papel rompen nuestra monotonía y el gris de las paredes para sumergirnos en un mundo de color, de reflexión, de visión crítica. Para llenar nuestro día a día de pequeños placeres visuales.

Como hace el colectivo Boa Mistura, un equipo multidisciplinar formado por artistas con diferente formación pero una misma pasión: realizar trabajos a gran escala en espacios públicos. Crear explosiones de color acompañadas siempre de una idea, de un mensaje y de una intención. Sus obras muestran una cuidada estética con un alma aún más trabajada.

En esta ocasión, Boa Mistura ha atrapado la esencia de Cervezas Alhambra, de Andalucía y de la propia identidad del espacio en una pieza: ‘El patio del tiempo’. Con esta nueva intervención en colaboración con la marca y abierta a la participación, han revestido con una colorida alfombra de pintura el patio de la biblioteca del histórico edificio de La Térmica en Málaga; hoy, centro de creación, receptor y dinamizador de todo tipo de propuestas culturales.

‘El patio del tiempo’: una mirada al pasado con vistas al futuro

En las intervenciones artísticas de Boa Mistura, el trabajo conceptual es tan complejo como la propia ejecución. Porque pasa por resumir en una o muy pocas palabras toda una declaración de intenciones. Por dar con los colores precisos, que expresen la misma idea que el conjunto de la obra. Y por conseguir captar en un símbolo la identidad cultural de un pueblo.

En su trabajo en La Térmica, el objetivo era encontrar un vínculo entre el edificio —lo que este les inspira—, la identidad y los valores de Cervezas Alhambra, y la propia esencia del trabajo de Boa Mistura. Un solo concepto que los uniera a todos y que dijera algo de cada uno de ellos.

“Desde nuestra primera toma de contacto con La Térmica, supimos que era la identidad del edificio la que debía inspirar la obra. El trabajo de los zócalos y de los pavimentos es una seña de identidad fuerte, que además conecta el edificio con la región entera. Decidimos crear un nuevo pavimento inspirado en la celosía del patio de los Arrayanes, de la Alhambra, por reforzar esa identidad y, por otro lado, generar un vínculo con la marca, que también utiliza un fragmento de la celosía en su imagen”, explica Pablo Purón, uno de los cuatro miembros fundadores de Boa Mistura.

Boa Mistura - Preparación de la piezaFueron precisamente las celosías de los azulejos que revisten parte del edificio en su interior las que prendieron la mecha de la inspiración del grupo. Esos motivos son un testimonio de la historia de Andalucía, la huella que ha impreso en él su pasado árabe y la influencia que este ha ejercido en el arte.

Las mismas con las que Cervezas Alhambra reivindica su origen —incorporándolas a su imagen— y su respeto por la elaboración tradicional. Crear un patrón geométrico casa, además, con la forma de trabajar de Boa Mistura.

Y enfrentarse al suelo, aún más: con una obra horizontal —están convencidos de ello— el impacto sobre el ciudadano es mucho mayor.

Trabajar en el suelo tiene algo mágico. Tal vez es porque estamos menos acostumbrados a enfrentarnos a obras de arte en el plano horizontal que en el vertical. Caminar sobre ellas genera una conexión diferente con al obra, se vive de otra manera. Siempre que hemos trabajado sobre suelo, sentimos que la resignificación del espacio es muy potente, cuenta Pablo.

Rojo, por Alhambra Reserva Roja

Al trabajar sobre una superficie tan expuesta y vulnerable, la ejecución se complica. Hay que empezar por una buena base (que logran a base de conocimientos químicos) que ayude a endurecer el esmaltado que se aplique después.

Es una obra que va a ser pisada, transitada, vivida. Necesita ser mucho más resistente para ser permanente. Para ser parte del futuro de esta ciudad, además de un recuerdo de su pasado.

Mezclar colores y mensajes para obtener conceptos

Algunos colores de "El patio del tiempo"

No toda la carga significativa de esta intervención de Boa Mistura descansa en el símbolo. Los colores aportan tanta información como él.

Porque ‘El patio del tiempo’ encierra en su cromática el alma del edificio, de Andalucía y de Cervezas Alhambra: azul, por el Mediterráneo que baña Málaga; rojo, por formar parte de la identidad corporativa de La Térmica; el amarillo por el ámbar y todos sus matices dorados de las creaciones de Cervezas Alhambra; y el rojo oscuro y el verde, un homenaje a sus variedades más especiales: Alhambra Reserva Roja y Alhambra Reserva 1925.

Las variedades de Cervezas Alhambra

“No solo creamos un telón de fondo, una alfombra que viste todos esos eventos sino que esperamos generar un nuevo relato, una nueva vida en este patio, creando un lugar singular, único; que sólo pertenezca a La Térmica. Y generando un nuevo punto de interés dentro del edificio”. Así resume Pablo la intención de Boa Mistura en este proyecto.

Geometría, color y concepto se han de armonizar en ese gran telón de fondo. Cada elemento tiene una función y dependen los unos de los otros. La elección de un determinado color (o colores) y de una tipografía o una determinada figura —en este caso, la celosía— tiene tanto que ver con el lugar como el concepto mismo de la obra.

O como explica Pablo, “la relación del color y el mensaje con la pieza es la respuesta a la relación de nuestras piezas con el lugar en el que se encuentran”.

Por eso en la kasbah de Argelia solo usaron blanco. Pero se llevaron los colores de Latinoamérica con ellos en cuanto los descubrieron en cada rincón de cada país; alegrando las las prendas de vestir de sus habitantes y llenando de vida sus calles.

El mensaje, lo que dice literalmente cada una de sus obras, cierra el conjunto. “Con el mensaje empezamos a trabajar en Sudáfrica, movidos por la responsabilidad de hacer que nuestro trabajo en la calle inspirara a aquellos que iban a convivir con él”.

Arte urbano para Parar Más. Sentir Más.

Pablo PurónEl arte urbano es, para Boa Mistura, algo necesario, imprescindible. Todos los artistas que componen esta mezcla de talentos comparten la pasión y la necesidad de expresarse artísticamente implicando a los ciudadanos, como hicieran en sus inicios como graffiteros.

Su objetivo —entonces y ahora— es convertir los espacios públicos en lugares con mucho más significado, que puedan vivirse y no solo transitarse con la mirada ausente. Porqueuna ciudad sin acciones en la calle es una ciudad en letargo, estática, que no tiene nada que decir, explica Pablo.

Con Cervezas Alhambra comparten filosofía de trabajo: ambos creen en las cosas hechas con dedicación y esmero. Con cariño. Comparten su visión sobre la creación: que para disfrutarla, para vivirla con auténtica verdad, hay que detenerse a contemplar. Dejar que sean los sentidos los que te lo cuenten en lugar de ser tú quien los dirija. Que sean ellos quienes capten tu atención.

Es entonces cuando se descubren todos los matices de su obra, lo que expresan el color y una determinada tipografía. Los detalles que conforman el todo.

Como al abrir una botella de Alhambra Reserva 1925 y fijarse en cómo la luz transforma el ámbar en toda una paleta de dorados. Al reparar en la celosía que adorna la botella y sentir con las manos su relieve.

Y entender. Que esa celosía es mucho más que un imbricado diseño: es un punto de conexión con Granada, su origen. Con toda Andalucía.

El arte urbano también se disfruta con el espíritu en calma. La prisa es su enemigo natural: nos impide siquiera reparar en él. Requiere pasear por la ciudad siempre con una mirada nueva, incluso por los lugares más familiares. Porque la sorpresa de descubrir una nueva pieza es el regalo que se llevan los que saben Parar Más. Sentir Más.

“El arte urbano construye ciudad, resignifica el espacio público devolviéndoselo a las personas. Premia a los que viven la ciudad de tú a tú, en primera persona, generando vínculos entre la ciudad y los ciudadanos. Para nosotros, el mayor valor del arte urbano es el de humanizar las ciudades”, explica Pablo, un ilustrador y licenciado en publicidad que nunca se sintió publicista.

Reivindicar la calle para los ciudadanos era el mismo objetivo que tenían hace más de 20 años cuando se conocieron frente a una pared, como grafiteros. El graffiti, de hecho, es la base de Boa Mistura. El color primario de la mezcla, “su raíz, su núcleo y su origen”. Lo que unió al grupo en esta buena mezcla de artistas.

“Fuimos creciendo con ello, y de forma inconsciente, hicimos evolucionar ese graffiti con nosotros hasta convertirlo en lo que hoy hacemos. Nos enseñó a hacer las cosas aun con todo en contra, a entender la calle como un lugar de interacción social, a pelear por aquello en lo que uno cree… Nos sentimos muy orgullosos de nuestro origen”.

Los miembros de Boa Mistura llevan desde 2001 recorriendo el planeta con sus botes de pintura a cuestas. Coloreando el mundo y difundiendo mensajes. Interviniendo espacios públicos en Latinoamérica, en África, en Europa. Para ayuntamientos, centros culturales y fundaciones. En bienales de arte.

"El patio del tiempo", terminado

Su arte es un arte con conciencia, movido por la pasión que sienten por lo que hacen. Su trabajo es complejo, completo. Pasa por numerosas fases, desde el proceso creativo hasta que la idea es finalmente plasmada, pintada. Hasta que la obra se fusiona con el lugar. Y en todos sus proyectos, trabajan con la misma pasión y la misma atención al detalle; ya se trate de decidir trazos, colores, medidas o cantidad de pintura.

Porque solo mimando cada parte del proceso se obtiene algo excelente. Una creación que marca la diferencia. Como el resultado de esta unión de sinergias entre Boa Mistura, Cervezas Alhambra y La Térmica.

‘El patio del Tiempo’ es una obra cargada de significado, de historia, de tradición. Una puerta a otro tiempo, a otro lugar: de Málaga hasta Granada, saltando de un patio a otro —el de los Arrayanes de la Alhambra—de celosía en celosía. Una obra que se puede vivir y transitar, caminando por siglos de historia. Y un ejemplo de cómo el arte urbano puede transformar un espacio, incluso uno que ha vivido ya tantas vidas como La Térmica.

Los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra también miman cada detalle y dejan que los minutos obren su magia; por eso cuidan tanto su proceso de elaboración, dándole el tiempo necesario. Trabajan con dedicación y cuidan cada aspecto de sus creaciones —el cuerpo, las notas, los matices— para que el resultado sea especial.

"El patio del tiempo" en La Térmica

Imágenes | Cervezas Alhambra

En Momentos Alhambra | Festival Flora, cuando el arte floral roza las estrellas

En Momentos Alhambra | Crear/sin/prisa en Granada: el arte y la inspiración se encuentran a la sombra de la Alhambra

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
La artesanía extremeña: una comunidad llena de arte y tradición

La artesanía extremeña: una comunidad llena de arte y tradición

30 agosto, 2017
El viejo casco histórico de Cáceres, el valle Jerte tintado de cerezos en flor, el precioso legado romano de Mérida, los íntimos soportales de Zafra donde cientos de amantes han robado un beso. Evocar algunos de los encantos más preciados de Extremadura resulta sencillo; una comunidad trufada de bellos rincones pero también llena de tradición.
El arte entre hilos de Maite Ortega

El arte entre hilos de Maite Ortega

25 febrero, 2019
Transformar los objetos que encontramos para darles un nuevo significado o apreciar con mayor intensidad alguno de sus rasgos es algo que los artistas contemporáneos —como los que colaboran la plataforma crear/sin/prisa de Cervezas Alhambra— tratan de plasmar en sus obras desde que las vanguardias ocuparon la primera plana del arte.