La belleza lorquiana de los patrones de Miriam Doz

Por Eva Gracia

Hay algo mágico en la costura. En cómo los hilos unen retazos de tela y crean prendas fabulosas. En cómo, de un boceto en papel, se puede llegar a dar forma a un vestido que cuente una historia. Y, sobre todo, hay algo mágico en las manos que son capaces de todo eso. Como las de la diseñadora Miriam Doz.

Aragonesa de origen, desde la tierra de genios como Goya y Buñuel confecciona trajes sublimes, obras de artesanía para llevar puestas y acompañar los días especiales.

manos Miriam Doz vestido novia

Sus diseños beben de un pasado que la llevó a estudiar en Londres y Barcelona, puntas de lanza de la modernidad y lo cosmopolita, pero también buques insignia de la tradición y el diseño auténtico.

En la capital británica, donde nacen modas que serán modas en el resto del mundo, hay una calle llamada Savile Row que es la meca de la sastrería, el origen del buen vestir inglés, la cuna del dandismo y la elegancia. También por allí pasó Miriam, que se nutrió del bagaje de las firmas con las que colaboró y tradujo ese saber hacer british en pura confección española.

Un viaje a la artesanía de la aguja y el hilo

Hoy, la sastrería es uno de los puntos fuertes de su firma. Los trajes hechos a medida, con botones cosidos a mano, diseños creados ex profeso para cada cliente y solapas hilvanadas a tenor de las necesidades de cada cuerpo son su especialidad. Y Miriam se esfuerza por dotar de contemporaneidad un oficio con solera que en ocasiones —bajo la lupa de un mundo acelerado que vive deprisa— no brilla con la intensidad que se merece.

tocado miriam doz

“A veces hay que mirar donde nadie mira para sacar a la luz lo que está oculto y crear algo nuevo”, dice la diseñadora. Con ese mantra en mente es capaz de dar una vuelva de tuerca a la artesanía en tela y añadirle el toque de actualidad. Tanto en el caso de sus creaciones para caballero —donde el clasicismo remozado y bien entendido se transforma en chaqueta y pantalón— como para mujer.

La confección de prendas femeninas es otra de las aguas en las que Miriam nada con destreza de campeona olímpica. Viste a novias, sí, pero no produce vestidos en serie. Todo lo contrario: estudia a cada mujer, la conoce y trabaja para que la originalidad y personalidad de cada una se vea al trasluz en sus diseños.

“Queremos vestirte desde lo que piensas y lo que sientes”, señala su página oficial. Toda una declaración de intenciones para explicar que, desde el inconformismo con los patrones establecidos, también se puede coser el futuro de una moda que crea firmemente en el trabajo manual y en los diseños únicos.

Diseños para narrar una obra maestra

Aunque Miriam no necesitaba ninguna boda para sellar su historia de amor con la costura, encontró a su pareja ideal en ‘La novia’, la película dirigida por Paula Ortiz que triunfó en 2015 en las salas de cine españolas.

aguja e hilo para coser

Ella, junto a la también diseñadora Arantxa Ezquerro, fue la responsable del vestuario de esta cinta que adaptó a la gran pantalla el clásico ‘Bodas de sangre’ del escritor granadino Federico García Lorca.

Sus diseños románticos y atemporales fueron un personaje más de la cinta, otra voz —una de lo más preciosista— que sirvió para contar la amarga, universal y trágica historia de aquel trío que se adentró en un peligroso huracán de sentimientos.

Pero Miriam Doz, con su creatividad desbordante, no se conforma con trabajar únicamente el universo textil y con crear trajes y vestidos. También se adentra en el bosque de los complementos y diseña —y da forma a mano, con minuciosidad y cariño— tocados, tiaras y pamelas.

Pétalos de seda, flores de organza, ramilletes de cerámica… Los materiales, en los dedos de esta diseñadora, toman formas orgánicas y se tornan en accesorios (hechos con la paciencia que requiere cualquier trabajo artesano) perfectos para adornar melenas en días únicos. Un trabajo para quitarse el sombrero.

Imágenes | iStock – Andriu_s, Facebook  e Instagram de Miriam Doz

En Momentos Alhambra | Petites mains, las costureras que dan vida a la alta costura

En Momentos Alhambra | Así se restauran los libros que han esperado siglos a que unas manos los traten con el cuidado que merecen

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Un oasis de flores en la ciudad: Wildflowers llena de sensaciones el Jardín Cervezas Alhambra

Un oasis de flores en la ciudad: Wildflowers llena de sensaciones el Jardín Cervezas Alhambra

25 junio, 2019
La pasión por la belleza de Wildflowers genera una experiencia sensorial en torno a una gran variedad de flores cuando se traslada a los talleres que imparten. Suele pasar que las prisas del día a día nos impiden detenernos a algo tan sencillo pero a la vez tan estimulante para los sentidos como oler un ramo de flores. Ese pequeño momento puede suponer un punto de inflexión en nuestra agobiante rutina e incluso hacer que cambie nuestro estado de ánimo.
Los artistas protagonistas de Espacios Singulares: una cata con mucho arte

Los artistas protagonistas de Espacios Singulares: una cata con mucho arte

27 octubre, 2017
Algo que hay que disfrutar con calma, paladeando los matices, apreciando los detalles y atendiendo a cada pormenor. Eso es el arte, una forma de expresión, de comunicación y de contar historias que necesita paciencia y una mirada abierta y dispuesta a aprender. Por todo eso, el arte es un compañero ideal de la gastronomía y la pareja de baile perfecta para las catas-talleres de Cervezas Alhambra, organizadas durante el pasado mes de septiembre en la ciudad de Valencia.
Cariño, respeto y artesanía: las claves del cuero de Miolos Design

Cariño, respeto y artesanía: las claves del cuero de Miolos Design

26 septiembre, 2017
Cerca de lo que durante siglos se consideró el fin del mundo, en Mourente, Pontevedra, un pueblo de apenas 2.000 habitantes donde los minutos parecen pasar más lentos y no resuenan los ecos de la ciudad, se crió Javier Prieto. En una tradicional casa gallega, hórreo incluido, pasó su infancia este joven diseñador industrial que, en 2013, alumbró Miolos Design, su taller donde trata el cuero artesanal con pureza y cariño.