La cerámica de Tánata, artesanía de colores para el día a día

Por Eva Gracia

Casi siempre, alegrarnos la vida pasa por las cosas más sencillas. Como tomar una Alhambra Reserva 1925 a la orilla del mar mientras las olas nos bañan los pies, parar para escuchar con calma ese nuevo disco que nos acaban de regalar y sentir cada canción o llenar nuestro día a día con pequeños objetos que nos recuerden que, con un filtro de colores y una chispa de creatividad, todo adquiere un cariz más optimista y agradable.

Y las creaciones de cerámica de Tánata sirven para esto último. Las fundadoras de este taller, Ana Ferichola y Natalia Figueroa, crean a mano cada una de las piezas de su catálogo y, lejos de encasillarse en una sola técnica artesanal, prueban, combinan y mezclan sin miedo.

tanata ceramica

Ellas, que se conocieron formándose en la escuela de cerámica Francisco Alcántara de Madrid, exploran las posibilidades de la loza, el gres, la porcelana y la terracota; modelan a mano sus figuras y se atreven también con el torno y con los moldes de escayola. Porque el oficio de ceramista —y su potencial creativo— tiene demasiadas aristas como para quedarse solo en un vértice.

Menaje divertido y con aires naïf

De sus inquietas mentes surgen ideas cuyas hábiles manos son capaces de transformar en originales piezas que vuelan directas a la lista de deseos de los amantes de la decoración colorista, divertida y con un punto naïf. Y, con cada diseño, dedican un canto de amor a la artesanía contemporánea y a la funcionalidad. Porque sus objetos, además de llevar la belleza por bandera, apuestan por ser prácticos y útiles y por integrarse a la perfección en nuestras necesidades diarias y en nuestras rutinas.

tanata ceramica artesania

Juegos de té que nos recuerdan, con líneas sencillas y minimalistas, a una familia de ratones; pelícanos convertidos en exprimidores para hacer nuestros desayunos más amenos; jarras con formas de simpáticos pájaros que nos hacen más sencillo aquello de beber dos litros de agua al día; o aceiteras-tucanes para aliñar ensaladas y días grises son algunas de sus más populares propuestas.

Las ceramistas de Tánata miran casi siempre a la naturaleza, a los animales y a los sentimientos para dar forma a sus colecciones.

En la última, presentada el pasado otoño, abordaron el concepto del refugio, ese lugar que cada uno siente como especial, al que siempre quiere volver —como nos anima a hacer la última campaña de Cervezas Alhambra— y en el que parar más, sentir más y saborear cada instante es mucho más fácil y reconfortante.

Partiendo de esa idea, crearon sus particulares refugios de cerámica: un jarrón con forma de torre de cuento de hadas, botes inspirados en la coraza del pequeño animal pangolín y un set de cuencos, ensaladeras y soperas que recuerda a la forma —y actitud— del curioso bicho bola.

Una cuestión personal

tanata ceramica artesania

Los diseños de Tánata no se entienden sin el color, pero tampoco sin la personalización, pues sus creadoras apuestan por que cada cliente pueda dar su toque personal a las piezas cerámicas y seleccione en qué tono quiere su pelícano, su bicho bola o su pájaro.

Además, con la firme intención de extender el valor de la artesanía y de que el público general comprenda los procesos —y tiempos— de producción de la cerámica hecha a mano, el equipo de Tánata organiza periódicamente talleres para que los amantes del diseño y la creación manual contemporánea sean partícipes de cada paso que hay que dar para transformar un pedazo de arcilla en un objeto de hogar cargado de humor y personalidad.

Y así, con cada minuto de cocción y cada segundo que pasan deslizando el pincel por el esmaltado para dotar de vida a cada pieza, las chicas de Tánata demuestran, una vez más, que la artesanía, la creatividad contemporánea y la vida moderna son tres piezas de un puzzle que encajan a la perfección.

Imágenes | Facebook de Tánata, iStock

En Momentos Alhambra | Krasznai Ceramics, la abstracción del arte contemporáneo hecha cerámica

En Momentos Alhambra | Favorito Studio, cerámica contemporánea con esencia minimalista

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Moisés Vázquez, la delicadeza del oro más fino

Moisés Vázquez, la delicadeza del oro más fino

17 noviembre, 2017
Quizá sea el tratamiento de la luz el punto en común entre los maestros pintores del Renacimiento, a los que tanto hemos admirado a lo largo de siglos, y los artesanos que se dedican a dorar la madera. La luminosidad turbadora del oro sobre este material recuerda inevitablemente a los rayos celestiales de La Anunciación de Fra Angélico, uno de los artistas más reconocidos del Quattrocento toscano, tierra inequívoca de la luz.
La Petite Sardine: bolsos artesanales para conquistar el verano

La Petite Sardine: bolsos artesanales para conquistar el verano

30 mayo, 2018
La brisa del verano pide unos bolsos hechos de manera artesanal, aquellos que, al contacto con el sol, no queman, pero su luminosidad atrae la mirada de todos cuantos se cruzan en su camino. Tonos marrones que simulan el color de la arena, la comodidad y la elegancia cuelgan del hombro en forma de un bolso de mimbre: uno de los complementos más naturales para la época del año que pide sencillez.
Escribir con luz: la colección que recupera la vanguardia fotográfica europea

Escribir con luz: la colección que recupera la vanguardia fotográfica europea

22 abril, 2019
El periodo de entreguerras en Europa fue una época muy rica en la que este arte vivió momentos de gran interés y consolidó la técnica de la fotografía experimental durante los años 20. Ahora, el Centro de Arte de Alcobendas recupera la colección de fotografías de entreguerras que tiene el IVAM, cuando este cumple 30 años desde su nacimiento. Estas 250 obras están influenciadas por distintas corrientes y cuentan con la influencia de numerosos maestros de la fotografía, pero todas tienen un punto en común: la luz es quien las escribe.