La arquitectura de papel de Inés Marco

Por Eva Gracia

A veces sentimos que nos vendría bien mirar la vida con una lupa. Para observar aquello que no se ve a simple vista. Para poder contemplar de cerca cada detalle. Para detenernos en lo pequeño y sorprendernos con ello —pocas sensaciones nos remiten tanto a la infancia como la sorpresa de lo inesperado— y para, en definitiva, animarnos a parar más y sentir más.

ines marco diseños en papel

Y, entre todo ese bosque de cosas que necesitan ser miradas con calma y con lupa brota el trabajo de Inés Marco, una ilustradora y diseñadora gráfica zaragozana capaz de llevar sus dibujos y diseños al 3D. Pero no a través de una puntera impresora que materialice los trazos en objetos de plástico, sino a través de algo tan clásico como versátil: el papel.

Ella crea miniaturas de las coloridas casitas Painted Laidies de San Francisco con todo detalle con la única ayuda de folios de distintos gramajes y colores, un cúter, tijeras, pegamento y, en honrosas excepciones, una impresora de corte. Echando mano de la imaginación da forma a pájaros caribeños vestidos de colores vivos. E, inspirándose en su día a día, crea objetos en miniatura como si de un juego de niños se tratase. “Era Navidad y estábamos comiendo bombones, así que terminé haciendo uno de papel”, dice sobre una dorada y dulce reproducción a pequeña (diminuta, mejor dicho) escala.

Porque esa es su especialidad: lo menudo, lo que solo se luce a los ojos de quienes saben mirar además de ver. Y, si hablamos de mirar, la arquitectura en miniatura es la niña de sus ojos. Esas casas construidas con los cimientos de la paciencia y con paredes de papel —en este caso, eso no es nada peyorativo— que son mucho más resistentes de lo que la apariencia juzga. “Aguanta mucho más de lo que parece”, dice con voz cantarina sobre el material que, hoy, es su favorito.

ines marco diseño en papel

“Me siento cómoda trabajando con el papel, ofrece muchísimas posibilidades y a mí, además, me ha servido para desconectar”, relata. Porque, tras trabajar ocho horas al día delante de un ordenador (algo que compagina con sus pequeñas construcciones), la elaboración manual se ha convertido para ella en una terapia.

Y en un antídoto contra la velocidad: no se pueden montar macetas de poco más de un centímetro atendiendo al tictac del reloj o cortar y pegar un jardín en el interior de un cuadro pensando en acelerar. La filosofía de crear/sin/prisa, a la que nos invita a acercarnos Cervezas Alhambra, es un pilar en el trabajo de Inés Marco.

Artesanía digital

Unir las palabras artesanía y digital en una misma frase parece un oxímoron. Pero creadores contemporáneos como Inés demuestran que no estamos ante tal cosa, pues unen algo puramente manual y de aires infantiles —quién no ha jugado a los recortables cuando era niño— con los saberes 2.0 más sofisticados: el diseño gráfico y la fotografía digital.

ines marco diseño en papel

Buen ejemplo de esto es el proyecto ‘Exótica’, una tipografía con diseño vegetal y de inspiración amazónica con mucho que contar. Porque cada hoja no se ha diseñado con programas informáticos, ni mucho menos. Cada letra fue diseñada, recortada, montada y fotografiada por Inés y unos intrépidos compañeros de profesión con ganas, como ella, de hacer algo diferente.

Cada imagen pasó después a ser una letra de esas que emergen en la pantalla al darle a una tecla, sí, pero también una pequeña obra que aunaba lo mejor de los dos mundos: la bella imperfección del trabajo manual y la perfección de la técnica se dan la mano en este proyecto. Como en el proceso de elaboración de las Cervezas Alhambra, donde confluyen los saberes de los expertos maestros cerveceros con los mejores avances para conservar el líquido dorado llamado Alhambra Reserva 1925 en perfecto estado y pleno de sabor.

“Incluir la artesanía en el trabajo digital y en el diseño aporta un valor añadido al resultado final. Y no, para nada es incompatible”, sentencia Inés.

Imágenes | Unpardedos para Inés Marco y web de Inés Marco

En Momentos Alhambra | Con Papel o cómo transformar la paciencia en pequeñas obras de arte

En Momentos Alhambra | El mundo de la encuadernación artesanal: todo un colectivo dedicado a devolver el encanto al papel más tradicional

Comparte con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados
Cinco libros para parar, sentir y explorar

Cinco libros para parar, sentir y explorar

29 noviembre, 2017
Pocos placeres hay tan sencillos y reconfortantes como leer. Coger un libro, tocar su cubierta, hojear sus páginas, sentarse en un sillón y zambullirse en las palabras. La lectura es todo un ritual que nos aleja de las pantallas que constantemente reclaman nuestra atención.
El arte de dar forma al hierro: la forja contemporánea

El arte de dar forma al hierro: la forja contemporánea

30 agosto, 2017
Deposita con cuidado la pieza, todavía enrojecida, sobre el yunque. El hierro, incandescente, rudo, casi salvaje, parece palpitar al compás del calor. Y martillea delicadamente cada esquina, dándole forma. Y el percutir de la herramienta sobre el metal acapara cada rincón de la estancia, llenándola de nostalgia.
El oficio de mosaiquista: un arte con siglos de antigüedad

El oficio de mosaiquista: un arte con siglos de antigüedad

20 junio, 2018
Los monjes tibetanos pueden pasar hasta una semana elaborando un mandala de arena, para el que se requieren precisión y, ante todo, infinita paciencia. A pesar de ello, cuando por fin terminan, lo destruyen. Porque mantener la obra es apegarse a algo efímero, que tarde o temprano se destruirá o terminará, según el budismo. Los mosaicos, sin embargo, parten de una premisa antagónica: están destinados a ser eternos. Por eso el hombre sigue aún descubriendo un tesoro en forma de teselas heredado de civilizaciones con siglos de antigüedad.