La artesanía extremeña: una comunidad llena de arte y tradición

Por Águeda A. Llorca

El viejo casco histórico de Cáceres, el valle Jerte tintado de cerezos en flor, el precioso legado romano de Mérida, los íntimos soportales de Zafra donde cientos de amantes han robado un beso. Evocar algunos de los encantos más preciados de Extremadura resulta sencillo; una comunidad trufada de bellos rincones pero también llena de tradición.

Y es que estas tierras reúnen la labor de cientos de artesanos, cuyas manos y predisposición han logrado mantener algunos de los oficios más antiguos del lugar. Su afán, así, les ha brindado la oportunidad de conservar aquella vieja esencia de antaño y esas técnicas sembradas de cuidado y buen hacer que les permiten ofrecer unos productos cargados de valor.

De esta manera, hoy recorremos algunos de los talleres de artesanía extremeña que han sabido hacerlo con éxito; una lista en la que tienen cabida artes tan diversas como la ebanistería, la cerámica y la tinajería, y unos lugares en los que cada día nacen nuevas piezas, únicas y con una personalidad propia: la que su maestro y creador les ha otorgado.

Ebanistería Barradas

Madera herramientas marquetería

Con una historia que se remonta a 1971 y en Villafranca de los Barros, en Badajoz, Ebanistería Barradas es un taller que, desde entonces, no ha cesado de dar lugar a esplendorosos muebles de lujo, tallados con mimo por sus artesanos. La talla y la taracea son su sello de identidad; dos técnicas tradicionales capaces de transformar las maderas más nobles y exóticas, con acabados que ofrecen, tal y como ellos mismos afirman, “una estética exclusiva”.

Y es que la suya es una labor sumamente artesanal; un oficio cuyos misterio se postulan como un secreto familiar que Cristóbal Barradas no dudó en desvelar a sus retoños José y Diego llegado el momento; unos profesionales que crecieron en ese mismo taller, entre los muebles, donde crecieron “como artesanos y personas” y aprendieron que “el trabajo puede ser apasionante, que la inspiración está hecha de madera” y que las manos “están en contacto con el alma”.

Alfarería Rodríguez

Barro cerámica manualidades

Otra familia de artesanos de larga tradición es la que se encuentra detrás de la Alfarería Rodríguez en Trujillo (Cáceres); cuyos primeros trabajos se remontan hasta finales del siglo XV.

Desde entonces el conocimiento no ha dejado de pasar de padres a hijos; un saber que incluye desde los métodos más antiguos hasta otros más actuales que evitan pérdidas en la cocción.

Así, y partiendo de algo tan arduo como el arrancado de la arcilla de la tierra, la transformación del material con el que finalmente se trabajará, y el moldeado de una tierra que se convertirá en utensilios que pasarán a formar parte de la vida más cotidiana, son únicamente algunas de las partes de este precioso proceso. Botijos, anafres, cántaros, tinajas, hablan por sí solos y cuentan la misma historia que contaban siglos atrás.

Tinajas Moreno León

Tinajas de barro

Precisamente estas últimas son la pasión de Tinajas Moreno León, un taller de artesanía extremeña que ya va por la décima generación de tinajeros y que empezó ya en 1783. Desde entonces esta familia se ha dedicado a dar forma a ese bonito barro anaranjado típico de Torrejoncillo; una de las cunas de la alfarería extremeña.

El proceso de creación, según cuentan, es el mismo que utilizaron antaño sus antepasados; ese saber hacer tradicional y pausado ha sido reinterpretado en algunos procesos como la preparación del barro, su extracción y amasado, o la cocción, aportando calidad a un acabado final que no pierde su esencia, resistente, y en el que perviven el cariño, el tiempo y la dedicación puesta en cada una de sus creaciones.

Mención especial merece el fogón de Daniel, un horno de carbón sembrado de recuerdos que el artesano construyó con un fin muy distintos: asar los pollos que su mujer María criaba. Sin embargo, hoy se ha convertido en su pieza más emblemática y en un gran ejemplo de funcionalidad, buen hacer y pura tradición.

Cerámicas Cuéllar

Platos de cerámica pintada

Dedicados a la cerámica artística desde 1990, Cerámicas Cuéllar también merece ser destacado; un taller que también ha perdurado gracias a la labor de varias generaciones, que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos manteniendo toda la esencia de la tradición, y unos artesanos que han sabido formarse para seguir creciendo en labores cada vez más intrincadas.

La decoración mediante cuerda seca hace de que sus dibujos posean un relieve único imposible de conseguir con procesos industrializados; un tipo de técnica que logra texturas inimaginables y que se aplica sobre toda clase de objetos, desde escudos heráldicos, hasta relojes y obras más modernas. La mayólica —que consiste en sumergir la pieza en esmalte y pintar a mano y con esmero sobre ella— es otra de sus favoritas.

Su gran labor le han valido para labrarse una consolidada reputación que, al mismo tiempo, les ha llevado a participar en proyectos cargados de encanto. La reproducción exacta del antiguo parque Espronceda en Almendralejo y el mural fabricado para el trasvase Orellana-Zújar son solo algunos ejemplos que destilan su elegancia y sensibilidad.

El Cantero

Artesano tallando piedra Así es como se conoce a Alonso Gómez, nacido en el seno de una familia de tradición cantera y que aprendió el oficio de su padre y su abuelo, dos maestros de la artesanía extremeña claves en la restauración de algunos de los edificios más emblemáticos y antiguos de Cáceres. Un artesano que combina las técnicas aprendidas con una excelente formación; una combinación que ha hecho de él un artista del cincel.

Miembro de la Asociación de Artesanos de Extremadura, Alonso ha sabido adaptar el oficio familiar a la modernidad, recurriendo a nuevos materiales y a diseños cargados de contemporaneidad. El mimo, el placer por el trabajo bien hecho, la cuidada elaboración y, en definitiva, sus valores más íntimos, lo han hecho posible.

Imágenes | Unsplash: Quino Al, Igor Ovsyannykov, Pixabay, iStock – PhotoShoppin, zanskar

Comparte con nosotros

Artículos Relacionados
Esther Ferrer, un alma libre en contradicción

Esther Ferrer, un alma libre en contradicción

2 noviembre, 2017
Artista prestante entre sus colegas, la donostiarra Esther Ferrer destaca por ser una de las pioneras y principales representantes del arte de acción o performance en España. Con ocasión de la exposición sobre parte de su obra que inaugura el Museo Reina Sofía, nos introducimos en el complejo y heterogéneo mundo de una de las creadoras más importantes del siglo XX en el arte de vanguardia nacional.