La dedicación y creatividad tras los talleres florales artesanales

Por Eva Gracia

Si hay algo que requiere de paciencia, dedicación y cariño es el cuidado de los seres vivos, especialmente de aquellos con los que no se puede interactuar a través de las palabras, como las plantas y las flores. Porque el único lenguaje que sirve para comunicarse con ellas es el de la paciencia y la contemplación de cada detalle: una ramita que no crece, unos tallos que piden agua o unos pétalos que claman alegría y vida con sus colores vibrantes.

Esto lo saben bien en los talleres artesanales de floristería que brotan por España, esos lugares en los que el cuidado y el mimo de las plantas se convierten en todo un oficio. Allí hay mucho más que ramos de rosas: hay historias narradas a través de las hojas verdes, tulipanes que curan el pinchazo de cualquier espina y margaritas que son todo un símbolo de que no hace falta deshojar los pétalos para saber que sí, te quiere.

Moss Floristas

Brotes de artesanía viva

Uno de esos bosques donde se injertan la experiencia y el saber hacer con la pasión por las flores es Moss, en Madrid. En este taller apuestan por ceder todo el protagonismo a la belleza natural de los claveles, los lirios, las dalias y las hortensias, que por sí solas tienen mucho que decir.

Pero Moss, además, es la materialización de la historia de amor de su fundadora, María Ruiz de Huidobro, con la floristería. Ella, según cuenta en su web, en su infancia se quedaba hipnotizada viendo cómo su madre arreglaba ramos con las flores frescas que llevaba a casa. Y, de aquel recuerdo, este negocio. Porque el amor verdadero siempre vuelve a florecer.

El punto bucólico que tienen de por sí las plantas se acentúa en Flores en el columpio, uno de esos talleres florales con sede en Torrelodones fundado por una historiadora del arte y periodista que crea originales centros con flores para hacer la vida de sus clientes más bonita. Una lata de conservas antigua empleada como jarrón o unas tazas que cuelgan en un marco —sí, como en un columpio— y se llenan de pétalos preservados son algunas de las innovadoras propuestas que salen de su taller.

Tradición que florece

talleres de artesania floral

También en Madrid se ubica Bourguignon, una floristería con solera, pues fue fundada en los años 30 por Juan Bourguignon, que llegó desde Holanda e introdujo en España el arte floral, toda una novedad para la época.

Hoy es su hijo David quien lidera el equipo y quien continúa con la tradición de los talleres florales y con el hermoso oficio de seleccionar flores de temporada, limpiarlas, pulirlas y combinarlas para que cualquiera pueda recordar el intenso aroma de la naturaleza.

Con la humedad del Mediterráneo impregnando el ambiente y la juventud de su fundadora, Cristina Pérez, regando cada flor, Loreak Espai Floral es un taller de Badalona del que salen desde ramos de novia hasta coronas para el pelo.

La frescura de Cristina se une con su pasión por la artesanía y la lleva a crear no solo llamativos conjuntos de flores para alegrar jarrones sin vida, sino también piezas de decoración que funden el trabajo manual con el cuidado extremo que implica trabajar con delicados elementos como son las flores.

Al oeste, a orillas del Ebro, en la ventosa Zaragoza, el equipo de Boogaloo, liderado por la paisajista Pilar Aguerri, da rienda suelta a su creatividad. En su taller floral de techos altos, da forma a jardines verticales, a enormes cestas repletas de mimosas preservadas que colgar del techo y, entre otras muchas piezas, a peceras convertidas en maceteros donde plantar flores para observar, sin prisa, su crecimiento y evolución. La naturaleza en estado puro.

Imágenes | Boogaloo, Bourguignon, Flores en el columpio

En Momentos Alhambra | Un paraíso vegetal donde parar el tiempo: Planthae

En Momentos Alhambra | El Ikebana en España: el arte de la creación floral japonesa

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Ácrata, la geometría convertida en bolsos

Ácrata, la geometría convertida en bolsos

22 agosto, 2018
En la segunda década del siglo XXI —a la que ya le hemos colocado el marcapáginas en el último tercio— las fronteras se diluyen. Lo digital y lo físico se mezclan, los géneros se esfuman y los pequeños creadores reivindican su lugar al margen de los cánones establecidos y de las otrora autoridades imperantes. Porque reivindican su espacio. Porque quieren mostrar que la creación contemporánea no solo llega de la mano de las grandes firmas. Porque son unos rebeldes con causa.
Volver a Granada, siempre: los rincones del recuerdo

Volver a Granada, siempre: los rincones del recuerdo

25 mayo, 2018
Hay pocas sensaciones tan potentes como la de volver allí donde se ha sido feliz. Ver de nuevo esos lugares que significaron algo para nuestras vidas y contemplar que nada cambia aunque todo a su alrededor sí lo haga —incluidos nosotros— nos llena de una embriagadora alegría y nos hace sentir que ahí, pase lo que pase, estamos en casa.